Santo Domingo de Henares

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Santo Domingo de Henares

Santo Domingo de Henares, misionero natural de Baena, donde nació el 19 de diciembre de 1766.

Domingo Henares tomó muy joven el hábito dominico en el convento de Santa Cruz la Real de Granada, y sin acabar sus estudios pidió su traslado a tierra de misiones, siendo destinado a la provincia del Rosario, en Extremo Oriente, donde concluyó su formación en el colegio Santo Tomás de Manila, ordenándose sacerdote y pasando seguidamente a ejercer su apostolado en Tonkín, hoy Vietnam. En 1798 fue designado provicario provincial, poco después vicario apostólico en Tonkín Oriental, y por fin, obispo en 1802.

Poseía conocimientos de medicina y astronomía, ciencias muy apreciadas en Oriente, lo que le valió el respeto de las clases altas de la sociedad de aquellas tierras. Lejos de engreírse, puso sus conocimientos y la bondad de su carácter al servicio de todos, en especial de los más humildes, siendo llamado el Padre de los Pobres. Su entrega llegaba hasta el punto de que en las horas de descanso se ocupaba de remendar vestidos que luego repartía entre los necesitados.

La llegada al poder del tirano Minh-Manh endureció la situación de los misioneros católicos, que fueron duramente perseguidos, viéndose obligados a esconderse a fin de salvar la vida. El obispo Henares no fue una excepción, teniendo que vivir oculto durante el día y atendiendo a sus fieles durante la noche.

Aunque siempre había aspirado a conseguir algún día la gloria del martirio, sabía que su vida era necesaria para mantener viva la fe de su grey, por lo que no rehusó escapar en más de una ocasión en que fuera detenido. Al fin, en junio de 1838 fue apresado, condenado a muerte y decapitado pocos días después, junto con otros compañeros misioneros. Su cabeza fue expuesta al público y luego arrojada al río, donde fue encontrada por unos pescadores cristianos, y enterrada con el resto del cuerpo.

En premio a sus grandes méritos, el 19 de junio de 1840 fue beatificado por el papa Gregorio XVI, y el mismo día del año 1988, Juan Pablo II lo elevaba a los altares.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente1.80/5

1.8/5 (5 votos)