Castillo de Guadalcázar

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Torremocha1.jpg

Castillo de Guadalcázar

Vista desde la campiña le da la personalidad a la silueta del pueblo, así lo ven los ciudadanos de Guadalcázar, que se enorgullecen de esta torre de estilo herreriano. Formó parte del esplendor de la villa, así como del suntuoso palacio señorial. A la derecha de la parroquia y formando conjunto con ella se edificó el palacio de los Marqueses de Guadalcázar, cuya obra es contemporánea a la de aquella, pues se realizó una vez que Diego Fernández de Córdoba de Córdoba alcanzó de Felipe III el marquesado en el año 1609.

Este edificio ha tenido peor suerte que la iglesia, conservándose muy disminuido, aunque eso da lugar a la leyenda y el misterio del lugar.

Debió formar un bloque alargado con una torre en cada uno de sus extremos, quedando una de ellas solamente el basamento, mientras que otra aun se alza completa, pero sin cubierta, recibiendo por ello el simpático nombre de Torre Mocha.

Este edificio alberga también el museo de las Ciencias de Guadalcázar.

Descripción

La actual Torre Mocha es el único testimonio que nos queda del palacio de los marqueses que el 8 de febrero de 1616 mandó construir Diego Fernández de Córdoba, primer marqués de Guadalcázar y virrey de Nueva España.

La fachada que miraba hacia oriente, con 234 pies geométricos de longitud y 151 de fondo, estaba adornada con 12 balcones, y otras tantas rejas que se repartían en sus dos plantas: alta y baja. En sus extremos de levantaban dos torres de 30 pies geométricos en cuadrado y con dos plantas más de altura que el resto de la obra.

En el interior había un patio enclaustrado con 40 columnas de mármol de Génova sobre las que están formadas otros tantos arcos por mitad en los dos cuerpos, alto y bajo, con sus viviendas correspondientes y espaciosas extendiéndose hacia el espacio que ocupaba la fábrica.

La parte que miraba al Norte, estaba adornada con 7 balcones y otras tantas rejas. En el costado que le unía a la iglesia había una tribuna alta, y por el lado de Poniente,es decir, a espaldas del edificio mirando al campo, tenía un jardín pequeño y otros patios de servidumbre.

Historia

La magnificencia del Palacio, que vino a sustituir al castillo que había servido de residencia señorial, fue proclamada en 1675 por Rodrigo Méndez Silva y en 1783 por Antonio Montpalau así como por Bernardo de Espinalt y García en 1789, quién daba cuenta de la belleza del monumento. Posteriormente, también el padre Ruano destacaría su suntuosidad y riqueza. Y fue a mediados del siglo XIX, cuando ya se encontraba en estado ruinoso. A comienzos del siglo XX, sus columnas fueron trasladadas al Palacio de los marqueses en la calle Ancha de San Bernardo, actual Ministerio de Justicia.

Materiales

Junto a la parroquia pervive la Torre Mocha, construida en ladrillo, único vestigio del antiguo palacio de los marqueses de Guadalcázar, erigido en el siglo XVII, que "parece evocar las construcciones madrileñas de los Austrias".[1]

Situación

El castillo de Guadalcázar se encuentra en la localidad del mismo nombre, en la provincia de Córdoba.

Museo de las Ciencias de Guadalcázar

El museo se distribuye en cuatro plantas, cada una dedicada a disciplinas como Paleontología, Mineralogía, Gemología y Entomología, podríamos indicar que las finalidades se agruparían en cuatro objetivos:

  • Objetivo científico: debido a que los ejemplares proceden de una región concreta, están clasificados con localización de origen, hay una buena variedad de piezas de cada yacimiento y nos encontraremos con algún ejemplar muy raro.
  • Objetivo educativo-instructivo: el Museo puede ser perfectamente un día de clase para alumnos de los últimos cursos de primaria y para todos los alumnos de secundaria, sin olvidarnos de un amplio sector del alumnado de la Universidad de las Ciencias.
  • Objetivo de concienciación medioambiental: se tratará de explicar que todos los ejemplares que nos encontraremos en el Museo, han sido regalados por la naturaleza y que el coleccionismo no está reñido con la conservación, siempre que se cumpla la normativa vigente, la cual tienen como fin, el cuidar y preservar el Patrimonio Natural.
  • Objetivo lúdico y recreativo: la simple realidad de recrear la vista ante cristales bellos y curiosos procedentes del corazón de la tierra. Dar un paseo a lo largo de casi 600 millones de años de la vida natural de nuestra Comunidad Andaluza y sus alrededores.

Protección

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Fortificaciones próximas

  • Castillo de la Floresta (Almodóvar del Río)

Referencias

  1. según el profesor Rivas.

Galería de Imágenes

Bibliografía

  • Ayuntamiento de Guadalcázar. [1]
  • Turismo de Córdoba. [2]

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente2.88/5

2.9/5 (8 votos)