José de la Torre y del Cerro

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
José de la Torre y del Cerro
José de la Torre y del Cerro

Biografía

Nace en Córdoba el 27 de abril en 1876, toda su vida estuvo dedicada a la investigación al ser archivero bibliotecario de profesión.

Cursó estudios de archivero Bibliotecario y Arqueología así como la licenciatura en Historia en la Escuela Superior de Diplomacia de la Universidad Central de Madrid, ingresando por oposición en el cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos en el año 1904. Fue destinado en el Museo Arqueológico Nacional, en el Archivos General de Indias de Sevilla, llegado nuevamente a Córdoba en 1909, como jefe del Archivo de la Biblioteca Pública Provincial y la del Instituto Nacional de Enseñanza Media llamado hoy Luis de Góngora. Por un tiempo dirigió de una forma interina el Museo Arqueológico de Córdoba y desde 1914 se hace cargo por encargo de los Notarios del Archivo de Protocolos.

José de la Torre durante sus cincuenta y cinco años de su vida profesional y después de jubilado el año 1946 continuó su labor, con el mismo tensón y entusiasmo al leer e investigativa en temas históricos de personajes cordobeses que tuvieron repercusión en el mundo que vivieron, como fueron Gonzalo Fernández de Córdoba (El Gran Capitán), el Inca Garcilaso de la Vega, el conquistador Gonzalo Ximénez de Quesada y profundizar las raíces cordobesas de Miguel de Cervantes.

En su larga vida de trabajo y estudio de investigación lo dedicó exclusivamente en facilitar el conocimiento de la historia de Córdoba y su provincia en los más raros documentos del los fondos archivados. Se puede decir y le honra el ser uno de los personajes que le han dedicado más horas a este trabajo. Pues esta tarea agotadora y paciente la iba realizando año tras año, al rellenar innumerables y transcendentes fichas para historia de centenares de cordobeses ilustres.

Su aportación a la vida de Cervantes fue decisiva. A él se le debe el conocimiento de la ascendencia cordobesa del autor de la magna obra del Quijote. Investigadores cervantinos como Francisco Rodríguez Marín y Luis Astrana Marín hicieron mención a José de la Torre en su importantes obras, pues éstos le estaban agradecidos por su generosidad, ya que les ofreció sus investigaciones documentales que había reunido para la utilización en los trabajos que ellos realizaban.

También fue de vital importancia los datos descubiertos acerca de los conquistadores cordobeses en América, pasando datos a escritores americanos que le valieron el reconocimiento, homenajes y honores por parte de diversas Repúblicas del Nuevo Continente. Por estos trabajos llegó a ser invitado a un Congreso de historiadores en Lima en agradecimiento por sus importantes descubrimientos. En cuyos actos recibió fervorosos tributos de admiración.

Su vida paso de una forma modesta impregnada de sinceridad callada, pudo aspirar a puesto más elevados y los rechazó, pues era una persona que amaba su trabajo por encima de cual cualquier tentación que le separara del mismo. Fue un auténtico sabio que por su sencillez apenas era conocido por la generalidad de sus conciudadanos.

Muere modestamente y casi en silencio el 16 de abril de 1959 en la ciudad que le vio nacer.


Testimonios

A los 83 años de edad, a rendido su tributo a la muerte, unos de los hombres más ilustres de Córdoba, don José la Torre y del Cerro, en quien se aunaban las más bellas cualidades que pueden exaltar al ser humano, las sabiduría y la modestia; porque nada hay tan bello, como poseer los dones más preciados y no alardear de su posesión, sino hacerlo llegar a los demás con humildad y difundirlos generosamente.
Don José de la Torre, pertenecía a esa generación de esforzados trabajadores intelectuales en que la idea de lucro tenía una aceptación despectiva; su inmensa labor investigadora colmaría hoy de riquezas a los que llevan en el espíritu el moho del materialismo que corroe la vida actual. Él no pensó, no quiso ganar dinero con un trabajo de tan alto valor como el por él realizado; era un romántico de la sabiduría, se había enamorado de las letras y con fervor de enamorado las cultivaba, llegando en esa labor a alcanzar los más altos honores, la más preciadas y gloriosas recompensas, en su tierra madre de la que ostentaba el títulos de “Hijo Benemérito” y en el extranjero, donde su nombre era garantía insuperable para los investigadores; sobre todo en América.


  • José Tudela del Museo de América en Madrid decía de José de la Torre :
Ha demostrado su abnegado y amor a Córdoba y su provincia, al renunciar este insigne cordobés a otras actividades profesionales más cómodas y lucrativas, esquivando cargos y actividades que pudieran distraerle de su amoroso y voluntario servicio al conocimiento de su amada cuidad natal. Pero tal interés por su patria menor no fue un obstáculo y nunca puso límites a los conocimientos encaminados a engrandecer y perfilar las biografías de las más señeras figuras de la Historia de España.


  • En abril de 1961 en el Diario Córdoba en sesión “Postal del Día” se refería al docto investigador con estas letras:
En el segundo aniversario de la muerte donJosé de la Torre y del Cerro, le recordamos por ser el que descubrió en una tarea paciente de muchos años en nuestros archivos que Cervantes llevaba sangre cordobesa y que sus padres y otros familiares no sólo residieron en nuestra ciudad, sino que algunos de ellos están enterrados en Córdoba.


Títulos y reconocimientos

  • Académico de la Real Academia de Córdoba en el año 1922.
  • Académico de la Real Academia de Historia de Madrid.
  • Académico de Buenas Letras de Barcelona.
  • Reconocimiento del Archaologisches Institut des Deutschen Reiches de Berlín.
  • Reconocimiento de la Academia Chilena de la Historia.
  • Reconocimiento de la Academia Colombiana de la Historia.
  • Reconocimiento del Instituto Peruano de Investigación Geneológicas.
  • El Ayuntamiento de Córdoba el nombró en el año 1950 Cordobés Benemérito:
  • Medalla de Plata de la ciudad de Bogotá (1948).
  • Encomienda de la Orden del Sol del Perú (1950).
  • Encomienda de Alfonso X el Sabio (1951).
  • La Corporación cordobesa en el año 1986 acordó dar su nombre a una calle de la ciudad e igualmente fue aceptado su nombre por el colegio C.E.I.P. José de la Torre y del Cerro.


Imágenes

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.50/5

3.5/5 (8 votos)