Familia Sáez, dinastía de costaleros y capataces

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Familia Sáez

Los Sáez formaron parte una dinastía de hombres que dedicaron su tiempo y trabajo a sacar y conducir los paso procesionales de Semana Santa. Todos sintieron con orgullo una devoción desmedida hacia la labor cofrade.

El fundador de dicha dinastía fue Antonio Sáez Pozuelo que comienza con este duro trabajo, pasando posteriormente de una forma ejemplar el testigo sus tres hijos.

Antonio nace en Córdoba en la calle Amparo el 24 de septiembre del año 1905 siendo bautizado en la iglesia del Sagrario, aunque su juventud y madurez la pasó en el antiguo barrio de Santiago.

Desde muy joven, Antonio, desarrolló una gran vocación cofrade comenzando a principios de los años treinta a salir de costalero profesional en los pasos del Huerto, Cristo de Gracia, o de los Dolores. En plena República en el año 1935 y 1936 sale debajo el paso Angustias. Estuvo bajo el mando de viejos capataces, como los Naz que también formaban otra dinastía. Con ellos aprendió el difícil arte de manejar los pasos procesionales alcanzando los conocimientos necesarios para en el año 1939 debutar como capataz en el paso del Descendimiento. Pasó posteriormente a mandar los pasos de Santo Sepulcro, Sentencia, Buena Muerte, Misericordia, Borriquita o la Virgen de la Piedad de la cofradía del Prendimiento.

Siempre tuvo su estilo propio en la forma de conducir los pasos, formó una cuadrilla de 80 costaleros profesionales procedentes de la carga y descarga de las Lonjas Municipales. Estos hombres fornidos en su trabajo diario no necesitan ensayar, ya que en esos tiempos no se cuidaban las formas de procesionar las imágenes, tan sólo se le pedía que lo hicieran de manera digna.

Antonio no sólo procesionaba cofradías de penitencia, también mandaba el paso del Santísimo en la Festividad del Corpus, de gloria como los tronos de La Virgen del Socorro, del Corazón de Jesús o de la Virgen de la Cabeza que salía de la iglesia de Santo Domingo de Silos (Compañía).

Falleció en 20 de agosto de 1974, no sin antes transmitir a su hijos el arte de desfilar pasos por las calles de Córdoba.


Rafael Sáez Gallegos, nace en Córdoba en el barrio de San Pedro el 19 de junio de 1925 en cuya iglesia fue bautizado. Desde su primera juventud tiene la vocación heredada de su padre, ya que a los 17 años empieza como costalero profesional en la Virgen de la Esperanza, en el Huerto, donde sacaría el paso de Cristo junto de su padre. Igualmente iba bajo los pasos de la Sentencia, Prendimiento, Santo Entierro, en el Calvario o en el Cristo de la Buena Muerte.

Como capataz comienza sus primeros pasos en 1946 en la Hermandad del Descendimiento y después en la Buena Muerte al lado de su padre. En 1952 saca el Cristo de la Misericordia cuando desfilaba desde la iglesia de la Magdalena. También procesiona a la Virgen de la Piedad, el Cristo de las Penas, Sentencia y Virgen de la Candelaria de la Hermandad del Huerto. De la misma forma que su padre, manda los pasos de gloria del Sagrado Corazón de Jesús, de la Virgen del Socorro; a la muerte de su padre dirige el paso del Santísimo Sacramento el día del Corpus.


Manuel Sáez Gallegos segundo hijo del fundador de la dinastía, nace el 1 de enero de 1928, en el barrio de Santiago. Al igual que su hermano Rafael, trabajó bajo los pasos del Prendimiento, Sentencia, Calvario y otros. Su padre lo prepara como capataz para mandar el paso del Cristo del Amor, comenzado dicha actuación en el año 1956, saca también a los pasos el Calvario, Descendimiento, y Virgen de las Lágrimas de la Hermandad de la Misericordia. Conjuntamente con su hermano Rafael procesiona el paso de Santísimo Sacramento y el Corazón de Jesús.

Fallece el 19 de agosto de 2003.


Antonio Sáez Gallegos el pequeño de los hermanos, nace el 19 de agosto de 1931 en el barrio de Santiago en cuya parroquia está bautizado. Actúa en diferentes pasos como costalero entre ellos el Prendimiento. Como capataz formado al lado de su padre y hermanos debuta en el año 1952 con veintiún años en el Calvario. En 1960 sacó con su padre al Cristo de la Buena Muerte y en su labor como capataz también procesiona los pasos del Huerto y del Rescatado.


La dinastía Sáez cubrió una etapa histórica en el largo recorrido de la Semana Santa cordobesa. Los amantes al mundo cofrade les siguen recordado de una forma viva, llegado a ser un referente para nuevas familias de capataces.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.3/5 (6 votos)