Calle Isabel Losa

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar


Situación
Céntrica calle cordobesa que va desde la Puerta del Rincón hasta la calle Santa Isabel.
Barrio
Santa Marina
Otras denominaciones
Chorrillo de Santa Isabel por recibir el agua sobrante de riego del convento de Santa Isabel de los Ángeles.no se conoce
Transporte
Parada de bus: no
Parada de taxi: no
Puntos destacados

Historia

Recibe el nombre de la doctora y monja cordobesa.

La calle según Paseos por Córdoba

Al pie de la torre que fue de Capuchinos nace el agua de San Agustín, y en la plazuela hay ocultos tres pozos, de los que boza una gran cantidad muy mala, que encañada va a la huerta del convento de Santa Isabel de los Ángeles, que sirve de riego, y cuando sobra sale por un caño a la calle que baja hasta la puerta de la iglesia, y que por dicha razón ha llevado el nombre de Chorrillo de Santa Isabel, el que pareciendo disonante, en estos últimos años se lo han cambiado por el de Isabel Losa, sin otro objeto más que el de perpetuar su memoria.
Nació en Córdoba hacia el año 1473, y fue tan estudiosa que alcanzó el título de doctora. Estuvo casada, y cuando enviudó se hizo monja de Santa Clara, viajando por Italia, donde hizo muchas fundaciones piadosas, muriendo en Loreto en el día 5 de marzo de 1546.
'En la casa número 12 de esta calle existe un brocal de pozo, llevado del convento de San Martín, de mármol blanco, y con la siguiente inscripción: Puteal Taddai. Gran importancia han dado muchos escritores a este brocal, que juzgaban haber servido de entrada a las prisiones romanas, donde estuvieron los mártires de Córdoba, si bien algunos, como Pedro Díaz de Rivas, rebajan su importancia hasta el punto de creer que aquélla sólo significaba el nombre del que lo hizo.
Desde la referida plazuela de Guadalcázar se entra en una calle, sin puerta alguna de casa; dícenle callejón del Conde de Priego, y llega a otra plaza entre larga, del mismo nombre, por una gran casa que hace rincón, hoy del marqués de Ontiveros, y fue la principal de aquel título. Es muy capaz y hermosa, reedificada hace pocos años; antes tan abandonada, que hacia 1837 ó 38 trabajó en su extenso y primer patio una compañía ecuestre y gimnástica, entre cuyos artistas figuraban los célebres Paul y Abrillon.
Ocurrió en esta casa una de las escenas más sangrientas que figuran en la historia de Córdoba y de que, tanto en prosa como en verso, se han ocupado muchos escritores, razón que nos hace tomar sólo un apunte.

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.6/5 (8 votos)