Guerra de la Independencia

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Engranajes

Uno o más cordobapedistas están trabajando actualmente en extender este artículo.

Es posible que, a causa de ello, haya lagunas de contenido o deficiencias de formato. Por favor, antes de realizar correcciones mayores o reescrituras, contacta con ellos en su página de usuario o la página de discusión del artículo para poder coordinar la redacción.


Introducción

La Guerra de la Independencia española fue un conflicto armado que convulsionó la Península Ibérica entre 1808 y 1814 y que opuso a España y los aliados Portugal y Reino Unido contra el Primer Imperio Francés, como consecuencia de la política expansionista de Napoleón I, enmarcada en el contexto europeo más general de las Guerras Napoleónicas y la crisis de la monarquía española de Carlos IV.

El conflicto estalló tras las maniobras de ocupación furtiva de importantes ciudades españolas por las tropas de Napoleón, siguiendo un plan de apoyo a la invasión conjunta de Portugal, acordada en el Tratado de Fontainebleau y de secreto derrocamiento del rey, que provocaron en todo el país un levantamiento espontáneo y popular conocido como el Dos de mayo de 1808. La consecutiva guerra se caracterizó por el original fenómeno de las acciones conjuntas de guerrilleros y ejércitos regulares aliados dirigidos por Wellington que provocaron el desgaste de las fuerzas bonapartistas y su progresivo repliegue hasta las fronteras pirenaicas. La posterior invasión del territorio francés, provocó la abdicación de Napoleón y la derrota definitiva en la batalla de Toulouse del 10 de abril de 1814.

La carga de los mamelucos en Madrid


El conflicto permitió el surgimiento del sentimiento nacional, aunque dividió a la sociedad enfrentando a patriotas y la élite de los afrancesados. La guerra dañó gravemente la estructura industrial y devastó la agricultura, provocando el retraso posterior en la modernización de las economías peninsulares.

En el plano político, se aceleró el proceso de emancipación de las colonias de América que accederían a la independencia tras la Guerra de Independencia Hispanoamericana, mientras que la reinstauración de la dinastía borbónica y el reforzamiento de la Iglesia Católica abrió en España una era de luchas civiles entre absolutistas y liberales hasta la segunda mitad del siglo XIX.

Guerra de la Independencia en Córdoba

Preparativos bélicos y Batalla de Alcolea (mayo de 1808)

Las primeras noticias sobre el levantamiento de las tropas francesas presentes en el centro y norte de España llegan a la ciudad el día 7 de mayo de 1808[1]. La primera reacción fue la de adhesión total al rey Fernando VII tal y como ocurría en todos los puntos de España. El corregidor, secundado por todo el ayuntamiento publican un manifiesto:

"Córdoba, llena de patriotismo, de lealtad, de espíritu y valor y animada del más acendrado amor a sus soberanos, está y estará siempre pronta y resuelta a defender hasta derramar su sangre en cualquier evento necesario"

Dada la situación de preocupación en la ciudad tras recibir las noticias, se conforma una Junta de Tranquilidad formada por prohombres de la sociedad cordobesa así como una Junta de Gobieno compuesta entre otras por el corregidor Agustín Guajardo Fajardo, los Marqueses de la Puebla de los Infantes y de Lendinez, el marqués de Benamejí, Alonso Tauste, Antonio Bartolomé Tassara y el militar Pedro Agustín de Echevarri. En esta primera reunión, se decide otorgar el mando al militar Echevarri, vasco destinado en Andalucía por aquel entonces para hacer frente a los bandoleros, y crear el Ejército de vanguardia de Andalucía.

Mientras tanto el ejército del General Dupont, general francés encargado de acudir en rescate de la Armada francesa bloqueda por los británicos, entra en Andalucía. Después de saquear Andújar el día 2 de junio, se dirigen hacia Córdoba con un ejército compuesto por 7.500 infantes, 3.000 caballos y 24 piezas de artillería, encontrándose con el ejército de Echeverri en Alcolea, donde se produce la conocida como Batalla del Puente de Alcolea

El ejército de Echeverri, con una fuerza de 3.000 soldados, algunos paisanos, así como 12 cañones, rechazan en una primera instancia a los franceses, aunque estos rápidamente se hacen con la batalla debido a la superioridad numérica y material de los franceses[2]


Saqueo de Córdoba (junio de 1808)

Tras la batalla, el general Dupont entra en la capital por Puerta Nueva y se dedica a saquear la ciudad durante nueve días. Parece ser que el saqueo se produjo como consecuencia o tuvo como excusa un tiro fallido que realizó el juez de paz de la Santa Hermandad Pedro Moreno desde la actual calle Alfonso XII. Durante estos días se saquea la ciudad: iglesias, conventos, casas,... robando todo tipo de carros, vehículos, caballos, dinero, entre otros...[3].

Además, el ejército francés se ensañó especialmente en conventos femeninos donde se produjeron numerosas violaciones, saqueos de las imágenes, robos de dinero (como en el Palacio de Viana, donde se apoderaron de 80.000 reales[4]) y otros desmanes.

Preparativos y batalla de Bailén (julio de 1808)

Tras el saqueo de Córdoba las tropas imperiales abandonan la ciudad el día 16 de junio tras conocer la capitulación de la Armada francesa en la bahía de Cádiz, así como de la formación del ejército de Andalucía comandado por el General Castaños, que con el apoyo de tropas del general Reding, se dirigía hacia el valle del Guadalquivir. Siete días más tarde, el General Castaños hace entrada en Córdoba donde comienza a preparar la batalla que le enfrentará al Ejército Imperial en los días siguientes. Córdoba se convierte en base de la guarnición militar del sur de España, uniéndose a este nuevo ejército, los restos del ejército que había batallado en Alcolea, unas semanas antes.

El día 19 de julio se produce la esperada batalla, la conocida como Batalla de Bailén, donde por primera vez, el ejército imperial sufre una derrota, debida entre otras, al espectacular botín que el General Dupont llevó en su batalla. La llegada de la noticia a Córdoba hizo que la ciudad se lanzara a celebraciones que duraron más de tres días con repique de campanas para anunciar la noticia. Este fue el comunicado enviado por el Cuartel General del Ejército español situado en Andújar a la Junta de Córdoba y recibido el día 20 de julio a las 3 y media de la madrugada[5]

Excelentísimo Señor: En este momento, que son las seis de la tarde, acabamos de saber por nuestro General Reding, y Lapeña, que han sido batidos Ice enemigos y pedido Capitulación; a este afecto han enbiado un oficial, al que categóricamente se le ha respondido no se le admite más Capitulación que entregarse prisioneros con los honores de la Guerra, y sin permitirles más que una balija de su uso a los oficiales. Creemos será admitida la proposición,pues se hallan puestos entre eos fuegos, y a una hora de Baylen por la fuga que hicieron de esta Ciudad a la una de la noche de este dia. Esta noticia me ha parecido comunicarla a V. E. por lo pausible y lisonjera que ha de serle a esa Suprema Junta.
Dios guarde a V. E, muchos años --Cuartel General de Andújar 19 de Julio de 1808.
Excelentísimo, Señor. Por mandado de S. E. el señor Conde de Tilli, Mariano Cortés. Secretario. Excelentísimo Señor Presidente y Vocales de la Suprema Junta de Córdoba. Lo qual se manda publicar de orden de esta Suprema Junta, y que se continuarán los avisos subcesivos.—Córdoba 20 de Julio de 1808.—Por acuerdo de la Junta, Antonio Bartolomé Tasara, Vocal prim. Sec.—Mariano Barroso, sec. seg.

El Ayuntamiento y otras instituciones de la ciudad hicieron llegar al General Castaños, un recordatorio para que devolvieran el botín incautado a sus legítimos dueños, a lo cual el general respondió, que sólo se devolverían “los vasos, ornamentos sagrados y cuanto perteneciese al culto” en cumplimiento de las leyes de la guerra. El día 29 de julio, el General Castaños hace entrada en la ciudad por la propia Puerta Nueva siendo recibido de una manera triunfal por toda la ciudad.

Contienda militar y ocupación de Córdoba (1810-1811)

Tras la derrota de los franceses, la ciudad de prepara para luchar en el conflicto. Con esta finalidad, el 8 de enero de 1809 nace en Córdoba el periódico Correo Político y Militar de Córdoba y se crea una fábrica de armas a lo largo de 1809. Sin embargo, y tras la derrota en la batalla de Ocaña del 19 de noviembre de 1809, el cansancio generalizado de la población cordobesa así como la superioridad francesa posibilitan que, el 23 de enero de 1810 y tras un fácil avance por Andalucía, las tropas francesas bajo las órdenes del general Víctor tomen la ciudad de Córdoba.

Tres días después llega a la ciudad el hermano de Napoléon, nombrado por este rey de España, José I. El recibimiento que se le dispensa en la ciudad es totalmente diferente al de hace un año y medio, ya que reciben al rey de España en las puertas de la ciudad, en el Ayuntamiento y en la Catedral el obispo Pedro Antonio de Trevilla con un Te Deum,

La provincia de Córdoba es el marco para diferentes enfrentamientos entre el ejército imperial y las tropas españolas. El 8 de septiembre de 1810, las tropas españolas, al mando del general zamorano Pablo Morillo, arrebatan a los franceses el municipio de Fuente Obejuna, que al día siguiente recupera de nuevo el ejército imperial al mando del comandante Bom.

El 11 de septiembre se produce una revuelta popular en Rute generada por los vecinos del municipio contra los invasores franceses y que fue apaciguada por el gobernador de Córdoba, el Barón de Saint-Pol, al mando de varias columnas francesas.

El 15 de septiembre de 1811, tropas francesas se apoderan rápidamente de Lucena sin resistencia de la población.

Fin de la Guerra (1812)

El día 4 de septiembre de 1812 las tropas francesas dejan la ciudad de Córdoba, haciéndolo el día 5 de otras localidades cordobesas como Montalbán de Córdoba junto a los vecinos que colaboraron con ellos durante la ocupación, prendiendo fuego a la casa consistorial y quemando el archivo municipal.

El 18 y 19 de septiembre se produce una corrida en conmemoración de la proclamación de la Constitución de 1812.

Córdoba, bajo administración afrancesada

La ciudad de Córdoba, al igual que en otros puntos de España, se divide entre los llamados afrancesados y los tradicionalistas o defensores del Antiguo Régimen. Los primeros ven, gracias a la llegada de los franceses, la posibilidad de expandir el Ilustrismo que se venía fraguando en España en el último cuarto de siglo XVIII y primeros años del siglo XIX, y de poder romper con un régimen que había llevado a la sociedad española a una penuria económica. Los segundos por su parte veían en los franceses el aniquilamiento del Antiguo Régimen y de las tradiciones históricas de Córdoba. Puede decirse que el paso de los franceses por la ciudad de Córdoba tuvo impacto apreciable en años sucesivos.

Por una parte, la creación del primer plano que se tiene de la ciudad registrado, el conocido como Mapa de los franceses que ha servido en gran medida para poder estudiar la trama urbanística de Córdoba del siglo XIX y anteriores

También es destacable, la aportación francesa al concepto de higiene en la ciudad, al proponer cementerios en el extrarradio de las ciudades, creando así una separación real, fuera de las ciudades. Para ello, quiso aprovechar los cementerios provisionales, que ya existían (Cementerio de la Salud, Cementerio de San Cayetano y Cementerio de San Sebastián) y poder remodelarlos. Sólo pudieron hacerlo finalmente con el Cementerio de la Salud, el cual incluso, no llegó a ser terminado hasta 1833. En línea con estas políticas de higiene, el propio ayuntamiento de la ciudad, ordenó la limpieza de casas diarias para luchar contra las epidemias; organizó el servicio de basura e intentó conferir el primer alumbrado a la ciudad.

Asímismo quisieron embellecer la ciudad realizando paseos extramuros de las ciudades. Aprovechando el Paseo de la Victoria, se amplía hacia el norte, creando los que se conocen hoy en día como los Jardines de la Agricultura, esto por haber sido el sitio donde se encontraba la haza y casa tejar conocido como la Agricultra.[6]

1810

1811

Personajes cordobeses en la Guerra de la Independencia

Entradas relacioandas

Referencias

  1. La contemporaneidad se abre con la invasión francesa. Luis Palacios Bañuelos. Córdoba Capital, Volumen 1. Página 296. Caja de Ahorros de Córdoba.
  2. Batalla del Puente de Alcolea. Tomo IV Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa Calpe, página 316. Edición 1958
  3. «El saqueo de Córdoba tuvo mucho que ver con la batalla de Bailén». Entrevista a Francisco Bocero en ABC Córdoba. 15 de noviembre de 2007
  4. Bocero novela la batalla de Bailén en ´La derrota´. Artículo en Diario Córdoba del 16 de noviembre de 2007
  5. ORTÍ BELMONTE, M.. Córdoba durante la guerra de la Independencia (1808-1813). Boletín de la Real Academia de Córdoba número 16. Página 125. Disponible en Internet
  6. Cristina Martín López. Transformación urbanística de Córdoba. Geografía, Volumen 3. Córdoba Capital
  7. Cristina Martín López. Transformación urbanística de Córdoba. Geografía, Volumen 3. Córdoba Capital

Enlaces externos

Principales editores del artículo

Hay 2 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente3.17/5

3.2/5 (12 votos)