Alfonso XI de Castilla

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

El rey Alfonso XI de Castilla, llamado «el Justiciero» (Salamanca, 13 de agosto de 1311 - Gibraltar, 26 de marzo de 1350) fue rey de Castilla,​ bisnieto de Alfonso X «el Sabio».

Muerto su padre, Fernando IV de Castilla en 1312, se desarrollaron multitud de disputas entre varios aspirantes a ostentar la regencia, resueltas en 1313. Los infantes Juan, tío abuelo del rey, y Pedro, tío del rey, formaron regencia, y la tutela la asumieron su madre Constanza, hasta su fallecimiento el 18 de noviembre de 1313, y posteriormente su abuela María de Molina. En 1319, como consecuencia de una campaña militar contra Granada, mueren los mencionados tutores don Juan y don Pedro, quedando María de Molina como única regente hasta su fallecimiento el 1 de julio de 1321.

A partir del fallecimiento de los mencionados tutores en 1319, el infante Felipe —hijo de Sancho IV de Castilla y de María de Molina y hermano por tanto del fallecido infante Pedro— don Juan Manuel —tío segundo del rey por ser nieto de Fernando III— y Juan de Haro «el Tuerto» —hijo del fallecido tutor Juan y tío segundo del rey— dividieron el reino con motivo de sus aspiraciones a la regencia, mientras era saqueado por los moros y nobles levantiscos. Alfonso, una vez declarado mayor de edad en 1325, asumió el trono, consiguiendo durante su reinado el fortalecimiento del poder real, la resolución de los problemas del estrecho de Gibraltar y la conquista de Algeciras.

Falleció en el sitio de Gibraltar víctima de la peste negra, en la noche de 25 al 26 de marzo, jueves y viernes de la Semana Santa de 1350,​ siendo el único rey de Europa (además de la Reina Margarita I de Dinamarca) que murió por este motivo. Su cuerpo fue posteriormente llevado a Sevilla y en 1371 trasladado a la Capilla Real de la Catedral de Córdoba, donde permaneció durante más de trescientos años, en compañía de su padre Fernando IV, también sepultado allí.6​

El 8 de agosto de 1736 fueron trasladados los restos de Fernando IV y Alfonso XI a la Real Colegiata de San Hipólito de dicha ciudad, fundada por Alfonso XI en 1343 en conmemoración de la Batalla del Salado. Los restos mortales de ambos monarcas reposan en sarcófagos de mármol rojo, construidos en 1846.

Córdoba

Anduvo por la calle Cabezas donde otra de sus casas, también de notable valor histórico, por ser la que el rey Alfonso XI dio a su favorita doña Leonor de Guzmán, en la que moró esta señora en alguna de sus estancias en la ciudad, que he ubicado en el número 6 de la referida calle Cabezas, de la que en la actualidad son sus propietarios los señores José López Suárez-Varela.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)