Basílica de Santa Eulalia

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

La basílica de Santa Eulalia, también llamada de Santa Olalla, se cree que fue una basílica visigoda donde se cree que estuvieron enterrados los cuerpos de dos mártires cordobesas: Columba y Pomposa. La basílica se encontraba en el extrarradio en el entorno del actual Palacio de la Merced. Al parecer y según de nuevo Ramírez de Arellano, fueron encontrados los restos de la basílica[1].


En 1757, cuando la reforma del convento, estando abriendo el hoyo para el cimiento de uno de aquellos pilares, como a dos varas también de profundidad, se encontró la expresada capilla, la que fue examinada, así como en 1846, cubriendo el agujero una y otra vez por temor de causar daño al edificio. SU FIGURA ES ASÍ (...)

Es toda de piedra, del ancho del claustro, con cielo raso, media caña e imposta, todo del mismo material. A sus dos extremos tiene puertas, lo que demuestra ser un edificio al que se entraba por su mismo nivel, a no ser que fuera una capilla subterránea con dos escaleras, lo cual no es probable. Su pavimento se ignora como será, por estar cubierto de una arena dorada en la que se veían algunas partículas mayores, al parecer de oro. La primera vez se hicieron varios experimentos sin resultado afirmativo, si bien algunos inteligentes aseguraban ser del expresado metal. Lástima es que no se hubiese sacado la arena para descubrir la solería, pero el miedo demostrado por todos de un derribo impidió que se examinase mejor y se explorasen las puertas para ver qué hay detrás del cascote que las cierra.

Algunos escritores antiguos dicen que en el repartimiento que hizo Fernando III al conquistar Córdoba entre las órdenes militares y religiosas, los nobles y demás vasallos que le ayudaron en aquella empresa, se reservó el terreno en línea recta saliendo de la puerta del Osario, tornando a mano izquierda hasta llegar a la Arrizafa, en el que se comprendía el que ocupa el llamado huertas de la Reina, por pertenecer a un palacio de recreo que allí tenía la de los árabes, del cual quedaban vestigios en el siglo XVII y aún mucho después.

Referencias

  1. RAMÍREZ DE ARELLANO, T.Vestigios de una antigua basílica. Barrio de San Miguel. Paseos por Córdoba. Disponible en Internet

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.25/5

3.3/5 (4 votos)