Museo de historia local de Villanueva de Córdoba

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

El Museo de Historia Local[1] de Villanueva de Córdoba es un museo municipal que se encuentra emplazado al pie de la carretera de circunvalación autonómica A-424, con acceso al mismo por la rotonda existente en el cruce de aquella con la carretera provincial CO-6101 (obsérvese el lugar en la vista satélite de google maps), muy en el extrarradio de la metrópoli villanovense, concretamente en el edificio restaurado de la antigua Estación de Ferrocarril de vía estrecha construida en los albores del siglo XX, ferrocarril de la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya que fue desmantelado a partir de su cierre en 1970.

Su contenido expositivo es esencialmente de carácter arqueológico, aunque también aloja piezas de tipo etnográfico, que permiten hacer un recorrido desde la Prehistoria hasta la Edad Contemporánea, pasando por la cultura Íbera, Hispania romana, el reino Visigodo y al-Ándalus. Destacan especialmente el ajuar prehistórico del Minguillo-IV (estudiado por la Universidad de Córdoba, dando lugar a la publicación de una monografía), así como un Capitel Romano de orden corintio y el Fragmento de Escultura sedente romana tipo togado, piezas estas dos últimas catalogadas como Bienes de Interés Cultural (BIC) procedentes del yacimiento arqueológico (BIC) de Majadaiglesia, en la localidad de El Guijo (Córdoba).

Historia del Museo

(De izquierda a derecha): Guzmán Camacho Parra (batidor-jefe), José Cepas Rey, Gabriel Cerro Cañuelo, Bartolomé Cañuelo Higuera y el profesor de instituto, don Pedro Moreno Cano (asesor-director)

El Museo de Villanueva de Córdoba tiene su génesis en 1980, año en el que fue creado con la denominación de "Museo Local de Rescate" por los miembros de la Patrulla de Batidores nº 116. Las Patrullas de Batidores fueron grupos escolares nacionales promovidos por la Dirección General del Patrimonio Artístico y Cultural del Ministerio de Educación y Ciencia, y por los medios de comunicación estatales: Radio Nacional de España y Televisión Española, que con sus programas educativos "Misión Rescate" de RNE, dirigidos por Aníbal Arias Ruiz, tenían como objetivo "la recuperación del patrimonio arqueológico a través de grupos de acción local. Para ello se promovía, a través de la escuela primaria y de los institutos de segunda enseñanza, la creación de grupos de alumnos que trabajaban en arqueología bajo la tutela de un profesor" [2]. El programa estuvo funcionando y emitiéndose por RNE y TVE desde finales de la década de los 60 hasta principios de los 80 (s.XX), durante 15 años aproximadamente.

Los trabajos en arqueología bajo la tutela de un profesor, a los que se alude anteriormente, atendiendo a lo establecido en el Punto 6º de las Bases del Programa consistían, entre otros y a modo de resumen, en "la investigación de cualquier yacimiento arqueológico, con elaboración de informes acompañados de fotografías, planos y fragmentos que se encuentren en superficie, quedando rigurosamente prohibida toda excavación o cata". Consecuencia de ello fue que la mayor parte de las piezas procedían de excavaciones efectuadas por operarios que desempeñaban labores y tareas en los campos mediante el uso del arado con grandes rejas arrastradas por tractores agrícolas, labriegos que en ocasiones donaban los hallazgos y en otras no.

Fruto de "Misión Rescate" en TVE nació la Patrulla de Batidores nº 116 de Villanueva de Córdoba que fue galardonada con 5 premios nacionales como "Mejor Patrulla" en cada uno de los años desde 1974 a 1978, participando en toda España, 65 Comandos de Rescate, 620 Grupos de Rescate, 18.211 Batidores, y 151 Patrullas de Batidores (datos revista Misión Rescate, editada por RTVE en 1976). Sus componentes eran Guzmán Camacho Parra (batidor-jefe), José Cepas Rey, Gabriel Cerro Cañuelo, Bartolomé Cañuelo Higuera y el profesor de instituto, licenciado en filología clásica, don Pedro Moreno Cano como asesor-director.

Debido a sus incursiones para conocer el acervo cultural, las piezas encontradas o donadas durante años fueron expuestas por primera vez el año 1980 en el popularmente conocido como Museo de Misión Rescate, situado en la primera planta de la Biblioteca-Casa Municipal de Cultura. Estuvo durante 7 años en esta ubicación hasta que a finales de 1986, por decisión del equipo de Gobierno Municipal -sobre todo de su Alcalde- los fondos fueron retirados, guardados y custodiados en dependencias municipales, pendientes de otro centro o local donde reinstalarlos y exponerlos de nuevo al no tener nada previsto de inmediato ni a corto ni a medio plazo, ocupando ipso facto el espacio museístico despojado la recién creada en aquel tiempo Escuela Municipal de Danza, puesto que para tal fin fue desalojado el Museo.

Relacionado con lo anterior, ha de significarse que consultando la página 75 del libro "Villanueva de Córdoba. Apuntes Históricos" (1981), cuyo autor es don Juan Ocaña Torrejón (cronista oficial de la villa e historiador perteneciente a la Real Academia de Córdoba), puede comprobarse el testimonio fotográfico bajo el cual el autor deja constancia del Museo con la frase "Cruz de los Pinchos de la antigua cofradía de la Vera-Cruz, expuesta en el Museo permanente de la Casa Municipal de Cultura", y cuya vista parcial de las vitrinas museísticas pueden observarse en la imagen publicada en la citada página del libro.

Fue a partir de 1994 cuando Silverio Gutiérrez Escobar junto a José María Carrillo Herrero -continuadores de la labor museística llevada a cabo por la Patrulla de Misión Rescate- previa solicitud y autorización administrativa municipal, ambas mediante escritos registrados, se interesaron en diversos trabajos para reorganizar y exponer nuevamente al público los fondos del Museo de Misión Rescate sumándoles algunas piezas nuevas recuperadas, esta vez reinstalándolos en la primera planta del edificio de la Antigua Audiencia (siglo XVII), dando de esta manera un importante impulso al "Museo Local de Rescate" ya creado en 1980; impulso y considerable ampliación de fondos que se mantuvieron constantes hasta 2014 por Silverio Gutiérrez Escobar, cuya labor consistió -aparte de la meramente museística- en localizar yacimientos arqueológicos y recuperar el patrimonio encontrado en superficie en unos casos y, en otros, procediendo a su excavación clandestina, siendo distinguido con el premio provincial "Juan Bernier 2009" en la modalidad de arqueología. Gestión museística que tras el desistimiento de aquel (2014), motivado por su deteriorado estado de salud, continua ejerciendo la Asociación Amigos del Museo.

Así, en Ars Operandi (2009) llegó a aseverarse que "los fondos museísticos del Museo de Historia Local de Villanueva de Córdoba, desde piezas del calcolítico como dólmenes, piezas romanas o visigodas como el interesante Ajuar del Minguillo que hoy exponemos fueron hallados, en su mayoría, en una operación de rescate acontecida en la década de los 70, que llevó por nombre 'Misión Rescate'. Esta estuvo compuesta por numerosas personas de Villanueva de Córdoba interesadas por su Patrimonio Histórico, estando al frente de la operación Pedro Moreno, profesor del I.E.S. La Jara" [3]. (Nótese su primitiva denominación en la citada década de los 70: Colegio Libre Adoptado "Purísima Concepción de María").

Aquellos fondos museísticos originarios (1980) se han incrementado notablemente desde entonces hasta la actualidad y probablemente continuarán haciéndolo en el futuro, merced a las aportaciones y donaciones de innumerables personas, destacando piezas del paleolítico, neolítico, calcolítico, estelas funerarias, piezas romanas, visigodas, el atrayente ajuar paleolítico del Minguillo-IV (localizado fortuitamente por Silverio Gutiérrez), otros ajuares, vasijas y cerámicas, así como los Bienes de Interés Cultural (BIC) reconocidos e inscritos como tales por la Junta de Andalucía (BOJA nº 64 de 5 de Abril de 2010), que son un capitel romano de orden corintio y el fragmento de escultura sedente romana tipo togado, piezas (BIC) estas dos últimas procedentes del yacimiento arqueológico (BIC) de Majadalaiglesia, en la localidad de El Guijo (Córdoba), rescatadas durante la década de los 70 por la Patrulla de Batidores antes descrita.

Y nuevamente, en Mayo de 2016, continuando su periplo, el Museo vuelve a ser cerrado por exigencias de la Administración Autonómica hasta su traslado y reapertura en Febrero de 2019 en el edificio restaurado de la antigua Estación de Ferrocarril de vía estrecha, ferrocarril fundamentalmente minero -utilizado en ínfima proporción para el transporte de viajeros- que unía la zona de Peñarroya (Córdoba) con la de Puertollano (Ciudad Real). Ubicación amplia para la exposición museística -otrora prevista para albergue juvenil- que, sin embargo, adolece de estar aislada y muy en el extrarradio de la urbe, en un entorno plenamente campestre; enclave que, además, viene precedido de haber sufrido algún que otro percance como el que consta en el punto 11º Ruegos y Preguntas del Acta de 2-Noviembre-2017 del Pleno Municipal (obsérvese el lugar haciendo clic sobre las vistas aéreas en la sección Referencias e Imágenes).

Inscripción en el Registro: final del proceso de legalización

Desde su creación en 1980 el Museo no fue inscrito oficialmente y por ende no sujeto a la normativa administrativa, sin que ello implique o signifique desvirtuación alguna de lo que por su propia naturaleza (estructura, material expositivo, clasificaciones, dataciones, etc., etc.) era de facto y evidente, como se puede apreciar en las imágenes: un Museo, pequeño, visto desde una perspectiva actual, pero de gran importancia por el valor arqueológico de su material en aquel año de la fundación, teniendo en cuenta las circunstancias que concurrían como eran la falta de colaboración de propietarios, la ausencia de mentalización o de concienciación popular, los escasísimos -en muchos casos nulos- recursos y medios de todo tipo disponibles en aquellos tiempos (último decenio de dictadura franquista y primeros años de la transición democrática), y comprobado que no todos los municipios pequeños tenían entonces un Museo como el de Villanueva de Córdoba, pues actualmente (s.XXI) los museos han proliferado por doquier, tanto inscritos en registro como los no registrados.

En relación con la carencia de recursos, hay que matizar que por ser exiguo el presupuesto municipal, hubieron de adaptarse para el Museo unas estanterías libreras de la Biblioteca Municipal, incorporándoles únicamente paneles traseros de madera y cierres de cristal delanteros, en lugar de fabricar o adquirir costosos módulos y vitrinas específicas para museos, mucho más funcionales y distribuibles de manera independiente por todo el interior de la sala museística, lo cual hubiera expresado mejor resultado descriptivo del Museo y un impacto visual más agradable o favorable (obsérvense las fotografías de la sección Referencias e Imágenes).

Dado que la normativa de aquel tiempo (década de los 70 y gran parte de los 80, en el pasado siglo XX) no contemplaba la autorización o concesión de Museos a las Entidades Locales pequeñas y ordenaba depositar los hallazgos arqueológicos en los Museos Provinciales, la mencionada Patrulla de Batidores procuró con máxima cautela que los centenares de piezas arqueológicas que contenía el Museo -agrupadas en secciones por etapas de la Prehistoria y de la Historia- no fuesen a parar como tantas otras procedentes de Villanueva de Córdoba y su comarca al Museo Arqueológico Provincial de Córdoba, cuya Dirección tenía conocimiento por rumores sobre la importancia de las piezas del Museo de Misión Rescate y estaba ojo avizor.

Previos arduos trabajos de museología exigidos por la burocracia Administrativa en los que colaboraron y participaron, entre otros, como base fundamental o piedra angular, Silverio Gutiérrez Escobar y Juan Palomo Palomo, investigador este último de la historia local y comarcal, es en 2007, fecha de su publicación en el Boletín Oficial Junta Andalucía (BOJA) para que surta validez a todos los efectos, al amparo de la normativa autonómica vigente actual, que ya sí considera la autorización o concesión a las Entidades Locales pequeñas en materia de Museos Locales en Andalucía, previo Acuerdo de solicitud de la Corporación Municipal a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, con la consiguiente anotación o inscripción preventiva registral, cuando el Museo de titularidad municipal ha quedado inscrito oficial y definitivamente en el Registro de Museos de Andalucía (BOJA nº 125, de 26 de Junio de 2007), pero bajo una denominación distinta de la original como es la de "Museo de Historia Local" de Villanueva de Córdoba -aunque cambiar de nombre a las cosas no modifica su naturaleza-, creándose en 2007 ex profeso la "Asociación Amigos del Museo" con la finalidad principal, entre otras, de que la Corporación Municipal le encomendara la gestión del Museo mediante convenio plurianual (Acta de 6-9-2007 del Pleno Municipal).

Hitos Principales

Es fundamental hacer una reflexión final para señalar que el procedimiento y actos como la aprobación en Pleno Municipal de la solicitud de inscripción a la correspondiente Consejería, la anotación preventiva en el Registro, y el posterior Registro definitivo del Museo, constituyen el proceso de legalización del mismo, lo cual no debe confundirse con su creación y consecuentemente inducir a error, ya que el Museo estaba creado con anterioridad, es decir, "fundado por vez primera de la nada" (Definición R.A.E.) desde un tiempo pretérito a la legalización que conllevó muchos años para poder hacer efectiva su Inauguración en la Feria de 1980.

Existe, pues, una nítida diferencia entre los dos términos, crear y legalizar, que son distintos y distantes temporalmente en el caso que nos ocupa, el Museo de Villanueva de Córdoba, destacando los hechos trascendentales que jalonan su historia como sigue:

  1. Creación en el año 1980 bajo la denominación de "Museo Local de Rescate".
  2. Ampliación paulatina de fondos desde 1994 hasta el inicio del proceso de legalización en 2004.
  3. Legalización definitiva en 2007 con otra denominación como es la de "Museo de Historia Local", aparentando así ser de nueva y reciente creación.

En síntesis, podemos concluir categóricamente con rigor que legalizar no implica ni es análogo a crear y por consiguiente el Museo de Villanueva de Córdoba no es de nueva creación (2007), a pesar de que lo han difundido profusamente como "nuevo" en ese y posteriores años a través de diversos medios causando agravios; más bien es requisito o condición sine qua non que el Museo estuviera creado de hecho, de antemano (1980), para poder legalizarlo después (2004-07) cuando las condiciones y normativa administrativa han sido propicias.

Clarificado ese entuerto generado en varios ámbitos por intereses de diversa índole es, por tanto, justo reconocer a la Patrulla de Batidores nº 116 del programa Misión Rescate (RTVE) como la pionera y auténtica fundadora del Museo de Villanueva de Córdoba.

Con estas líneas, el Autor de este artículo ha tratado de hacer un breve recorrido por los puntos más relevantes de la historiografía del Museo porque es necesario recordar el Museo desde su creación en 1980, o sea, conocer cómo fue su fundación en el pasado siglo XX para entender el presente.

Referencias e Imágenes

  1. Artículo enviado por Guzmán Camacho Parra a la enciclopedia "Cordobapedia"
  2. http://patrimoniodemontefrio.org/2010/04/11/mision-rescate
  3. http://arsoperandi.blogspot.com/2009/05/museos-y-turismo-en-villanueva-de.html

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)