Rafael Blanco León

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Rafael Blanco León
Rafael Blanco I.jpg

Médico

Nacimiento: 7 de mayo de 1902
Córdoba
Fallecimiento: 2 de febrero de 1984
Córdoba

Contexto histórico

Décadas: 1930 - 1940 - 1950 - 1960 - 1970 - 1980

Rafael Blanco León

Nace en Córdoba el 7 de mayo de 1902. Se doctora en medicina por la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Madrid en el año 1926. Ejerció como médico en Córdoba durante 46 años.

Desarrolló su carrera profesional como Médico del Hospital General, Director de la Casa Socorro, Médico de la Asociación de la Prensa y de la Plaza de Toros. Sus éxitos profesionales le colocaron como privilegiado en el campo de la medina cordobesa.

En los años 1940 y 1941 la capital cordobesa se ve azotada por una epidemia de tifus exantemático y viruela que provoca numerosas muertes entre los habitantes de la población y por contagio se extiende al personal sanitario del Hospital Provincial. Dado el problema se establece un Hospital de Aislamiento a cuyo frente figura Rafael Blanco, demostrando con sus actuaciones una fortaleza y abnegación poco común como médico y como persona hacia los pacientes que sufrían los efectos de ambas enfermedades. Prestó a la ciudadanía cordobesa un gran servicio en una situación difícil en la que escaseaban medios.

Ante dichos actos ingresa en la Orden Civil de Beneficencia con categoría de Primera Clase en razón a su “ejemplar comportamiento, relevantes y humanitarios servicios médicos prestados” según consta en la Orden del Ministerio de Gobernación con fecha 21 de julio de 1943.

Se le impuso dicha condecoración civil el 25 de agosto de 1943 en el Palacio de la Diputación por el entonces popular Gobernador Civil de Córdoba Ramón Risueño Catalán.

Con fecha 23 de septiembre de 1943 el Ayuntamiento de Córdoba en sesión plenaria deja constancia de su adhesión y satisfacción por la distinción concedida al doctor Blanco, entregándole dicho organismo con fecha 16 de noviembre del mismo año un pergamino artístico como reconocimiento por su meritoria labor.

Como figura destacada en la medicina de su época, estuvo acompañando en su visita a Córdoba con fecha 9 de junio de 1948 al doctor Fleming descubridor de la penicilina, mediante la cual, se entabló una especial relación epistolar entre ambos que se prolongó en el tiempo. (Ver Cuando llegó el Dr. Fleming a Córdoba).

En el año 1949 consigue mediante oposición convocada por le Ministerio de Gobernación ingresar en el escalafón de la Beneficencia Provincial con categoría de Jefe de Servicio.

Fallece el 2 de febrero de 1984 en Córdoba.

El Ayuntamiento de Córdoba el 31 de julio de 2002 le concede tener una calle a nombre.


Testimonios

  • Con fecha 26 de agosto de 1943 en la sección “Postal del Día” del Diario Córdoba se recogen algunas frases sobre el reconocimiento a Rafael Blanco León.


Los médicos cordobeses se sienten satisfechos. Uno de sus compañeros ha ingresado en la orden de Beneficencia, como premio a una labor heroica y abnegada..... En la batalla librada hubo caídos en el cumplimiento del deber, y sus nombres están prendidos en el corazón, pues algunos de sus miembros como el médico don Jesús Jiménez y sor Rosalía, Hermana de la Caridad, y otras enfermeras sacrificaron sus vidas en la lucha contra la epidemia.


  • Con la misma fecha y periódico se recogen algunas de las palabras que el Gobernador Civil de Córdoba, Sr. Risueño Catalán dijo en el acto de entrega de la medalla concedida al doctor Blanco.


El acto que celebramos hoy tiene un verdadero significado para la medicina local. Yo sé que entre los médicos cordobeses este homenaje ha despertado gran entusiasmo. Con el doctor Blanco León, el Estado Español acaba de hacer un acto de justicia. Con motivo de la pasada epidemia de tifus, este hombre no tuvo inconveniente en poner en juego su vida por salvar la de los enfermos atacados del terrible mal. No regateó esfuerzo alguno para que sus servicios tuvieran la eficacia deseada. Rafael Blanco León ha luchado tenazmente para vencer la epidemia con un espíritu de sacrificio admirable. El caso del doctor Blanco León es altamente ejemplar y digno de respeto, consiguiendo la admiración de todos.


Galería de Imágenes

Enlace Externo

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.8/5 (8 votos)