Historia de Villanueva de Córdoba

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

La historia de Villanueva de Córdoba comienza en los albores de la humanidad. Hay restos antiquísimos, con monumentos megalíticos.

Edad Antigua

La villa de Villanueva de Córdoba se halla enclavada en un territorio que ha sido utilizado por numerosas culturas a lo largo del tiempo, desde la Prehistoria, de la que se han encontrado numerosos indicios, entre los que destacan los abundantes sepulcros, correspondiente al período Calcolítico.. El historiador de las Casas-Deza sitúa el enclave de la actual población de Villanueva de Córdoba muy próximo al que en época romana ocupara el municipio de Solia. También contribuyó durante años a que se identificara erróneamente Solia con Villanueva de Córdoba el hecho de que apareciera en el casco urbano de la localidad un ara votiva dedicada al dios romano Júpiter. En época romana abundaron por estos parajes las explotaciones mineras de plomo y cobre, como lo han confirmado la multitud de pozos llenos de escoria procedente de las minas.


Edad Media

Del período visigodo se encontró una lápida que hacía referencia a alguien llamado «Ilpericus», que data del año 665 después de Cristo. Más tarde, en 1155 toda la zona que forma el valle de los Pedroches fue reconquistada por los cristianos, reinando Alfonso VII. Afirma la tradición que, al igual que otras localidades de la comarca de los Pedroches, Villanueva de Córdoba fue fundada en el siglo XIV por vecinos de Pedroche que se asentaron aquí, huyendo de los efectos de la peste que en aquel momento asolaba toda la zona. Sin embargo, el núcleo de población actual no nace hasta principios del siglo XV con el nombre de «Encinaenana», con vecinos del municipio de Pedroche.


Edad Moderna

Su nombre actual data de 1499, aunque en algunos momentos llegó a denominarse también Villanueva de la Jara. Se pasó a llamar Villanueva de Córdoba o de la Jara en 1553. El 10 de abril de 1553, Carlos I le otorgó el título de Villa, siendo expedido el título de misma por su hijo Felipe II. Por este documento se sabe que contaba en dicho con 280 vecinos, y pagó por aquella distinción setecientos mil maravedíes, independizándose así de la villa de Pedroche. En 1724, esta villa participará en el deslinde y señalización de términos llevado a cabo en las Siete Villas de los Pedroches y, finalmente, en 1747 es suprimido el régimen de señorío de los marqueses del Carpio sobre esta población y sobre las siete villas de los Pedroches, y que habían ostentado desde 1660, que desde entonces vuelven a depender directamente de la Corona. En los años de 1785, 1786 y 1787, reinando Carlos III, una terrible epidemia unida a pésimas cosechas, provocó decenas de muertos.


Edad Contemporánea

Con la división provincial del ministro Javier de Burgos, en 1833, la villa pasa a ser una localidad de la provincia de Córdoba, dejando de pertenecer al antiguo Reino de Jaén

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)