Pedro de Salazar y Toledo

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Fray Pedro de Salazar y Toledo (Málaga, 1630 - 1706), obispo de Salamanca y Córdoba y Cardenal.

Fray Pedro nació en Málaga el 11 de abril de 1630 y falleció en Córdoba el 14 de agosto de 1706.

Como hijo de padres pudientes se formó en la universidad de Salamanca y estando en esta ciudad ingresa en la Orden mercedaria. Estudió Teología y terminados sus estudios regresó a Andalucía para ser rector de Artes en la ciudad de Jaén, y posteriormente, ejerció el mismo cargo de rector, pero de Teología, en Málaga y en Sevilla. En Sevilla fue nombrado regente de estudios, comendador de Sevilla, secretario general, y finalmente,fue nombrado general de la orden en 1670, cargo que desempeñó hasta el año 1676. En 1676 fundó el Convento de religiosas mercedarias de San Fernando, de Madrid. Felipe IV lo designó su predicador, cargo que también desempeñó con Carlos II, hijo de Felipe IV. Al mismo tiempo tuvo el oficio de consultor de la Inquisición.

En 1680 es nombrado obispo de Salamanca y meses más tarde, obispo de la Capilla Real de Madrid. En 1686 es trasladado a a la diócesis de Córdoba, y meses después, se convierte en cardenal de la mano de Inocencio XI, quíen lo nombra Cardenal de la Santa Cruz de Jerusalén. Residió en Roma desde 1689 hasta1692. Durante ese período de tiempo, asistió a los cónclaves de los que salieron elegidos los papas Alejandro VIII e Inocencio XII. Creó en Córdoba un Hospital de Agudos, hoy en día convertido en Facultad de Filosofía y Letras.

Profundamente relacionado con la ciudad de Córdoba, auspició en ella notables obras, cuyos mejores ejemplos son el antiguo hospital de Agudos y el Convento de la Merced. También apoyó la gran labor que el padre Cristóbal de Santa Catalina llevó a cabo en la ciudad, y tras la muerte de este, regresado a la ciudad secundó la petición del Cabildo para beatificar al padre Cristóbal.

Murió en Córdoba el 14 de agosto de 1706 y fue enterrado en la Capilla de Santa Teresa de la Catedral, que él había fundado en 1697.

Predecesor:
Alfonso de Salizanes y Medina
Obispo de Córdoba
1686-1706
Sucesor:
Juan de Bonilla y Vargas


El sepulcro del Cardenal Salazar en la Capilla de Santa Teresa de la Mezquita-Catedral:

Al año de estar en su diócesis, el Cardenal Salazar concibió la idea de dotar de una magnífica sacristía a la Mezquita Catedral de Córdoba y decidió construirla al lado del antiguo mihrab, pero la magnificencia con la que fue dotando a la nueva Sacristía le condujo al propósito de simultanear su uso y convertirla en capilla, sacristía y panteón para él y sus familiares.

El sepulcro fue construído con mármoles negros y con las figuras y adornos en mármol blanco. La estatua orante del cardenal se halla bajo un dosel sostenido por querubines. El sepulcro fue realizado entre 1709 y 1710 mediante la triple colaboración de Teodosio Sánchez de Rueda, Juan Prieto y Domingo Lemico, pero ajustándose las realizaciones de los tres artistas al diseño del arquitecto Francisco Hurtado Izquierdo, creador de la Capilla de Santa Teresa, donde se localiza el sepulcro del prelado. El sepulcro del Cardenal Salazar presenta en su frontal su escudo cardenalicio y el siguiente epitafio del cardenal:

"H. S. E. Emmus. D. D. Frater Petrus de Salazar Ordinis Sanctae Mariae de Mercede Generalis, Episcopus Salmantinus et Cordubensis. Ab. Inocencio XI. Caroli II Hispaniarum regis nominatione tituli Sanctae Crucis in Hierusalem, Presbyter. S. R. E. Cardinalis creatus. Omnibus vrtutus et litteratum ornamentis clarissimus, ecclesiasticae disciplinae vindex, pauperum parens, quos ut etiam mortuus sublevaret insigne Xenodochium erexit et dotavit. Obiit 14 augusti 1706 vixit annos 76 menses 4 dies 3. Communi parenti bene precare".

Fundación del Hospital de Agudos:

El cardenal Salazar no sólo fue paradigma de la sociedad estamental del siglo XVIII, sino que también fue un buen exponente de todo lo que la Iglesia del Setecientos aún significaba en Córdoba y fuera de ella. Protagonista de un amplio abanico de opciones e inquietudes, toda su labor quedó recogida en lo que fue su mayor logro; la construcción del Hospital de Agudos.

En principio, el Cardenal Salazar, concibió la idea de fundar un colegio donde se acogiesen niños pobres y se les enseñase a cantar y tocar instrumentos idóneos para dotar a la Catedral de una capilla de música. A tal efecto compró frente a la portería del convento de San Pedro de Alcántara una casa principal y en 1701 se comenzaron las obras del edificio. La ciudad, el cabildo eclesiástico y fray Francisco de Posadas, dedicado en ese momento en el traslado del hospital de San Jacinto a un recinto mayor, le rogaron que en vez de aquel establecimiento fundase un hospital general en el que se pudieran acoger los enfermos agudos para los que eran insuficientes los hospitales que había en la ciudad.

Acogida la sugerencia, el Cardenal Salazar aprobó la fundación, pero ante la imposibilidad de una agregación de los centros asistenciales existentes en uno solo, determinó cambiar el rumbo de sus deseos y ordenar el edificio que estaba levantando a hospital nuevo, ampliando lo necesario al crédito de la fundación primitiva. El 15 de octubre de 1704 dio estado legal a su decisión por escritura notarial, y como la primera casa comprada no respondía al nuevo proyecto, en ese mismo año adquirió otra casa contigua al edificio para ampliarlo. No pudo ver terminado su proyecto, pues murió dos años más tarde. En su testamento nombra albacea al padre Posadas y administrador del futuro hospital a su sobrino Pedro Salazar y Góngora, quien supo desempeñar sus funciones de un modo especial, ya que nunca dejó de proteger la obra comenzada por su tío.

Obras:

El cardenal Salazar fue un notable erudito y escribió numerosas obras a lo largo de su vida, entre las que destacaron las siguientes:

  • Edicto espiritual
  • Pastoral sobre la observancia
  • Constituciones para las religiosas mercedarias de San Fernando, de Madrid
  • Apología pro electione Innocentii XII

Bibliografía:

  • VV.AA. Guía artística de la provincia de Córdoba. El Grupo Arca. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba. 1995.
  • Salcedo Hierro, Miguel. La Mezquita, Catedral de Córdoba. Publicaciones de la Obra Social y Cultural de Cajasur. Córdoba. 2000.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.0/5 (9 votos)