La voz. Diario de información gráfica

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Fundado en 1920 por el industrial Manuel Roses Pastor, cuyo hijo el abogado Ramiro Roses Llácer, se hizo cargo inicialmente de la dirección que posteriormente ocuparon Joaquín García Hidalgo, Julio Fernández Costa “Julifer” y Eduardo López de Rosas.

Con dos ediciones diarias, mañana y noche, salvo domingo y lunes, fue uno de los periódicos locales de más entidad y difusión con los que contó la ciudad en la década de los 20 y los 30.

El periódico pasó a ser, en distintas etapas, propiedad de empresa particular, que por dificultades financieras vende a la Unión Patriótica, partido formado para apoyar la política del General Primo de Rivera y en 1929 fue vendido de nuevo en pública subasta, ubicándose sus instalaciones en un edificio propiedad de Rafael Cruz Conde en la calle Fray Luis de Granada y designado director Antonio de la Rosa Cobos.

En 1931 los Cruz Conde pactan la venta y La Voz pasó a manos de un grupo de republicanos radicales partidarios de Alejandro Lerroux, del que era su máximo exponente en Córdoba D. Eloy Vaquero. Se le añadió el subtítulo de Diario Republicano y se encargó de su dirección a Pablo Troyano Moraga, presidente a la sazón de la Diputación Provincial cordobesa, aunque gran parte de la responsabilidad del periódico gravitaba sobre el periodista y también poeta Eduardo Baro Castillo.


El último cambio

El 18 de julio de 1936 cuando se está preparando una nueva edición, la entrada de los guardias en la sede del periódico, suspende violentamente la música de fondo de las linotipias. La Voz queda incautada y su director es conducido a su domicilio bajo arresto domiciliario. Al día siguiente La Voz no acude a su cita habitual ni por la mañana ni por la tarde. Todo el personal, a excepción del director, permanece en sus puestos de trabajo.

La publicación no se reanudará hasta el día 25. La Voz, todavía subtitulado, con el cinismo propio del momento, como Diario Republicano, saluda a los lectores con un texto en portada que se presta a la confusión.

Sus nuevos propietarios, Falange de Córdoba, ordenan escribir, más que un texto de portada, un pasquín firmado por:

¡Viva el Ejército salvador! en el que dan a entender que todavía sigue siendo un periódico que “representa a un partido republicano de orden y tiene acreditada su personalidad al lado de la legalidad y la justicia…”

Evidentemente La Voz había cambiado otra vez de amo. Y esta vez de forma violenta. No había sido conseguido por la vía de la subasta como lo consiguieron los Cruz Conde, ni como un producto en rebajas como lo lograron los republicanos radicales. Esta vez, como diría el ilustre Rafael Castejón, había sido sencillamente un robo.

Según declaraciones, recogidas por Sebastián Cuevas el 1 de diciembre de 1982 en su columna La Tecla de periódico La Voz de Córdoba, efectuadas por Rafael Castejón y Martínez de Arizala, responsable tras la marcha de Eloy Vaquero del Partido Republicano Radical:

Una noche, después del alzamiento militar, confiesa D. Rafael, entraron en el periódico a mano armada, se llevaron a su director Pablo Troyano, al poeta Alvariño, discípulo y amigo de García Lorca y a otro tipógrafo y los fusilaron . Se incautaron el periódico y las instalaciones. Nos dejaron una letra de 65.000 pesetas que quedaba pendiente a Cruz Conde que fuimos descontando como pudimos del Banco de Bilbao. Le cambiaron el nombre le pusieron Azul y luego Córdoba. A los tres años nos dijeron que querían legitimar el atraco a mano armada. Y ¡que íbamos a hacer!, a cambio del resto de la deuda y sin indemnización, la incautación se legitimó.

Todavía con la popular cabecera, sobrevive La Voz los primeros meses de la guerra como órgano de propaganda de Falange. Pero más empobrecido. Cada día deja de ser menos voz para ser más propiamente Azul.

El 27 de septiembre ningún redactor de la plantilla que queda en La Voz se atreve a escribir una gacetilla sobre la muerte de su director Pablo Troyano Moraga. Contaba 47 años cuando Don Bruno decidió acabar con la vida del insigne periodista cordobés.

El 2 de octubre de 1936 salió el primer número de Azul.

Los subtítulos del periódico

Tuvo diferentes subtítulos:

  • A partir del Año VIII, n. 2906 (1 oct. 1927) subtít.: diario republicano
  • A partir del Año VIII, n. 2906(edición de la tarde) (1 oct. 1927) subtít.: diario gráfico de información
  • A partir del Año X, n. 3709 (edición de la tarde) (9 nov. 1929) subtít.: diario de información
  • A partir del Año X, n. 3728 (edición de la tarde) (28 nov. 1929) subtít.: diario gráfico de información
  • A partir del Año XII, n. 4130 (1 jun. 1931) subtít.: diario republicano
  • A partir del Año XVII, n. 5443 (21 ag. 1936) subtít.: diario gráfico de Córdoba


Dirección y redactores del periódico

Entre sus directores figuraron:

Ramiro Roses Llácer, Joaquín García Hidalgo, Julio Fernández Costa “Julifer”, Eduardo López de Rosas, Pablo Troyano Moraga y Dámaso Alonso y Mayorga.

Contó entre sus colaboradores con:

Alejandro Lerroux, Diego Martínez Barrios, Rafael Sánchez Guerra, Roberto Castrovido, Rafael Guerra del Río, Sigfrido Blasco, Antonio Gil Muñiz, Lorenzo Valenzuela, Rafael Castejón, Eloy Vaquero, Manuel Ruiz Maya, Antonio Jaén Morente, Joaquín de Pablo.

Enlaces externos

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.3/5 (8 votos)