Historia de la masonería en Córdoba (España)

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Logia Masónica en Córdoba España RL Maimonides num 173 GLPA GLE.jpg

Los Orígenes documentados de la Masonería en Córdoba

No es improbable la presencia de la Orden Masónica en la ciudad durante el último tercio del siglo XVIII, teniendo en cuenta las pruebas documental de su presencia en el primer tercio del siglo XIX. Desde entonces, y a lo largo de los siglos XIX y XX, se han ido sucediendo las logias, tanto en la capital de Córdoba como en los pueblos de su provincia. Esa situación se mantuvo hasta la llegada de la Guerra Civil y la posterior dictadura, cuando la represión cercenó los trabajos masónicos. Según testimonios recabados, la última tenida masónica celebrada en Córdoba data el jueves 16 de julio de 1936. Después de aquella, las logias desparecieron de la ciudad durante 75 años.

Ya en el siglo XXI, tras esos tres cuartos de siglo, la masonería se reactivó en Córdoba el 9 de julio de 2011 con la fundación la Respetable Logia Simbólica Maimónides nº 173, perteneciente a la Obediencia de la Gran Logia de España. Asimismo, el 10 de enero del año 2015 se constituyó en los Valles de Córdoba la Sublime Logia Capitular de Perfección Patricia Corduba nº 416 perteneciente al Supremo Consejo el Grado 33º y Último de Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España y que junto a la Respetable Logia Simbólica Maimónides nº 173 continúan en activo a día de hoy

La Masonería Cordobesa en el siglo XX

El primer taller masónico que surgió en Córdoba en el siglo XX fue Crisantema nº 267 y lo hizo en Pueblo nuevo del Terrible (Peñarroya-Pueblonuevo). En esta ocasión, el impulso no vino directamente de la masonería cordobesa sino francesa. Un masón francés, contratista de la empresa minero-metalúrgica afincado en la zona, fue quien auspició el levantamiento de columnas de la nueva logia, que se constituyó como tal el 11 de noviembre de 1902[1].

Algo similar ocurrió once años después en Palma del Río; en 1913 se fundó allí la logia Luz y Prosperidad nº 369,[2] a partir de un grupo de masones que habían trabajado en logias sevillanas. En 1917 un grupo de cordobeses fundó la logia Turdetania en la capital. Las demás logias o talleres que se crean en Córdoba lo harán en fechas muy posteriores, entre los años 20 y 30. Por los datos documentales, resulta sorprendente que esas logias, aunque a veces se instalen en pueblos donde ya funcionaron otras en el siglo XIX, parece improbable que se debieran a iniciativa de antiguos masones de ese siglo, o incluso que alguno de estos se contase entre los fundadores. Así lo atestiguan los cuadros de miembros activos en cada una de ellas.

La citada Logia Turdetania tuvo una singular trascendencia; el templo se situó en la calle Dueñas 9, y sus fundadores procedían de la logia sevillana Isis y Osiris. Su primera reunión constitutiva fue el 15 de julio de 1917. Al parecer, en ese tiempo no funcionaba ningún otro taller masónico en la capital, y Turdetania aglutinó a un buen número de miembros jóvenes que pertenecían a la generación de españoles que propugnaban valores e ideas de renovación y cambio. Coincidió con años de especial ebullición social en Andalucía. Buena parte de los hombres de esta logia protagonizaron años después el cambio de régimen político en 1931. La logia Turdetania desarrolló una intensa actividad de iniciaciones en la Orden, acogiendo a individuos significados en el ámbito político, industrial y profesional.

En 1920 nació una nueva logia en el pueblo de Posadas con el nombre de Abril nº 412, fundada por ocho miembros. Su primera reunión, ya como taller constituido y reconocido, tuvo lugar el 14 de julio de 1920. Asimismo, hay que contar con el nacimiento de la logia Luz nº 34, perteneciente a la Obediencia de la Gran Española, a diferencia de las anteriores, que estaban adscritas al Gran Oriente Español. Este taller se reunía en la calle Santa Marta 6.

La intensa actividad de la masonería en Andalucía, numéricamente muy por delante de la que se verificaba en otras regiones de España, no se corresponde con la relativa poca presencia de la Orden en Córdoba. Eran las provincias de Sevilla, Huelva y Cádiz las que tenían una actividad masónica más floreciente; cabría incluir la excepción de la logia Luz y Prosperidad, de Palma del Río, que sí mantuvo una notable pujanza durante algunos años.

Las dificultades represivas que sufrió la masonería cordobesa durante la dictadura de Primo de Rivera en los años 20 apenas logró debilitar la llama de la Orden ni las actividades propias y políticas de muchos de sus miembros. Sin embargo, con la proclamación de la República en 1931, el interés se debilitó, no pocas logias abatieron sus columnas y las más de ellas perdieron miembros hasta forzar su cierre.[3] La logia cordobesa Turdetania[4], por ejemplo, que tanto había activado el cambio de régimen, al llegar este, languideció hasta desaparecer. Sin embargo, en algunos pueblos de la provincia, los talleres compaginaron la acción política municipal con las actividades masónicas. Esa situación se mantuvo en el último tercio de los años 20 y también en la primera mitad de los años 30, hasta la llegada de la Guerra Civil Española.

Por desgracia, hasta el momento no se dispone de documentación ni datos fehacientes sobre la trayectoria y trabajos de los altos grados del Rito Escocés en el primer tercio del siglo XX. Es perfectamente probable que buena parte de los cuerpos jurisdiccionados siguiera funcionando durante los años de la dictadura de Primo de Rivera y durante los cinco años de la república. Teniendo en cuenta que en los años de la segunda república la masonería española en general, y la cordobesa en particular, fue languideciendo, es presumible que, a la par, el trabajo del Supremo Consejo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España, se permeara de dicho estado. Lo cierto es que desde el jueves 16 de julio de 1936, fecha de la última tenida masónica en Córdoba antes de la guerra civil, el trabajo de los altos grados del Escocismo en esos Valles se suspendieron, para continuar activos en el exilio mexicano

La represión de la masonería en Córdoba, y en toda España, durante la guerra y, muy especialmente, durante la dictadura del general Franco[5] revistió tintes de atrocidad y encono inimaginables hasta entonces.[6]

Según testimonio de un miembro de la Orden, nieto también de un masón cordobés, la última tenida masónica celebrada en Córdoba fue el jueves 16 de julio de 1936. La masonería desapareció durante 75 años. Mucho más allá, por tanto, de la dictadura franquista.

El renacer de la Masonería en Córdoba en el siglo XXI

Ya en el siglo XXI, tras esos tres cuartos de siglo, la masonería se reactivó en Córdoba (España). El sábado 9 de julio de 2011 se fundó la logia Maimónides nº 173, perteneciente a la Obediencia de la Gran Logia de España; obtuvo autorización del Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia de España para trabajar en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, bajo la Regularidad Masónica y según los Antiguos Usos y Costumbres de la masonería universal.[7] A la ceremonia de Consagración acudió casi un centenar de masones procedentes de muchas logias de España, así como del extranjero. En dicha ceremonia el Muy Respetable Gran Maestro consagró el Taller conforme al antiguo ritual establecido y el Respetable Gran Maestro Provincial de Andalucía instaló ritualmente al primer Venerable Maestro de la Logia. Este taller se fundó con Carta Patente de la Gran Logia de España, cuya solicitud fue firmada por nueve maestros masones procedentes de logias de Sevilla, Málaga y Lérida, algunos de ellos radicados en la ciudad.[8]

Asimismo, el 10 de enero del año 2015 se constituyó en los Valles de Córdoba la Sublime Logia Capitular de Perfección Patricia Corduba nº 416. El Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo el Grado 33º y Último de Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España, Jesús Soriano Carrillo, consagró el templo y entregó carta patente al nuevo cuerpo jurisdiccionado, con la misión de profundizar en el estudio del filosofismo dentro del Rito Escocés Antiguo y Aceptado y la de conferir los Grados que van del 4º al 14º en dichos Valles.[9]

La Masonería en activo: el trabajo regular

La Respetable Logia Simbólica Maimónides nº 173 nació con vocación de permanencia, con la aspiración de construir el edificio masónico de orden iniciático y con el proyecto de perfeccionamiento personal, espiritual y humano de sus integrantes. Los masones de este taller cordobés, al igual que sus antecesores, se comprometieron a llevar al mundo profano los ideales de la Francmasonería, mediante el ejemplo personal de sus obreros, dando acogida a los valores humanos comunes procedentes de las tres grandes culturas que impregnan aquellas tierras desde antiguo: la cristiana, la judía y la musulmana;[10] asimismo, se obligaron a propagar en la sociedad los ideales de escrupuloso respeto a los derechos humanos, dentro de una España y de un mundo pluricultural, libre y democrático, haciendo del método masónico una herramienta para el bien común y para el progreso de la Humanidad.[11] La logia Maimónides nº 173, actualmente en activo, mantiene estrechas relaciones institucionales con la Obediencia a la que pertenece y está presente en los foros y asambleas de la Gran Logia Provincial de Andalucía y la Gran Logia de España.

Asimismo, la Sublime Logia Capitular de Perfección Patricia Corduba nº 416, que trabaja en los Valles de Córdoba, pertenece al Supremo Consejo del Grado 33, Último de Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España, natural continuidad de la masonería escocista en sus grados superiores.

Ambos cuerpos masónicos, fieles al espíritu de presencia personal de sus integrantes en la sociedad de la que forman parte, mantiene también lazos de contacto con la comunidad en sus múltiples vertientes, a las que no son ajenos los modernos medios tecnológicos de la información y la comunicación en la Red.

En suma, aun con los altibajos comunes a la historia de España en su conjunto, consecuencia de la persecución y la represión en años negros de dictadura, la masonería cordobesa continúa en el siglo XXI una actividad que ya se documenta, al menos, desde antes de 1817.

Referencias

  1. MORENO, F. y ORTIZ, J. (1985). La masonería en Córdoba. Córdoba: Editorial Albolafia
  2. Archivo Histórico Nacional de Salamanca, Leg. 119, Exp. 1.
  3. FERRER BENIMELI (1980). Masonería española contemporánea. Madrid: Siglo XXI p. 54 a 57
  4. Cuadro de la masonería española 1931-1932. Repositorio documental de la Universidad de Salamanca. Disponible en Internet
  5. AGUILERA CAMACHO (1944). La prensa cordobesa del siglo XX Boletín de la Real Academia de Córdoba, mayo de 1944.
  6. FERRER BENIMELI (1982). El contubernio judeo-masónico-comunista. Madrid: Editorial Itsmo p. 301
  7. PALACIOS FRANCISCO, (2011, 10 de julio)"¿Todo es mentira?". Córdoba:ABC
  8. CABRERA J., (2011, 09 de julio)"Los masones vuelven a Córdoba". Córdoba:El Día de Córdoba
  9. Extraído de web archivada http://archive.wikiwix.com/cache/?url=http%3A%2F%2Fwww.scg33esp.org%2Factualidad%2Fnoticias%2FPatricia%2520Corduba%2520416.htm , Entrega de Carta Patente y consagración del Templo de la Logia Capitular de Perfección Patricia Corduba nº 416,Supremo Consejo del grado 33 y último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España
  10. Conferencia "Una revisión a la historia de la masonería en Córdoba" Ciclo: Una primavera de heterodoxia. 1.ª Jornadas sobre la presencia de la masonería en Córdoba", 6 y 7 de marzo de 2015. Casa de Sefarad Córdoba (España)
  11. Extraído de Constitución y Reglamentos de la Gran logia de España, 28 de febrero de 2015

Artículos relacionados

Fuente

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia Historía de la masonería (francmasonería) en Córdoba publicada en castellano y Franc-maçonnerie à Cordoue publicada en francés, ambas bajo licencia GFDL.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)