Palacio de Torres Cabrera

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
PalacioTorresCabrera01.jpg

El Palacio de Torres Cabrera se encuentra en la calle a la cual da nombre, calle Conde de Torres Cabrera, nº 19.

La casa palacio de los condes de Torres Cabrera, se alzó en el siglo XVII[1] y fue reedificado en el año 1847 siendo residencia oficial del Conde de Torres Cabrera. Durante esta etapa y tal y como cuenta Ramírez de Arellano en Paseos por Córdoba se alojaron los señores duques de Montpensier la primera vez que vinieron a Córdoba, recibiendo corte y siendo muy obsequiados por el señor conde viudo, don Federico Martel y Bernuy, que en más de una ocasión dio muestras de gran desprendimiento y caballerosidad. Otro de los personajes que vimos una vez hospedados en sus casas fue el señor don Ramón María Narváez, duque de Valencia, quien desde uno de los balcones presenció el desfile de la Milicia Nacional, que en uno de los días de su estancia en Córdoba efectuó una gran parada[2]. Asímismo Alfonso XII también se alojó en el mismo en su venida a Córdoba.

En el año 1935 el inmueble es arrendado por parte de los Hermanos Maristas a la por entonces propietaria, Pilar Menéndez Valdés para instalar el Colegio Cervantes en este inmueble. En noviembre del año 1940, la propietaria vende el palacio a Rafael Cruz Conde, el cual da de plazo hasta el 25 de julio de 1942 para la salida de los alumnos y Hermanos Maristas, cuestión que se produce en ese plazo. Desde entonces la propietaria del palacio es la familia Cruz Conde.

Se conoce su puesta a la venta en mayo de 2017.


Descripción del edificio [3]

Palacio de Torres Cabrera (2017)

El Palacio del Conde de Torres Cabrera, situado en una extensa manzana del casco histórico de Córdoba, presenta la fachada principal abierta a un jardín, que fue anteriormente patio de entrada de carruajes, cerrado por una reja de fundición con zócalo de traza geométrica y barrotes con terminación de lanza.

La fachada, de dos plantas de altura, en la que juega la bicromía del fondo de almagra sobre el que resaltan los motivos ornamentales en ocre, se estructura en dos cuerpos salientes que enmarcan otro central, retranqueado, con una terraza. En el cuerpo central se halla un pórtico adintelado ordenado por pares de columnas que dividen en tres el espacio de acceso. Los cuerpos salientes poseen en la planta baja sendos vanos de arcos rebajados enmarcados por dobles pilastras avitoladas. En la planta alta, los ventanales se ennoblecen por frisos y pilastras corintias cajeadas.

Traspasado el pórtico se abren tres huecos de medio punto, mayor el central, con rejas que, una vez franqueadas, sitúan en un vestíbulo abierto al patio principal por dos arcos de medio punto apoyados en el centro en cuatro columnas.

El patio, de planta rectangular, cuyo centro ocupa una fuente octogonal, está rodeado por galerías en dos plantas. En la planta baja las galerías se conforman por arcos de medio punto con rosca de ladrillo sobre esbeltas columnas toscanas de piedra blanca con plintos de piedra oscura. Esas arquerías se encuentran actualmente cegadas y presentan incorporados fragmentos de mosaico romano. Sobre dicha arquería corre, dividiendo las plantas, una cornisa de ladrillo de la que cuelgan placas en las enjutas de los arcos. En la planta alta los vanos son adintelados, se enmarcan por molduras acodadas y se separan por pilastras de ladrillo. Una cornisa denticulada corre bajo el tejado.

En el ángulo suroeste se encuentra la escalera. Consta de dos tramos de gran anchura con peldaños y pasamanos de mármol negro con incrustaciones de mármoles blanco y rosado que forman elementos decorativos geométricos. En la meseta intermedia hay una gruesa pilastra con remate bulboso en mármol rosado y en el desembarque superior dos arcos rebajados que apoyan en el centro en cuatro columnitas blancas con entablamento y pedestal en mármol negro. El intradós y el frente de esos dos arcos se decora con yeserías y un medallón con una escena del Arcángel San Rafael. La escalera se cubre con una cúpula sobre pechinas divi dida por ocho fajas de yeserías con motivos de rocallas que también decoran las pechinas.

En el ala este se sitúan las dependencias más nobles destacando el llamado «salón del trono», que ofrece una decoración de mediados del siglo XIX con chimenea de mármol, marcos y molduras de yesería, espejos y pinturas de tema floral.La delimitación del inmueble, objeto de inscripción específica como Monumento en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, del Palacio del Conde de Torres Cabrera no incluye la casa de nueva construcción, con fachada al jardín de entrada, levantada en el lugar que ocuparon las antiguas cuadras.

Referencias

  1. PRIMO JURADO, JUAN JOSÉ. 75 años de historia del Colegio Cervantes. Capítulo. El Colegio Cervantes del Palacio de Torres Cabrera (1935 - 1942)
  2. RAMÍREZ DE ARELLANO, TEODOMIRO. Paseos por Córdoba. Barrio del Salvador y Santo Domingo de Silos
  3. BOJA. Boletín número 74 de 21 de Abril de 2003. Accesibe en Internet

Localización

{{{descripción}}}

Principales editores del artículo

Hay algun otro contribuyente a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente2.60/5

2.6/5 (10 votos)