Don Bruno

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Bruno Ibáñez Gálvez
Bruno Ibáñez "Don Bruno" (1936).png

Guardia Civil

Nacimiento: 1886
Zaragoza
Fallecimiento: 1947
¿Vizacaya?
Destacado: Firmó el asesinato de +2.500 personas en 6 meses.

Jefe de Orden Público
1930

Contexto histórico

Décadas: 1930 -

Bruno Ibáñez Gálvez, más conocido como Don Bruno, fue un sanguinario comisario político que ejerció una cruenta represión en los primeros meses de la Guerra Civil, y que aún pervive en el imaginario colectivo, por ser responsable de la muerte de miles de cordobeses de toda condición.

Primeros años. Militar y Guardia Civil[1]

Bruno Ibáñez Gálvez nace el 6 de octubre de 1886 en la ciudad de Zaragoza. Hijo de militares, recibe una educación militar, aunque su padre muere cuando el tiene 10 años. Ingresa en la Academia Militar de Toledo a los 17 años y al terminar su periodo de instrucción, es destinado finalmente al norte de Marruecos. Tras una intervención en el frente, se desconocen los motivos para su petición de ingreso en la Guardia Civil que se produce en el año 1911.

Es destinado a la provincia de Ciudad Real así como a la provincia de Huelva. Es en la primera donde conoce a su futura mujer, María Luisa Jerez, hija de un terrateniente de Villarrubia del los Ojos, casándose el 3 de agosto de 1914. Es destinado a varias localidades como Ciudad Real, Toledo, Segorbe, Cuenca, Teruel y Madrid. En 1925, Bruno Ibáñez permaneció adscrito a la comandancia de Ciudad Real ya como capitán y siendo el comandante interino de Ciudad Real por enfermedad del primero. Acompañaba siempre a Alfonso XIII en sus cacerías por la provincia.

Durante los años de la II República, Bruno Ibáñez los pasa de servicio aunque consta su solicitud de pasar a supernumerario de la Guardia Cívil, agente inactivo, durante el año 1932 y 1933, dedicándose posiblemente a ser el administrador de los bienes de su suegro en Villarrubia. Sin embargo, en el año 1933 vuelve de nuevo al servicio que le lleva entre otros a Ciudad Real, Huesca Málaga o Teruel. Es el 29 de mayo de 1936 cuando recibe orden del ministro de Gobernación para su traslado forzoso para haberes a la comandancia de Córdoba y para documentación al 18º Tercio. Esta información responde a las dudas manifestadas por parte del historiador Francisco Moreno Gómez sobre su procedencia[2]

Llegada a Córdoba

El autor Asensio Rubio declara que el 18 de julio de 1936, cuando estalla el levantamiento militar, se encontraba alojado en el Hotel España y Francia ya que esperaba un inminente traslado de vuelta a Ciudad Real. Sin embargo, aguardó en el hotel en espera de cómo se desarrollaban los hechos, estuvo sin hacer visajes, pues no se presentó de inmediato a las autoridades, a pesar de estar requeridos todos los militares jubilados o en activo. Ante la amenaza de denuncia de un compañero suyo, Evaristo Peñalver Romo, se presenta ante las autoridades militares. Queipo de Llano le nombró, junto con Cascajo, jefe de la comandancia de Córdoba el 28 de julio y siendo Luis Zurdo jefe de Orden Público de la ciudad. Al día siguiente, también le nombra el mando accidental del 18º Tercio a Bruno Ibáñez.

En semanas posteriores, concretamente el 22 de septiembre de 1936, fue nombrado, por el General Queipo de Llano, como Jefe de Orden Público, sustituyendo en el cargo a Luis Zurdo, otro destacado represor. Ascendió a teniente coronel el 29 de enero de 1937 por los servicios prestados al nuevo régimen, ostentando desde ese día el cargo de de Córdoba hasta el de 5 de marzo de 1937. Es la época padecida por la población cordobesa que se conoce como el "Terror de Don Bruno".

Al tomar posesión de su cargo hizo méritos, arrestando de inmediato a 109 personas a partir de las listas que le presentaban terratenientes y eclesiásticos. A diario se producían ejecuciones en el cementerio y en las carreteras que salían de la ciudad. Aparecían jornaleros fusilados en los caminos o entre los olivos.

Uno de los casos más sangrante fue hacer fusilar a un camarero del Hotel España Francia, testigo del retraimiento y de los comentarios poco ejemplares de este miembro de Benemérita en los primeros días de la sedición.

Su destitución fue en parte debida a su voracidad con los acaudalados cordobeses a los que exigía aportaciones cuantiosas. Viendo éstos que el coronel Ciriaco Cascajo Ruiz no tomaba parte en el asunto se desplazaron dos representantes de la oligarquía a Salamanca para entrevistarse con Franco, quien manifestó sorpresa por las depredaciones que ocurrían en Córdoba, ordenando su sustitución inmediata.

Es significativo el hecho de fueran muy pocas personas las que le despidieron en la estación, entre ellas, uno de sus fieles seguidores el sacerdote Alfonso Hidalgo Real. Los pocos que le dieron el adiós hicieron elogios hacia él en razón a sus servicios prestados contra los insurgentes al nuevo régimen. Don Bruno les contestó: “No me corresponde a mí ningún mérito, pues me limitaba a firmar las listas que me ponían delante”.

Se ve que su trabajo represor surtió efecto, llegando a ser nombrado en mayo de 1937 para desempeñar un cargo similar en Logroño. Posteriomente fue destinado León tal y como atestigua su ascenso a Coronel en el año 1944[3]. Fallece en el año 1947 fruto de una hemiplejia.

Testimonios

Don Bruno mataba sin ton ni son; en la plaza de toros había un mercado permanente donde los moros vendían el producto de sus rapiñas: máquinas de coser, radios, sillas....Nadie se sntía seguro, y en el Círculo Mercantil se comentaba burlonamente los gestos y contorsiones de los fusilados. Con las siguientes referencias concretas no será difícil reconstruir la situación... (...)el Conde de Cañete de las Torres, contertulio de Don Bruno y amigo y cliente mío, me contó lo siguiente:
Me enteré de que me habían llevado en un camión a mi amigo Juan para fusilarlo y que el camión estaba en el Alcázar Viejo para recoger varios rojos con igual destino. Salí disparado y alcancé el camión. Ordené que bajaran a Juan. El guardia se negó: "No puede ser, don Antonio. Llevo 18 y tengo que entregar 18. Entonces cogí a un hombre que pasaba por allí. Lo metí a la fuerza en el camión y tiré de Juan. "Ya tienes los 18", le dije al guardia. Me quedé con Juan y el camión prosiguió su marcha"[4]
  • Un importante industrial siderometalúrgico de la ciudad se quejó diciéndole: " O deja las detenciones entre mis obreros o me obligará a cerrar la empresa, pues entre los que usted se lleva y los que huyen por miedo a la sierra, es imposible siguir la fabricación de material de guerra".
  • Existe la creencia de que la razón por la que se le destinó a otro lugar fueron sus "intolerables" exhibiciones adúlteras. [5].

Recuerdos

¡Qué cantidad de recuerdos y de detalles me trajo el leer ese funesto nombre! Cuantas y cuantas noches escuchando los relatos de mis padres sobre ese ser. ¿Para qué decir más?
Tan solo veo que no se relataba. al menos así nos lo contaban, que las andas de plata sobre las que va la Virgen de los Dolores fueron elaboradas por orden del tristemente célebre Don Bruno. Supongo que la colecta de esa plata le sería muy fácil. Mejor no comentar más. ¿O sí?
Don Bruno estaba en todo, tanto, que fue el impulsor de la Cabalgata de Reyes Magos (Córdoba) del año 1937, lo testimonian las siguientes frases recogidas en el periódico Azul con fecha 6 de enero de 1937; dice lo siguiente:
No hemos de terminar estas líneas informativas sobre el grandísimo acto de la Cabalgata, sin felicitar a los organizadores.....y de una forma especial al jefe de Orden Público, don Bruno Ibañéz, que este año ha sido el principal promotor de la misma, hasta el punto que le dedicó especial atención, delegando a su ayudante señor Galisteo en la organización....e inspección personal de los últimos detalles.
El alcalde Francisco de la Cruz Ceballos, tras su encarcelamiento y al llegar a su casa, gravemente enfermo, afirmó: "Don Bruno me ha matado". Fué bajo mandato de este alcalde cuando se instauró "el concurso de patios".

Bandos, Proclamas y Reconocimientos

Enlace Interno

Referencias

  1. ASENSIO RUBIO, F. Bruno Ibáñez de oficial de infantería a represor. © UNED. Espacio, Tiempo y Forma Serie V, Historia Contemporánea, t. 24, 2012
  2. MORENO GÓMEZ, F. 1936. El genocidio franquista de Córdoba. Página 561. Editorial Crítica. 2008
  3. Mandos en la Guerra Civil. Artículo de ABC. 6 de febrero de 1944
  4. Cita de MORENO GÓMEZ, F. en 1936. El genocidio franquista de Córdoba. Página 561. Editorial Crítica. 2008, recogiendo datos de la autobiografía del jurista Francisco Poyatos López
  5. Casa del Olivo. Carlos Castilla del Pino; Página 46



Predecesor:
José Marín Alcázar

(Militar)

Gobernadores Civiles en la zona nacional
1937

(Militar)

Sucesor:
Eduardo Valera Valverde

(Militar)

Principales editores del artículo

Hay 2 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

3.3/5 (8 votos)