El Cura Bruzo

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

El Bruzo

Fue un tipejo de mediados del siglo XX que lo llamaban por don Miguel. Famoso en sus estridencias, por el hecho de ser cura secular. Unos decían que por sus formas parecía no estar muy acorde con sus superiores, los más, añadían no estaba en sus cabales y una minoría respondía que era un vivales. Había criterios sobre él para todos los gustos.

Era de pequeña estatura y algo enjuto con barba cerrada y con estrabismo en la vista. Vestía con una sotana más bien raída, deslucida y llena de polvo. Sus dedos estaban ennegrecidos por las cantidad de nicotina incrustada en su piel. Llevaba una especie de breviario que era la envoltura de los naipes. Fue durante años capellán de la Iglesia de los Dolores.

Cuando alguien se le quedaba mirando con asombro por su inadecuada compostura como clérigo , él no se cortaba y siempre tenía alguna palabra para el mirón. Lo describen perfectamente la siguientes anécdotas:

  • Pasaba por su lado una pareja de novios y al mirarlo fijamente por su estética tan poco formal; él ni corto ni perezoso se levanto la sotana y enseño sus pantalones diciéndoles:- Pero vamos parejita, nunca habéis visto a un cura con pantalones, pues aquí los tenéis vivito y coleando. La pareja, muy cortada, salió zumbando sin decir ni palabra.
  • Después de terminar una misa volviéndose a las monjitas que estaban oyendola se dirije a ellas diciendoles: -Hay que ver el mal gusto que ha tenido el Señor al elegiros con esposas suyas. Terminando con un Amén.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.3/5 (9 votos)