Calle Cairuán

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar


Situación
Discurre paralela, desde la Puerta de Almodóvar, a la antigua muralla de la Medina, en la confluencia con la Avenida del Doctor Fleming
Barrio
Barrio de Vallellano
Otras denominaciones
Calle de la Murallano se conoce
Transporte
Parada de bus: no
Parada de taxi: no
Puntos destacados
Monumento a Averroes ~


Vía peatonal que discurre paralela, desde la Puerta de Almodóvar, a la antigua muralla de la Medina, en la confluencia con la Avenida del Doctor Fleming. De ella parten las calles San Vicente de Paúl y Marquesa de Valdeiglesias.


Situada en el lugar ocupado por un cementerio de la judería, en la antiguamente denominada Huerta del Rey, su nombre actual procede del hermanamiento (27 de mayo de 1968) de las ciudades de Córdoba y Cairuán, situada ésta en Túnez, que posee una mezquita con algunas características similares a la mezquita cordobesa.

Vídeo

Calle de la Muralla en Rincones de Córdoba con encanto [1]

La Puerta de Almodóvar marca el inicio de un breve y sugestivo itinerario a través de la resurrecta calle Cairuán o de la Muralla, milagro obrado en los años sesenta gracias al alcalde Antonio Guzmán Reina, que transformó un arroyo maloliente en la belleza que hoy se disfruta. De bronce y sol, dialoga Séneca con el blanco perfil de Averroes, al extremo de la calle; Roma y el Islam se dan la mano en esta conversación que a distancia sostienen los filósofos, que, aunque separados por un milenio, la proximidad de sus estatuas transforma en coetáneos.

Calle Cairuán con el monumento a Averroes en primer término

Ataviado con romana toga y sosteniendo un enrollado pergamino en su mano izquierda, Lucio Anneo Séneca se erige en perpetuo centinela de la vieja puerta musulmana, y parece un vecino más del barrio; no hay que olvidar que para esculpir su cabeza Amadeo Ruiz Olmos se inspiró en un cercano tabernero. La estatua, costeada por Manuel Benítez El Cordobés, fue arropada en su inauguración, septiembre de 1965, por los pensadores participantes en el Congreso Internacional de Filosofía que conmemoraba el XIX centenario de la muerte de Séneca. Desde entonces su perfil de bronce ya es inseparable de las fotos que los turistas se llevan de la puerta de Almodóvar, la antigua Bab al-Chawz o puerta del Nogal, una de las doce que se abrían en el recinto amurallado de la Córdoba medieval; si se la observa bien, está formada por dos torreones unidos por un arco de medio punto en el que se abre el hueco adintelado. Las almenas que la coronan resplandecen al sol como una diadema.

Bajo la balaustrada o balconcillo que, al pie de la puerta, domina este oasis, vierte el caño inagotable su impetuoso brazo de agua fresca, que se remansa como frágil espejo en tres estanques escalonados, luego desaparece durante un corto trecho y enseguida reaparece como un rumor oscuro en los encajonados fosos que se abren al pie de la muralla. Cuando se llevó a cabo esta acertada reforma el agua procedía de tres caudales confluyentes en la antigua alcubilla existente ante la puerta de Almodóvar: el arroyo del camino de la Victoria, el venero Esquina de Paradas, y la atarjea de las Aguas del Cabildo. “Así aquel cauce va.... besando el muro / de viejas, nobles piedras de la historia, / en busca de su muerte que es el río”, cantaba el poeta Juan Morales Rojas, tan familiarizado con este paisaje, pues nació y vivió en la cercana calle Almanzor. La fresca canción del agua contrarresta aquí el rumor del tráfico que sube por la cercana calle Doctor Fleming.

El sugerente paseo por la calle de la Muralla permite contemplar la restaurada cerca medieval en toda su arrogancia arquitectónica, jalonada, de trecho en trecho, de torres adosadas, seis en total, mientras al pie discurre el agua por su foso, festoneado por pequeños arriates en los que despuntan este año amarillas flores del tiempo.

Una reciente reforma ha despojado la muralla de la vegetación que antaño la arropaba, que prestaban cómplices refugios a los devaneos de los jóvenes enamorados. Ahora la muralla se muestra ásperamente desnuda; sólo dos cipreses han sido respetados, que, por otro lado, conjugan bien con la vecindad de la piedra. La reforma ha permitido recuperar y mejorar el camino de ronda que discurre al pie de la muralla, en plano más elevado que la calle, lo que ofrece al viajero la oportunidad de pasearlo, o bien, si lo prefiere, sentarse en los poyos que protegen del foso, mientras el agua descendente arrulla los oídos con su fresco rumor.

En la acera habitada, en cambio, las casas homogéneas conservan sus floridos arriates, en los que los jazmines, los dompedros, los plumpagos y las damas de noche trenzan en sus aromas para envolver a todo aquel que pasa, mientras las afortunadas inquilinas, sacan a la calle sus sillas de anea y la convierten en patio compartido para hilvanar placenteras tertulias hasta la madrugada.

La vecindad de tanta belleza atenuará sin duda el dolor de los lechos que se presiente tras las ventanas del cercano hospital de la Cruz Roja. Una puerta abierta en la muralla, flanqueada por cipreses recortados, adentra en el hotel Amistad, cuyo patio claustrado y antiguo enjoyan capitales romanos y visigodos.

Y el hierático perfil blanco de Averroes (“Filósofo médico. Córdoba 1126 - Marrakech 1198”, ilustra una placa en el pedestal del monumento, inaugurado en mayo de 1967), con el libro de la sabiduría en su regazo, despide al paseante antes de desembocar en la explanada por la que respira al exterior el quebrado vericueto de la calleja de la Luna. Pero ese rincón merece ya otra página.

Referencia

  1. MÁRQUEZ, F.S.. Rincones de Córdoba con encanto. 2003. Diario Córdoba

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente2.89/5

2.9/5 (9 votos)