Convento de Santa Isabel de los Ángeles

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
ConventoStaIsabeldelosAngeles01.jpg

Convento que se encuentra delimitado por la Calle Isabel Losa, Calle Santa Isabel, así como la Plaza de los Condes de Priego.

Este convento fue fundado en 1491 por Marina de Villaseca. El espacio conventual está constituído por la Iglesia concluída en 1576, mientras que otros edificios del conjunto tales como la Sacristía son obra del Siglo XVII.

Al conjunto conventual se accede a través de un espacio ajardinado, al que abren las portadas de la iglesia y de la sacristía. La iglesia es de planta rectangular con una sola nave. La Capilla Mayor se encuentra separada de la nave por una reja. Esta se encuentra cubierta de relieves, entre los que destaca el realizado por Pedro Roldán con el tema de la Visitación.

Entradas relacionadas

Fundación del Convento de Santa Isabel de los Ángeles, según Paseos por Córdoba

Entre la plazuela de los Condes de Priego y la calle de Isabel Losa existe una manzana que en su totalidad la ocupa el convento de monjas franciscas recoletas titulado Santa Isabel de los Ángeles. Lo fundó en 1489 la señora doña Marina de Villaseca, hija de Alonso Fernández de Villaseca, a quien armó caballero el rey don Fernando IV, y viuda del valiente García de Montemayor. A este objeto dedicó sus propias casas, calle de Valderrama, esquina a la del Sol, hoy parte del convento de Santa Cruz. En ellas vivió la fundadora, acompañada de otras señoras devotas y de su clase, constituyendo sólo un beaterio, si bien sujeto en la observancia a la regla de San Francisco.
De este modo continuaron hasta conseguir del papa Inocencio VIII la primera regla de Santa Clara, según su bula dada en San Pedro de Roma a 6 de enero de 1491. En ella se les concedió a la vez la traslación del monasterio al lugar que hoy ocupa, antigua ermita de la Visitación de la Virgen, la cual, andando el tiempo, quedó en el interior por haberse labrado iglesia nueva a costa, en su mayor parte, de don Luis Gómez de Figueroa, a quien reconocieron el patronato con enterramiento, por escritura otorgada en Córdoba a 13 de octubre de 1585 ante el escribano Diego de Molina.

En aquel panteón se han enterrado muchos señores de la casa de Villaseca, algunos muy notables por sus servicios prestados a los reyes. También fue sepultado en él don Gómez Suárez de Figueroa Córdoba y Villaseca, sentenciado a 80.000 ducados de multa, ocho años de destierro del reino y otras penas, por muerte dada a don Rodrigo Fernández de Cabrera y Figueroa, con cuya hija doña Marina Suárez de Figueroa se casó en segundas nupcias el don Gómez, por concordia que hubo entre las familias.

En el siglo XVII hubo otro don Gómez de Figueroa -de quien tomó nombre la plazuela y calle de las Rejas-, decidido protector de este convento y a la vez de todos los artistas, y muy particularmente de Antonio del Castillo, de quien hicimos mención. Le mandó pintar y pintó un gran cuadro de la Visitación de la Virgen y Santa Isabel para el altar mayor; por cierto que, siendo dicho señor muy caprichoso, le hizo al artista que así como las dos figuras principales se estaban abrazando, figurasen lo mismo San José con San Zacarías y la infinidad de ángeles que formaban la gloria que los rodeaba, resultando, a pesar de toda la maestría de Castillo, una monotonía insoportable. Este cuadro hubo de perderse cuando la invasión de los franceses, pues no está en el convento. El boceto se remitió a la casa de la señora marquesa viuda de Villaseca en Madrid.

Principales editores del artículo

Hay algun otro contribuyente a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente2.89/5

2.9/5 (9 votos)