Barrio del Matadero Viejo

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Barrio del Matadero (1862)
El Barrio del Matadero Viejo estaba situado extramuros de la ciudad de Córdoba, cubriendo el entorno de la Torre de la Malmuerta, Campo de la Merced y las vías del ferrocarril. Llamado así por el matadero existente en aquella zona, su denominación se perdió tras la destrucción de éste.

Estaba formado por las calles

Su gran remodelación comienza en agosto del año 1958, cuando el Ayuntamiento presidido por Antonio Cruz Conde, da luz verde al proyecto de reforma interior del proyecto para la conexión de la Avenida de América con la Avenida de Obispo Pérez Muñoz. Sin embargo, la reforma completa del barrio no se lleva hasta los años 70 del siglo XX.


{{{descripción}}}

Barrio del Matadero Viejo[1]

...nos ocuparemos de los cinco grupos o manzanas de casas conocidas por el barrio del Matadero, todas correspondientes a Santa Marina, como lo es la acera que hay desde la Puerta del Rincón hasta la ya citada torre de la Malmuerta.

Las calles que allí se encuentran son las de Feria, por un mercado de ganado que en aquel lugar se hacía; la del Molino, por uno de aceite; la del Tranco, por su estrechura; la Alta, por estar en terreno más elevado; un sitio que llaman las Cuatro Esquinas, por cruzarse dos calles, y la plazuela de la torre de la Malmuerta, de Moreno o de la Cruz, por una de hierro que tiene en su centro, y a la que en sus días celebraban aquellos vecinos.

Las casas de este barrio están, casi en su totalidad, habitadas por vendedores de carnes frescas, dependientes del Matadero, y algunos tratantes en reses. De aquí que casi todos los toreros cordobeses han nacido en este punto y han aprendido a lidiar en el inmediato Matadero, habiendo algunos muy notables, a pesar de que han carecido de escuela. Entre ellos debemos mencionar a Rafael Bejarano, que llegó a alcanzar gran fama, tanto que sus amigos le cantaban, después de uno de sus triunfos alcanzados en las plazas de Granada y Almadén con Costillares, la siguiente redondilla que ha llegado hasta nosotros: "Arrogante Costillares, / anda, vete al Almadén / para ver matar bien toros / al famoso cordobés". Éste tuvo un hijo llamado como él, Rafael Bejarano, al cual mató un toro de Barbero, en la plaza de Almagro, por los años de 1849.

Francisco González Panchón nació en 1784 y llegó a adquirir tal nombre que lo solicitaban para matar en todas las plazas más importantes, entre ellas la de Madrid. Fernando VII le dio un destino y se retiró del toreo; mas después de la muerte de aquél volvió a la lidia, para sostener su dilatada familia, y murió en 8 de marzo de 1843, de resultas de una cogida que tuvo en la plaza de Hinojosa, en la tarde del 28 de agosto de 1842. Los toros que allí se lidiaron fueron de la ganadería del señor Marqués de Guadalcazar.

Antonio Luque y González, conocido por el Camará, nació el 3 de julio de 1814. Fue uno de los espadas que inauguraron la plaza de toros de Córdoba, por feria de 1846. Mató en otros muchos puntos, y al fin se retiró del toreo, dedicándose a otros negocios, en que fue muy desgraciado. Murió en 11 de octubre de 1859, en un estado harto triste.

José Rodríguez Pepete nació en 11 de diciembre de 1824. Con grandes facultades se dedicó a la lidia de toros y llegó a adquirir un buen nombre, que iba en aumento cuando lo mató un toro de Veraguas en la plaza de Madrid, en la tarde del 20 de abril de 1862. También han nacido en este barrio los actuales espadas Manuel Fuentes Bocanegra y Rafael Molina Lagartijo, a quienes esperan tantos y merecidos aplausos.

Otros muchos toreros pudiéramos citar, hijos de este barrio; mas como el objeto de nuestra obra no es hacer la historia del toreo en Córdoba, nos creemos dispensados de ello por no extender estos apuntes.
  1. RAMÍREZ DE ARELLANO, T.. Disponible en Internet: [1]

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.0/5 (8 votos)