Federico Ferrando

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Federico Ferrando fue un rico propietario cordobés. Su familia había adquirido varias fincas en la capital, entre ellas, una conocida como «Alto Paso», en la sierra cordobesa. En julio de 1856 fue objeto del primer secuestro que se recuerda en la capital cordobesa. Tras los primeros días de secuestro, fue asesinado. La historia aparece recogida en el libro «Crónica negra de la historia de Córdoba. Antología del crimen», del exmagistrado de la Audiencia Provincial de Córdoba Antonio Puebla Povedano y del comadante de artillería en la reserva José Cruz Gutiérrez.[1]

Secuestro y muerte

El 23 de julio de 1856, un grupo de empleados de Federico Ferrando apresa por la espalda a su víctima mientras estaba en su casa haciendo unas cuentas. Tras vendarle los ojos, le hicieron recorrer la sierra durante toda la noche para despistarlo. Cerca del arroyo de Valdefuentes, se pararon y obligaron al señor Ferrando a escribir una carta a su familia en la que le exigía la entrega de ocho mil duros a cambio de la vida del secuestrado. El rescate fue pagado, pero los criminales no cumplieron su trato y siguieron remitiendo misivas y recibiendo dinero.

Lo asesinaron a sangre fría, pero siguieron exigiendo el pago de más dinero a la familia del fallecido. No obstante, fueron descubiertos por la policía. El Diario Oficial relata así los sucesos:

De Córdoba escriben que al fin ha podido ser hallado el cadáver de D. Federico Ferrando/asesinado cruelmente después de haber desaparecido de la ciudad, y por cuyo rescate pedían sus asesinos una gruesa suma". Constituidas en el sitio del Arroyo de Val de las Puentes "en Sierra-Morena, las personas convocadas por el Tribunal de Justicia, se practicó un escrupuloso reconocimiento dando el resultado que se deseaba. El cadáver estaba á media vara de profundidad, envuelto en un capote/con los ojos vendados. Tenía todas las señales que revelaban que había sido bárbaramente estrangulado ; también tenía una herida en el corazón. Fué en el acto reconocida la identidad de la persona por los circunstantes. En el bolsillo izquierdo del chaleco se le encontró una sortija de oro con una trenza de pelo y con dos iniciales de brillantes , que eran las de la señora madre de Ferrando también se le encontró un pañuelo con las iniciales de este, y otros varios objetos. Asistieron a la triste ceremonia los reos Diego del Rosal y Cristóbal Hidalgo, presos por la Guardia civil junto á Fernan-Nunez en el acto de recibir el dinero que las m andaba, y Diego Toribio, preso por el Sr Comisario de vigilancia de aquelia ciudad. Solo falta que un ejemplar castigo desagravie a la sociedad, alarmada con este inicuo crimen.[2]



Instrucción de la causa

Con fecha 22 de agosto de 1857 aparece en el BOE que ha sido elevada ya a plenario la célebre causa instruida contra los asesinos de D. Federico Ferrando, y se han presentado contra los reos las acusaciones de la señora viuda de aquel y la del Promotor fiscal del Juzgado. He aquí las penas pedidas y los nombres de los defensores de los acusados:

contra Diego del Rosal, la pena capital. Procurador, D. Ambrosio Crespo y abogado el excelentísimo Sr. Marqués de Cabriñana.
Contra Cristóbal Hidalgo, pena capital. Procurador, D. José Monserrate y abogado el Sr. D. Rafael Barroso y Lora. ::Contra Diego Toribio, pena capital el acusador privado, y ía inmediata el ministerio público. Procurador, D. Miguel Valero y abogado el Sr. D. Rafael García Lovera.
Contra Juan Carmona, cadena perpetua y argolla. Procurador D. Rafael de Ramos y abogado el Sr. D. Ignacio García Lovera.
Contra José Ojeda, cadena perpetua por el acusador privado y 10 años de presidio por el Promotor fiscal. Procurador, D. Rafael Martínez Hidalgo, y abogado el Sr. D. Rafael Pineda y Alba.
Contra Lorenzo Francisco Jiménez, alias La Breva, la absolución de la instancia. Procurador, D. Mariano Ferrer, y abogado el Sr. D. Ángel de Torres. La causa está de manifiesto en la Escribanía por término de nueve días desde las cinco de la mañana hasta las siete de la tarde.

Condena

Los secuestradores fueron condenados a cadena perpetua (dos de ellos) y el resto, a 20 años de cárcel, pena que cumplieron en el Alcázar de los Reyes Cristianos, presidio cordobés hasta la Guerra Civil.

Referencias

  1. El primer secuestro de Córdoba, en el diario ABC, 20 de abril de 2015.
  2. Parte no oficial. De Córdoba escriben haber hallado el cadáver de D. Federico Ferrando, asesinado después de haber desaparecido, entre otras, en el Boletín Oficial del Estado, 23 de abril de 1957.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)