Baldomero Milla Gracia

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar


Biografía

Baldomero Milla Gracia
Baldomero Milla Gracia


Nace en Córdoba el 15 de septiembre de 1880. En tempana edad comienza a trabajar como empleado en el gremio de la madera al tener su padre un taller de carpintería. Con mucho esfuerzo y tesón consigue regentar el principal almacén de maderas en Córdoba en las décadas de los años veinte y treinta, alcanzando en posteriores lustros metas más altas al ser un referente en esa actividad en su gremio. Llegó a ser unos de los principales suministradores de madera en la construcción de la Electro Mecánica (SECEM)en los años 1915 a 1917. Fue galardonado con la Medalla de plata al Mérito del Trabajo en el año 1973, siéndole impuesta ésta por el entonces Ministro de Trabajo Licio de la Fuente.


El castizo Baldomero Milla
Baldomero Milla, a parte de sus actividades empresariales fue muy conocido por su popularidad, al ser una de las personas que mejor encarnó las esencia más profundas del ser cordobés. Derrochaba buen humor en sus manifestaciones festivas, tanto el en baile como en sus chistes chispeantes, pues sabía compaginar a la vez estos dones con su figura clásica y mayestática. Se decía de él, que desaparecido Rafael El Guerra, en Córdoba, no había nadie que pudiera igualarlo en llevar con elegancia y garbo la capa y el sombrero de ala ancha. Era una persona de auténtica solera cordobesa, al tener porte de torero retirado, uniéndose en él la sencillez, honradez y caballerosidad.


Su gran afición al mundo de los toros la vivió desde pequeño al conocer en el taller de su padre a Lagartijo el Grande, del cual fue admirador hasta el final de su vida, pues para Baldomero no hubo torero que lo igualara, sin dejar de apreciar los méritos de los lidiadores antiguos y modernos. Era asiduo a los festijos de la Plaza de Toros de los Tejares e igualmente se le reconocía por ser uno de los mejores aficionados a los gallos de pelea al poseer unas excelentes piezas. (Ver Círculo Gallístico de Córdoba).


Fallece el 7 de octubre de 1976 a la edad de 96 años encontrándose en muy buenas facultades físicas y con una mente lúcida.

Comentarios y Dichos

Baldomero Milla como gran aficionado a los toros hacia los siguientes comentarios de lo cinco Califas del toreo cordobés:

Lagartijo

  • Para mí Lagartijo ha sido en mejor torero de todos los tiempos, por supuesto dentro del toreo de su época, esto no quieres decir que desmerezca lo que vino posterior a él. Lagartijo fue un torero colosal; hombre generoso, que no tenía nada suyo, que daba a los pobres cuanto ganaba...Y lo que son las cosas de la vida: a nadie se le ocurrió en 1882 tributar homenaje al torero que tanto hizo por los necesitados y que actuó en cuantas corridas fue preciso para beneficiar a prójimo. Lagartijo, no debe olvidarse, resolvió, por sí una aguda crisis de paro obrero que padecía la capital cordobesa, promocionando obras y dando trajo al que lo precisaba. A él se debe la obra de la famosa "Cerca de Lagartijo".


  • Contaba la siguiente anécdota del primer Califa. Estando unos amigos de Rafael en un reñidero de gallos o Círculo Gallístico, se presentó un cura y preguntó inquieto: -¿Cuándo llega Lagartijo?. Aguardó unos minutos consultando un reloj de oro y viendo que no llegaba el torero se manchó. Al poco, apareció Rafael Molina y dijo a los contertulios: -¿Sabéis quien "j´era j´ese" cura que "mestaba" buscando?. Le contestaron que no tenían ni idea. A lo que replicó el maestro: - J´era el mismísimo “Pacheco el bandolero”, que venía "disfrazao pa despista" a la justicia, "pue" me buscaba "pa" que le "j´ayudara" con dinero. Todos los presentes se quedaron petrificados.(VerRafael Molina Sánchez "Lagartijo")


Guerrita

  • A Guerrita le vi torear muchas veces. Tenía unas facultades portentosas. Mataba rápido mejor recibiendo que al volapie. Yo le vi en Sevilla cambiar nueve veces, con las banderillas en las manos, a un toro de Villarta.(Ver Rafael Guerra Bejarano "Guerrita")
  • En otra ocasión fui a la Maestranza de Sevilla. Cuando iban a hacer el paseillo el Guerrita y El Espartero; se oyó desde el tendido una voz provocadora hacia el cordobés, diciendo: -Manolillo de los dos eres el mejor. A lo que respondió El Guerra con altivez : -¡El "mejo" soy yo, y "j´ahí j´están encerraos" los testigos¡. Aquella tarde, Rafael nuevamente demostró su maestría torera con un gran triunfo.(Ver Rafael Guerra Bejarano "Guerrita")


Machaquito

  • Machaquito fue el torero más valiente y pundonoroso de su época y de otras épocas. Tenía un gran amor propio. Yo lo he visto compartir incluso en banderillas con ese maestro de la talla del sevillano Antonio Fuentes. Fue una lástima que su compañero Rafael Molina Martínez "Lagartijo Chico" el sobrino de Lagartijo y esposo de Doña Angustia Sánchez la madre de Manolete; fino torero, elegante y garboso, sucumbiera joven, víctima del cruel enfermedad.(Ver Rafael González Madrid "Machaquito".


Manolete

  • Manolete fue un gran amigo mío. Era un muchacho noble, sencillo. Pero aparte de todo esto, fue un torero formidable. Una figura de época que no puede discutirse. Con razón le llamaban el Monstruo.


  • Contaba esta anédota de Manolete.Sevilla siempre acogió bien a Manolete. Su apoteosis en la ciudad Hispalense fue el año 1945; toreó cuatro corridas en la feria de abril tres de ellas con Carlos Arruza y el sevillano Pepe Luis Vázquez. En la tarde que se celebró la última de esas cuatro corridas, una vez terminada ésta, y con la elegancia que le caracterizaba, se presentó en el Café Gayango, donde estaban reunidos toreros ganaderos y empresarios. Al aparecer Manolete todos se pusieron en pie y se oyó la ovación más grande que cuantas pudieron escuchar los reunidos. No se pueden olvidar nunca las palabras del torero de Córdoba, al recibir aquel clamoroso recibimiento: - No es "pa" tanto, no es "pa" tanto... Así era Manolete, un caballero que nunca se enardecía de sus triunfos.(Ver Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete")


El Cordobés

  • El Cordobés, cuando le vi en una de sus primeras actuaciones dije: -Como se le meta el toreo en la cabeza y le respeten los toros el terreno que pisa, no hay quien pueda con él. Y me he salido con la mía, pese a sus detractores. No cabe duda que poseía una personalidad arrolladora.(Ver Manuel Benítez Pérez "El Cordobés")


Los Toros

  • Antes tenían menos sangre, eran de más apagada de casta pero con más poder. Ahora se hacen los toros para el arte. He visto lidiar en mi juventud a novillos de cinco años que eso era luchar con toros salvajes. Ahora son más bravos pero carencen del poder de ante, ¡vamos! que son más dóciles y fáciles de torear.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.33/5

2.3/5 (9 votos)