Agustín Fragero Serrano

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Agustín Fragero Serrano
Agustín Fragero Serrano


Nace en Córdoba el 4 de octubre de 1867, fue un prestigioso óptico que tuvo el negocio en la calle Gondomar. Los escaparates de dicho establecimiento eran llamativos por la forma barroca de sus adornos, donde se exhibían paisajes típicos de Córdoba, ante los cuales detenían sus miradas los viandantes que transitaban tan comercial calle.

Pero donde se distingue Agustín Fragero es por la popularidad alcanzada, por su extraordinario ingenio, por su exquisita sensibilidad artística, por su cordialidad y por ser un amante de todo lo que era su patria chica, brindándose como guía a las numerosas personalidades y artistas que la visitaban.

Tenía un sentido atrayente y ameno del humor dando un toque optimista a la vida. Por sus labios salían frases agudas llenas de ironía elegante; exquisito y cordial en sus modales y en sus costumbres, pulcro y atildado en su atuendo, a quien todos los cordobeses admiraban saludándolo con respeto y simpatía.

Agustín Fragero era un enamorado del arte en general, pero especialmente del arte teatral. Y más que enamorado tenía vocación y aptitudes singulares para subir a un escenario. Amigo de las grandes figuras del teatro, que cuando pasaban por Córdoba iban a visitarlo departiendo tertulia en el café La Perla o en el casino Círculo Mercantil. En dichas tertulias concurrían personajes sobresalientes de la vida local, escuchando su amena charla, salpicada de agudeza y de gracia chispeante.

Medio siglo de asistencia asidua a los teatros le avalaban como un hombre fuera de lo común por su experiencia en esta cultura artística. Ya cargado de años con un cuerpo y espíritu ágil no faltaba puntualmente a cuantas representaciones teatrales y artísticas se daban.

De las muchas anécdotas vividas por Agustín Fragero se expone la siguiente como símbolo de su popularidad. En cierta ocasión recibió una carta de Granada sin más dirección en el sobre que "Córdoba" con los siguientes versos.

Cartero diligente
oye mi ruego
a un amigo del alma
de gran salero
lleva esta carta.


Es un buen comerciante
que vende gafas.
De fijo lo conoces
es muy simpático
y además de las gafas
vende prismáticos.

No hay que decir que el cartero conoció perfectamente a quien iba dirigida. Dicha misiva era enviada por el artista Genaro Guillot con quien Agustín le unía una gran amistad.


Fue el progenitor del también famoso, popular y castizo cordobés José Fragero Pozuelo llamado el Caballero de las Estrellas.

Muere en Córdoba el 26 de marzo de 1943. A su entierro vinieron numerosos artistas de toda España, entre ellos el famoso Ramper.


Testimonios

  • Con motivo de la muerte de Agustín Fragero el Diario Córdoba le dedicó un artículo, recogiendose algunos fragmentos del mismo.


Con Agustín Fragero quedó cerrada una época inolvidable de la historia de Córdoba, con su desfile de personajes en el que el casticismo y fervor a la tierra eran sus mejores ejecutorias. El popular óptico de la calle Gondomar, a pesar de sus años, no perdió su humor.... Queremos rendir a su memoria este homenaje de sentimiento por su ausencia. D. Agustín Fragero, caballero ejemplar, figura señera de la aristocracia espiritual de nuestra Córdoba y uno de los ingenios más singulares de estos tiempos, pervive en el corazón de cuantos le conocimos y siempre se le recordará con admiración y respeto.


  • El académico Antonio Losada Campos, escribió sobre Agustín Fragero en el artículo titulado "Mis paseos con Pío Baroja".


Agustín Fragero, el viejo óptico establecido de antiguo en la calle Gondomar, mitad científico, mitad inglés, noctámbulo empedernido, soñador y cordobés cien por cien, sabedor de todas las viejas consejas cordobesas y conocedor de todos los rincones y así como el mejor introductor en la ciudad de escritores y artistas. Fue quizá el mejor amigo de D. Pio Baroja y tal vez debiera al mismo muchas de las notas que le sirvieron para hacer las felices descripciones del viejo ambiente de la Córdoba de La feria de los discretos.



¡Tiempos del Gran Teatro! La Córdoba noctámbula
escribía su historia en el café “La Perla”
y entre música y versos se hablaba de política...
Don Agustín Fragero contaba sus anécdotas.
¡Tiempos del Gran Teatro! Ramper, Castex, la Imperio.
Marcos Redondo...y tantos que pisaron su escena
y del arte divino dejaron en sus tablas
con la voz del recuerdo las luces de sus huellas.

Galería de Imágenes

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.22/5

2.2/5 (9 votos)