Puerta del Rincón

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Torre de la Puerta del Rincón

La Puerta del Rincón se encontraba justamente al final de la Calle Puerta del Rincón, perviviendo actualmente la Torre de la Puerta del Rincón. La puerta es llamada así por encontrarse en el ángulo formado por la confluencia de dos lienzos de la muralla, el norte y el este. Esta puerta era una de las 6 puertas que tuvo el primer recinto murado de la ciudad, en el siglo III a.C.. Posteriormente, en época almohade se aprovechó este punto para conectar un nuevo lienzo de muralla, el de la Axarquía, con el ya existente.

Fue demolida en el año 1852.

Este entorno ha sido rehabilitado recientemente. En el año 2002, se realizó una intervención arqueológica de urgencia [1].

La Puerta del Rincón según Paseos por Córdoba

Volvamos por el callejón del Adarve, en cuya mediación, frente a la calle de los Marroquíes, hubo hasta 1841 un Ecce Homo con su luz, única que en lo antiguo había en todo aquel trayecto, por cierto bien largo y sospechoso, y salimos a la plazuela de la Puerta del Rincón, llamada así porque la formaban las dos líneas de muralla, o sean, las que vienen desde la torre ya descrita y de la puerta del Osario.
Formaba un hermoso y bien construido arco que no lucía, tanto por su situación como por estar más de la mitad cubierto por un tabique en que habían pintado las armas de Córdoba. A causa de ser una de las más concurridas, por tener fielato de consumos, se pensó en 1852 en sacarla a lo alto de la cuesta que forma a su salida, y con este objeto, en el mes de noviembre de dicho año la derribaron, y así quedó, lo que no ha perjudicado al ornato, porque con las nuevas construcciones del Campo de la Merced se puede aquello considerar como una calle cualquiera.
En 5 de septiembre de 1812, cuando los franceses evacuaron Córdoba, se arrojó una partida de bandidos a esta puerta, y rechazados por cinco soldados y algunos vecinos, quedaron presos cinco de aquéllos, que al día siguiente fueron ejecutados en la plaza de la Corredera.
En este mismo punto han existido dos iglesias. Una ermita, después fielato, fundada a principio del siglo XVIII con el título de Nuestra Señora de la Encarnación por el presbítero don José Ortiz Ursinos, quien dejó de patrono a su sobrino don Fernando de Navas y San Llorente, por lo que los señores de este apellido disponían de ella. En 1760 un vecino le colocó un cuadro de Nuestra Señora de Rivagorza, cuya advocación tomó.
A mediado del presente siglo estaba sin culto y próxima a arruinarse, por lo que su patrono el notario don Fernando de Navas la suprimió, convirtiéndola en fielato, por el que tomaba una buena renta. A los lados del campanario tenía dos esculturas representando la Virgen y San Gabriel, de algún mérito, las que fueron trasladadas al Museo provincial, donde permanecen.

Localización en el plano

Referencias

  • Ficha de la intervención en Web Arqueocórdoba
  • Principales editores del artículo

    Hay algun otro contribuyente a esta página.

    Valora este artículo

    • Actualmente2.11/5

    2.1/5 (9 votos)