Casa del Pueblo

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Facha de la antigua Casa de Pueblo en el año 2010

Casa del Pueblo de Córdoba


Los gremios obreros de finales del siglo XIX (años 1886 al 1888) se empezaron a reunir la calle Jesús Resucitado, hoy Calle Leiva Aguilar nº 13; a partir del año 1892 se fundó lo que podría llamase el germen del primer Centro Obrero en la Calle Santa Inés en una casa de vecinos que antes fue convento. En 1902 se presenta el reglamento para su legalización de lo que ya sería ya Centro Obrero como tal, cuya sede estuvo en la Calle Ramírez de las Casas Deza nº 18 esquina a la Calle Conde de Torres Cabrera, siendo clausurado el 16 de abril de 1903 con motivo de una huelga general. Nuevamente se reabre el 5 de julio de 1903 Calle Obispo Fitero nº 1, desplazándose definitivamente en 1904 a la Plaza de Jerónimo Páez nº 12, lugar donde se reunirán las Sociedades Obreras incipientes, teniendo como principal protagonista  la Sociedad de los Albañiles. Su objetico era tener un lugar donde poder planificar sus actividades e implantar un mínimo de orden burocrático. Este Centro llegó incluso a contar con una Escuela Obrera. No existía una afiliación política determinada, aunque participaban las Sociedades Obreras de corte socialista como la UGT o la Agrupación Socialista de Córdoba.

El 24 de junio de 1911 se funda Centro Obrero en la Calle Santa Marta nº 6 donde participan las Sociedades Obreras de los Albañiles, Carpinteros, Canteros, Metalúrgicos, Pintores, Agricultores, Panaderos, Zapateros, Ferroviarios, Ebanistas, Oficios y Profesiones Varias, más la Agrupación Socialista; fuera quedaron los Camareros, Tipógrafos, Orífices y Engastadores y Dependientes de Comercio. La Escuela Obrera tuvo como director a Eloy Vaquero Cantillo.

El Centro Obrero se regía por un Reglamento de Régimen Interior y estaba a su frente una Comisión que se reunía todas las semanas tratando sobre los asuntos relacionados para la buena marcha del Centro. La sede de la calle de Santa Marta fue escenario de numerosos actos. Al crecer en número de obreros en las Sociedades fue necesario buscar un nuevo local más acorde con los nuevos tiempos propiciados por las reivindicaciones obreras. Motivado por esta circunstancia el 1 de mayo de 1916 se puso la primera piedra de lo que ya se llamaba en otras poblaciones la Casa del Pueblo. El edificio estaba ubicado en la Plaza Alhóndiga y la fachada posterior daba la ribera o Ronda de Isasa. Se trataba de una obra de gran dimensión social digna y apropiada para las Sociedades Obreras. Así definía la prensa del momento este acontecimiento:

“ La Casa del Pueblo es un terreno neutral, sin imponerles criterios políticos ninguno y para que puedan desarrollar dentro de la organización sus capacidades económicas, mutualistas, artísticas, de cooperación, etc.”

El desarrollo de las obras duró años, inagurándose el 19 de enero de 1930.  Tuvo por arquitecto al socialista Francisco Azorín Izquierdo. Constaba de dos pisos para 11 Sociedades Obreras, biblioteca, servicio de bar, librería y salón de reuniones. El impulsor principal de tan magna obra fue el ugetista Juan Palomino Olaya, nombrado presidente de la Casa del Pueblo. En la inauguración estuvo presente Fernando de los Ríos y Saborit, leyéndose numerosos telégramas de adhesión, entre ellos, el del doctor Marañón. Concluyó la jornada con un concierto del Centro Filarmónico.

En los años de la II República tuvo una actividad esplendorosa, como indicación de la misma se celebró la reunión donde se proclamó como alcalde de Córdoba a Manuel Sánchez Badajoz por parte de los representantes de los partidos que participaron en la candidatura por el Frente Popular.

A consecuencias del levantamiento militar del 18 de julio en es misma noche la Casa del Pueblo fue incendiada por grupos de fanáticos adictos  al golpe, quedando clausurada e incautado el inmueble y los pocos enseres que se salvaron del incendio.  Muchísimos de sus moradores fueron fusilados por los sublevados, como fue el caso de su tesorero Vicente Díaz García o el secretario provincial de UGT Antonio Moreno Alamillos. Con el silencio que se produjo a consecuencia de la  represión franquista, las generaciones posteriores a las que vivieron aquellos acontecimientos, no tenían conocimiento en que lugar estuvo ubicada y de su historia.

Con la llegada de la democracia se reabrió nuevamente la Casa del Pueblo primero en la Calle Juan de Mena, paradoja de la vida, donde residió don Antonio Jaén Morente, posteriormente en la Calle de los Omeyas y Calle Marbella hasta principios de 2010 que es traslada a la Avenida Agrupación Córdoba antigua Carretera de Almadén.

Galería de Imágenes

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.9/5 (8 votos)