Rafael González de la Fuente

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Rafael Gónzález de la Fuente

Rafael González de la Fuente


Nace en 1901, ferroviario, llegó a ostentar el cargo de Presidente del Sindicato de Ferroviarios de UGT en Córdoba en las décadas de 1920 y 1930. Persona de grandes dotes sindicalistas y de gran prestigio entre sus compañeros.

A raíz de los acontecimientos del 18 de julio fue detenido el 23 de octubre al estar incluido en una lista de proscritos realizada por directivos de la compañía de Ferrocarriles Andaluces, la cual, fue entregada al Jefe de Orden Público Don Bruno, que sin demora llevó afecto la consabida saca entre los obreros de cualquier turno.

Comentaba como testimonio uno de los hijos de Rafael González lo siguiente:

"Mi madre recurrió a un familiar cercano que era policía para intentar salvarlo, la respuesta de éste fue la siguiente".
“Yo no doy la cara ni por mi.... ni por nadie; el que se haya metido en política, que se las averigüe el solito.”


Fue fusilado del 26 de octubre de 1936 dejando viuda y nueve huérfanos.

La viuda para poder cobrar un fondo para huerfanos ferroviarios fue obligada a firmar su fallecimiento como "muerte natural".

Hay que consignar que el fusilamiento de ferroviarios en Córdoba fue una constante durante el mandato de Don Bruno. Relevos completos eran detenidos y posteriormente llevados a los paredones de los Cementerio de Nuestra Señora de la Salud o al Cementerio de San Rafael para ser asesinados. Esto ocurría cuando se cometía algún acto de sabotaje en las vías, obra de los guerrilleros republicanos, como los famosos “Niños de la Noche”.

La más sonada de estas sacas represivas ocurrió en la madrugada del 5 de febrero de 1937 donde fueron fusilado 25 ferroviarios. Fue de tal magnitud, que muchísimos de los asesinados eran personas poco relevantes, pues no tenían ningún antecedente político o sindical. La cruel represión, hizo que los mismos jefes inductores de anteriores listas depuradoras tuvieran que tomar cartas en el asunto, de forma, que instaron al Jefe de Orden Público y a sus jefes superiores a que dejaran de limpiar, pues temían que se colapsara el tráfico ferroviario por falta de personal cualificado.

El testimonio de un ferroviario que vivió ese día nefasto del 5 de febrero fue el siguiente:

“Estaba de factor prestando servicio en la estación de Torres Cabrera y al parar un máquina proveniente de Córdoba, el fogonero compañero y amigo me dijo: -Me he escapado por los pelos, se han llegado los de Don Bruno a todo el turno".

El factor seguía comentado:

"Me salvé porque estuvieron más de cuarenta y ocho horas sin relevarme, el día 5 debería haber estado en la salida de ese truno. Yo era una persona apolítica, pero eso no era una garantía ni valía para nada, todo fue cuestión de suerte, y a mí me toco el gordo”.

El primer ferroviario víctima de la Guerra Civil en Córdoba, el 26 de julio de 1936, fue Antonio Sánchez García, muerto en circunstancias poco aclaradas en el Cuartel de Artillería, pues según el parte forense fue debido a una “congestión pulmonar”. Un dato curioso es que en ese mismo día muere en el mismo lugar por “coma diabético” el famoso periodista y político Joaquín García Hidalgo. Estas dos muertes coincidentes dan motivos para sospechar que sus fallecimientos pudieron tener otros motivos, como malos tratos.

Igualmente hay que consignar que entre los numerosimos ferroviarios fusilados estaban los concejales socialistas por el Frente Popular en Córdoba Francisco Melgarejo Pérez (17 de agosto de 1936) y José Gil Vilaplana (24 de septiembre de 1936). Los miembros del Consejo Obrero de Ferrocarriles de UGT, Luis Ubeda Carmona (15 de septiembre de 1936) y Plácido Casado Rodríguez (17 de agosto de 1936).


  • Parte del contenido de este artículo proviene del libro Genocidio franquista en Córdoba de Francisco Moreno Gómez.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.25/5

3.3/5 (8 votos)