Martín López de Córdoba

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Martín López de Córdoba

Según algunos nace en Carmona (Sevilla); el canciller del Reino Castilla López de Ayala le da a Córdoba el lugar de nacimiento. Era sobrino carnal de Domingo Muñoz, conquistador de Córdoba y por línea materna nieto de un hermano del infante don Juan Manuel. Su esposa, era sobrina del rey don Alfonso Onceno.

Este noble con humildes puestos regios, es nombrado como válido en los últimos años del reinado de Pedro I de Castilla, llamado el “Justiciero” y para otros el “Cruel”, llegando a ser una de las personalidades más destacadas y con poder de este reino. Su lealtad y nobleza hacia a su rey le llevó a tomar partido por él frente a su hermanastro el futuro Enrique II; esto le trajo funestas consecuencias tras el asesinato de Pedro I.

Resistió en la ciudad de Carmona donde tuvo que capitular fiado en el honor del rey fraticida; pero éste que había aceptado y ratificado las condiciones, falto a su palabra, e hizo sufrir cruentas represalias tanto a él como su familia, llevando la venganza del Trastamara a extremos feroces e inhumanos hacia don Martín. Padeció la vil humillación de ser arrastrado por las calles de Sevilla, cortándoles las manos y los pies hasta llegar a ser quemado vivo en la plaza de San Francisco de la capital Hispalense el 12 de junio de 1371.

Su hija Leonor López de Córdoba quiso que el cadáver de su padre reposase en la Real Iglesia de San Pablo de Córdoba, y según dijo: “esperando la hora de las sentencias definitivas en el día del Juicio Final”. Inscribiendo en su lápida el siguiente epitafio:

“Aquí yace el Maestre don Martín López, a quien de Dios Santo Paraíso. Criado del señor rey don Pedro, el cual murió como noble caballero".

Tuvo los nombramientos de Maestre de la Orden de Calatrava, de Alcántara y Adelantado Mayor del Reino de Murcia y señor de los Alcázares de Carmona.

Córdoba recuerda a tan noble caballero con la calle Martín López en el antiguo barrio del Campo de la Verdad.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.7/5 (6 votos)