Peña El Limón

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Emblema Peña El Limón
EL LIMON


Año de fundación: 1934. Refundaciones en el años 1945- 1974 y en 1993 con el nombre de "Peña Cultural "El Limón".

Número socios fundadores: 12

Presidente fundador: Ramón Medina Ortega. Presidente actual Rafael Sánchez Ruz

Domicilio social: Calle Montero (Casa Pancho) barrio de San Agustín. Actualmente en San Agustín nº 4.

Actividades: Rondalla; Peroles; Excursiones; Romerías; Feria de Mayo; Intercambio de actividades con otras Peñas.

Premios: Romerias; Caseta de Feria.

Reconocimientos: Potro de Oro a título póstumo en su presidente y maestro Ramón Medina Ortega.

Personajes: A parte de su presidente pieza fundamental de esta Peña del Limón, había socios que la hacían exaltar como: Rafael Martín, primera guitarra; José Miguel, primer laud; Fernando Guzmán, barítono primero; Antonio Lozano, tenor primero. Tenían como presidentes de honoríficos a Baldomero Moreno Espino y a Benjamín Barrionuevo. Hay que resaltar a la persona de Pepe Molina, alma en la refundación de esta Peña, pues supo permanecer fiel a su maestro y con el repertorio de éste y el suyo propio dirigió como director al grupo hasta su muerte acaecida en el año 1998.


Comentario: Su principal actividad fue y es el tocar en rondalla las canciones de su maestro por las calles y plazas de Córdoba, en las que exaltan todo lo cordobés. Los hombres visten con estimo clásico al llevar sombrero de ala ancha y capa con traje negro. Las mujeres llevan mantones de Manila. Todo este conjunto de voces, instrumentos y vestimentas dan un auténtico toque de casticismo cordobés añorado por muchos, que es dificil de imitar por las nuevas generaciones.

Fue costumbre entre los miembros de esta Peña las fiestas camperas con el clásico "perol" en lugares de la sierra cordobesa como: Los Arenales, Los Velascos, Castripicón; La Trinidad etc.

Testimonios

Escribió Manuel Medina González sobre la Peña el Limón lo siguiente, en su libro Coplas al aire de Córdoba.


  • Se hizo famosa la “Peña del Limón”, por el espíritu de sus componentes, a la que insufló soplos de vida el maestro Ramón Medina, en hombre que sabía componer música y coral de amigos que aliviaron la monotonía local con bonitas y típicas canciones que relataban las tradiciones y costumbres cordobesas.


Fui a la Peña del Limón
y aprendí a beber bien
y el valor que tiene el son.


En cuatro copas de vino
tengo yo la solución
contra la fuerza del sino.


Al fondo de la taberna
encontré a la “Soleá”
de las verdades eternas.


Enlace externo


Galería Histórica

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.3/5 (8 votos)