Molino de Martos

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar


MolinoMartos-(1).jpg


Molino sito en el Río Guadalquivir, conocidos entre los siglos XIII y XVIII como aceñas, o noria de tiro. El Molino de Martos se encuentra en lo que se conoció como la Parada de San Julián, que tomaba su nombre de la Presa de San Julián, y frente por frente de la Puerta de Martos.


Entre el año 1237 y el 1550, el molino fue una típica aceña medieval formada por dos casas diferentes. Sin embargo, entre los años 1550 y 1555, las aceñas fueron convertidas en un nuevo edificio que es el que se puede admirar actualmente, cambiando el sistema hidraúlico que mantenía, por el conocido como sistema de regolfo (sistema de aprovechamiento hidraúlico, donde los canales para el paso de agua no se sitúan al costado del Molino, sino bajo su suelo). De esta manera se implantaron ocho piedras destinadas a producir una acción mecánica, ampliándose posteriormente a diez. En 1559 el molino se convirtió en batán (máquinas de madera movidas por energía hidraúlica y que situadas en las orillas del río siendo su misión, producir golpeteo de telas por medio de unos mazos o porros).


Remodelación

{{{descripción}}}

En el año 2003, comienzan las obras de rehabilitación del Molino de Martos, según proyecto del arquitecto Juan Navarro Baldeweg realizadas por parte de las empresas Necso Entrecanales Cubiertas y con un importe de 1,3 millones de euros.

Prácticamente finalizada desde el año 2004, no será hasta el 30 de julio de 2006 cuando se inaugure el Museo del Agua, la exposición permanente que alberga en su interior.


Galería


Localización en plano

{{{descripción}}}


Molino de Martos según Paseos por Córdoba

Frente a la calle del Viento se encuentra el molino de Martos, el más importante de los que tiene Córdoba en el Guadalquivir. Entre su bajada y la parte que va a la salida de los Mártires hay un rincón en el cual estuvo abierta la antigua puerta de Martos, llamada así porque por ella entró Álvar Pérez de Castro y demás valerosos cristianos de aquella población que concurrieron con San Fernando a la conquista de Córdoba. Se ha llamado también del Sol, por mirar al este, y de las Siete Menas, por las que tenía la torre cuadrada que estaba en este sitio y de la que seguía un lienzo de muralla hasta el extremo, o sea el ángulo con la puerta de Baeza, en el cual había otra torre denominada de las Siete Esquinas, por ser ochavada, teniendo una de aquéllas adosada al muro. El terremoto de 1755 la dejó tan mal parada que fue preciso derribarla.
El molino de Martos es una gran obra toda de cantería, con diez piedras y unos buenos batanes. Perteneció a la encomienda de Calatrava y fue vendido cuando la primera desamortización. De él arranca el murallón del paseo de la Ribera, en su mayor parte del barrio de San Nicolás de la Ajerquía, que al pasear describiremos. Una losa de mármol azul colocada sobre la puerta falsa del molino, ya inútil por haber subido el terraplén, indica con su inscripción que en el reinado de Carlos IV, siendo presidente el conde de Lerena, comisionado don Juan Antonio de la Torre, contador que era del mayorazgo del patrimonio de Martos, en los años de 1790 y 1791 se reparó la azuda y se sacó de cimiento el tramo de muralla desde el molino a los primeros asientos del paseo de la Ribera, además de otros muchos reparos y reformas realizadas entonces en aquel productivo molino. Hoy es propiedad de los señores Aguados.

Enlaces externos

Principales editores del artículo

Hay 5 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

2.4/5 (9 votos)