La Lealtad

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Lealtad

Con este título fue creado, en abril del año 1886, por el Conde de Torres Cabrera, como órgano del Partido Conservador. Ya en el año 1874 había visto la luz en Córdoba otro periódico con igual nombre, que dirigía Francisco de Asís Palou, y del que fue sucesor.

“La Lealtad” se presentó como diario moderno, muy bien confeccionado, bajo la dirección del notable escritor Juan Menéndez Pidal. Entre sus redactores figuraba el poeta Manuel Fernández Ruano, y en la lista de sus colaboradores había firmas tan respetables en el mundo literario como las de Balbino de Unquera y Miguel Gutiérrez.

La sección A punta de tijera, revelaba el gran ingenio de Menéndez Pidal, y la buscaban con avidez los lectores. Lectores que saboreaban con deleite los artículos de Walfrido, Martín Garabato, Pidal y Fernández Ruano, verdaderas filigranas, por su delicadeza y la corrección de su estilo.

La vida próspera del órgano de los conservadores duró poco tiempo; Menéndez Pidal tuvo que abandonarlo y al año de haber aparecido sufrió lamentable decadencia. En virtud de una combinación con “Las Ocurrencias”, de Madrid, se imprimió en las planas primera y cuarta de aquel periódico, dirigiéndole en esta nueva etapa de su vida Fernández Ruano.

En abril de 1988, volvió a ser confeccionado por completo, en Córdoba, bajo la dirección, primero del poeta granadino Miguel Gutiérrez, después de Manuel Guerrero Estrella y por último de José Navarro Prieto.

El 18 de enero de 1893 cambió su título por “La Monarquía”, pero no su forma, sus tendencias ni el personal de su redacción, hasta que en enero de 1897 dejó de dirigirle Navarro Prieto, sustituyéndole Pedro de Alcalá-Zamora.

Al desmembrarse el Partido Conservador con motivo de la muerte de Cánovas, dejó de ser político, quedando sólo con el carácter de periódico de intereses generales y de noticias, y últimamente su propietario el Conde de Torres Cabrera, le hizo órgano de la Cámara Agrícola le varió por tercera vez el nombre, llamándole “La Voz de Córdoba”, nombre con que cesó el 31 de enero de 1900, a los catorce años de existencia.

Referencias

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.00/5

2.0/5 (7 votos)