Capilla de San Acacio

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Capilla de San Acacio de la Mezquita Catedral de Córdoba fue fundada por el Obispo de Córdoba Don Fernando González Deza, que rigió la diócesis entre 1398 y 1425. En éste último año ocurrió su fallecimiento y fue sepultado en esta capilla, donde ya habían recibido sepultura los padres del prelado, Don Juan González Deza y Doña María Alfonso de Biedma.

El recinto posee planta rectangular y techumbre semiesférica, revestida con labores de yesería.

El Retablo de San Acacio fue ejecutado por Teodosio Sánchez de Rueda y está fechado en 1714. Consta de banco, cuerpo de tres calles y remate que se muestra decorado con pinturas, tradicionalmente atribuídas a Juan Pompeyo. A la izquierda aparece la Anunciación; a la derecha la Visitación, y arriba San Pedro y San Pablo. El ático luce en el centro una imágen de la Inmaculada flanqueadas por las imágenes de San Juan de Dios y Santa Catalina. La imágen de San Acacio, de talla, es del siglo XVII. Debajo de la imágen de San Acacio, y como ella también anónima, se halla una imágen del Ecce Homo, de procedencia italiana.

A causa de la imágen del Ecce Homo, el pueblo de Córdoba llamó a esta Capilla, "Capilla de la Sangre", debido a la impresión que le produjo la visión ensangrentada de la efigie de Nuestro Señor.

Sin embargo, el inmenso poder de la imaginación popular relacionó siempre el nombre de "Capilla de la Sangre" con un hecho histórico ocurrido en 1482, y que consistió en la profanación de una hostia consagrada por parte del tesorero de la Mezquita Catedral, Don Pedro Fernández de Alcaudete.


Bibliografía

  • VV.AA. Guía artística de la provincia de Córdoba. El Grupo Arca. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba. 1995.
  • Salcedo Hierro, Miguel. La Mezquita, Catedral de Córdoba. Publicaciones de la Obra Social y Cultural de Cajasur. Córdoba. 2000.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.00/5

3.0/5 (8 votos)