José Alfaro

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Manifiesto de José Alfaro (1823).png

José Alfaro fue corregidor de Córdoba en 1823. Coronel del Ejército español, fue nombrado corregidor de la ciudad de Córdoba tras los sucesos de 1823. Terminado el Trienio Liberal con la ayuda de Francia y los Cien Mil Hijos de San Luis, Alfaro recupera el cargo de Corregidor de la provincia.

Alfaro era militar de carrera desde el año 1794, en que accedió al cargo de subteniente.[1] Más adelante, participa en las campañas de Francia, las guerras de Portugal y, por fin, en la Guerra de la Independencia. Alcanzó el grado de coronel y en febrero de 1818 fue nombrado Corregidor de Antequera. En 1820 le sorprende en Antequera el alzamiento de Rafael del Riego el 1 de enero de 1820. Es cesado como corregidor de Antequera ("separado del Corregimiento por efecto de la revolución por los enemigos del Altar y el Trono" -dirá Alfaro en su descargo) y marcha a Madrid. Tras un paréntesis revolucionario de 3 años y "restablecido el sistema de la lealtad y evacuada esta provincia por los revolucionarios se dignó S. A. nombrarme muy luego Corregidor de Córdoba". Fue corregidor de la ciudad de Córdoba como realista en el año 1823, aunque su cargo duró poco, debido a las enemistades que tuvo.

Alfaro recuerda en su opúsculo, fechado el 19 de octubre de 1823, "la multitud de presos que había en las cárceles y depósitos a mi entrada en Córdoba", y dice que se puso al servicio del duque de Angulema y de la Regencia del Reino para resolver los numerosos pleitos y liberar a detenidos injustamente. Al final hace mención de los Sucesos del 28 de septiembre de 1823, en que se vio acompañado de "personas que detesto; pero que me eran entonces desconocidas".


Predecesor:
Juan Nepomuceno Prats
Alcalde de Córdoba
1823
Sucesor:
Antonio V. de Levariñas



Referencias

  1. Manifiesto que hace de su conducta pública el Coronel de los Ejércitos Don José Alfaro, Corregidor y Justicia Mayor de esta ciudad de Córdoba, condecorado con la lis de Francia y otras cruces de honor, con motivo de las desagradables ocurrencias en que se ha pretendido mancilla su bien merecida reputación. Imprenta Real, 19 de octubre de 1823.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.4/5 (8 votos)