Luis Fernández de Córdoba y Arce

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Los gobernadores de Chile Luis Fernández de Córdoba y Arce, Francisco López de Zúñiga, marqués de Baides, y Francisco Laso de la Vega, según la obra del padre Ovalle

Luis Fernández de Córdoba y Arce; marino y militar español que se desempañó como gobernador de Chile entre mayo de 1625 y diciembre de 1629.

Primeros años

De condición social noble -señor de El Carpio- y miembro de una influyente familia, Luis Fernández de Córdova y Arce logró hacer carrera militar llegando al puesto de general de la Armada de Filipinas. Tras esta designación fue ocupado, por su tío el virrey del Perú, Diego Fernández de Córdoba, marqués de Guadalcázar, como general de la plaza y presidio de El Callao. Una de los máyores destinaciones navales en el Pacífico español.

Designación

Cuando el marqués de Guadalcázar , se enteró de la muerte del gobernador de Chile, Pedro Osores de Ulloa, decidió sustituir al gobernador interino, designado por el propio Osores durante su agonía, Francisco de Alava y Nureña. Se debe consignar que Alava y Nureña era cuñado del fallecido Osores. Para reemplazarlo el virrey designó como interino a su sobrino, esperando que tuviera ocasión de lucir su ciencia militar en la Guerra de Arauco, y que así fuera confirmado en el puesto por el rey Felipe III de España.

Gobierno

A su llegada a Chile, el gobernador se encontró con que la situación más urgente eran las frecuentes incursiones del cacique mapuche Butapichún. Para contenerlas dividió la frontera con los en dos distritos; uno bajo el mando de su primo Alonso de Córdoba i Figueroa, y otro regentado por el sargento mayor Juan Fernández Rebolledo. A cada uno de estos jefes entregó un nutrido escuadrón, para que como fuerza móvil pudiera usarse en perseguir a Butapichún.

Pese a que estas medidas, y lograr algunos golpes afortunados contra los indígenas, los malones de Butapichún continuaron.

Sugirió al rey, sin mayor éxito, el traslado de la Real Audiencia de Chile desde Santiago a Concepción.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.4/5 (8 votos)