Vereda de Fuente Palmera y Rabadán

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Situada en el término de Écija, se declaró a través del acto administrativo de clasificación, aprobado por Orden Ministerial de fecha 21 de agosto de 1965.[1]

Historia de la vereda realenga: Fuente Palmera - Écija

Muy Sr. Mío: habiendo enlaminado las tierras que VS. nos ha indicado en su papel del quince de pasado solicita la ciudad de Écija, de quien tiene VS. los poderes para quedar satisfecha y desahogada de la angustia a que pretende haber sido reducida por las nuevas Poblaciones, lleno del mas vivo deseo de satisfacer a la Ciudad y deteniéndome menos en el perjuicio de las Colonias que en el alivio de Écija, boi a responderle. En cuanto a la primera en que VS. solicita que en el término de la Población de Fuente Palmera queden libres para pasto y paso de los vecinos de Écija, el baldío que llaman Regaña, en el Villar de Marcos, y la Cañada o vereda realenga hasta el término de Córdoba; debo decirle que en cuanto a esta Cañada o vereda realenga, en la parte que no está repartida no hay dificultad en que quede libre para aquellos vecinos; pero que los dos baldíos de Regaña y Villar de Marcos, que constan de ochocientas fanegas están dados y repartidos a Colonos: Que no fuera del decoro de S.M. quitar a estos la tierra que se les repartió en su real nombre. Que para hacerlo seria menester pagarles las habitaciones que han fabricado; la tierra que han desmontado, los árboles que han plantado y generalmente, sus trabajos, lo que importaría mucho. Y que en este caso seria preciso darles tierra en otra parte lo que ya me es imposible porque con la ocupada y la que me propongo ceder en beneficio de la Ciudad, como expondré inmediatamente no queda en las Poblaciones un palmo de tierra en que colocar una Familia.[2]

Referencias

  1. BOJA
  2. Primer deslinde de Cañada del Rabadán. Carta del Señor Asistente de seis de Junio de 1.771. Libro de Acuerdos del Ayuntamiento de Écija, Cabildo del 10 de Junio de 1.771. Periódico Mensual Independiente El Colonial nº 220. Noviembre 2010

Principales editores del artículo

Valora este artículo

1.0/5 (4 votos)