Rafael Morales Montes

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
' Rafael Morales Montes'
Rafael Morales copia.jpg

Flamencólogo

Nacimiento: 18 de septiembre de 1936
Córdoba
Fallecimiento: 14 de junio de 2004
Barcelona
Reconocimientos: Libro homenaje en 2001
Destacado: Estudioso y difusor del arte flamenco

Contexto histórico

Décadas: 1970 - 1980 - 1990 - 2000

Rafael Morales Montes

Biografía

Nace en Córdoba el 18 de septiembre de 1936 en el barrio de Santiago, frente a la Iglesia Madre de Dios y muere en Barcelona el 14 de junio de 2004.

Flamencólogo residente en Cataluña desde 1969, donde se dedicó a profundizar en el estudio del arte flamenco y a su difusión de manera incansable.

Amante de su tierra cordobesa a la que siempre volvía, sentía muy dentro y a la que nunca dejaba de aludir.

Persona de un carácter alegre, activo, imaginativo y fiel amigo de sus amigos, querido en todos los ambientes y lugares en que se movió.

"Nací en el castizo barrio de Santiago de la Ciudad de los Califas a los dos meses justos de estallar la fraticida contienda española del 36. Los primeros calostros los mamé al compás de los cañones y bombardeos, entre cartillas de racionamiento, fusilamientos, el olor de los arenques, estraperlos, sabor de pan de higo, rezos e himnos patrios. Crecí en una familia obrera izquierdosa de tres hermanos que no careció nunca de gracejo, ni nunca careció de alegría a pesar de las penurias de tan farragosa época".

Así comenzaba Rafael Morales Montes la historia de su vida durante el homenaje que tan adecuadamente le rindió la Tertulia Flamenca de Badalona en 2001.


En Córdoba

Rafael estudió el bachillerato en el Instituto Góngora, al tiempo que en la Escuela de Artes y Oficios aprendía pintura de los maestros Rafael Díaz Peno, Amadeo Ruiz Olmos, José Duarte y Antonio Povedano. Continuó estudios artísticos y humanísticos pasando por Sevilla y Valencia.

Durante su juventud en su ciudad natal donde dejó grandes amigos, “Rafalete Morales” dio amplias muestras de su entrega y dedicación a los demás, participando en los movimientos de la Juventud de Acción Católica en colaboración, entre otros, con Manolo Arenas, Eduardo Leiva o Ildefonso López, llegando a ser fundador del Club de los Chavales en el Barrio de la Fuensanta con la intención de evitar que los jóvenes se inclinaran hacia costumbres poco recomendables.

Aficionado a la poesía y a la pintura, fue el flamenco el arte que despertó su gran pasión. Durante su juventud ejerció el deporte como árbitro de fútbol entre equipos modestos de categoría regional.

«Para mí, el flamenco era algo tan natural como el aire, si me faltaba me asfixiaba (...) Cuando en mi casa cantar y bailar estaba a flor de piel, yo no podía entender que hubiese mundo sin flamenco ».

Su afición la sintió desde siempre (su madre fue la saetera cordobesa Carolina Montes), pero el gusanillo del cante le apareció en la mili cuando se arrancó a cantar con guitarra junto a sus compañeros. Su padre muy conocido por el sobrenombre "El Pancho" fue el típico personaje popular cordobés en el barrio de Santiago.

Lo mismo ejecutaba una falseta en su guitarra, hacía desplantes en el baile, que se arrancaba con el cante más insospechado. Saetero en la Semana Santa tanto en Córdoba como Sevilla.

En Cataluña

Estudió comercio en Barcelona, instalándose definitivamente en la Ciudad Condal en 1969.

De 1979 a 1989 el “Niño Montes”, como le gustó llamarse en su faceta de semiprofesional del cante, actuó en multitud de ocasiones, como cantaor de atrás en la Compañía de José de la Vega, en galas y festivales por Italia, Francia, Alemania y toda España.

Gran aficionado y esforzado estudioso ejerció como articulista, reportero, entrevistador, pintor, grafista, fotógrafo y sobre todo impulsor del arte flamenco, siendo referente imprescindible de los movimientos andaluces en Cataluña, donde siempre era requerido como asesor, tertuliano, conferenciante o jurado por su indudable y largo prestigio.

Su cordial vitalidad, junto a su alegre y joven espíritu, subrayaban su apertura y entrega de fondo a todos los demás.

Sus contribuciones

El material creado por Rafael, en pintura, dibujos, fotografías, ensayos, conferencias, espectáculos flamencos, libros, discos, etc., constituye una larga lista que habla de su prolijidad y solvencia.

Destacan la exposición fotográfica «Vicente Escudero, 20 años de ausencia», dentro del XXVIII Congreso de Arte Flamenco de Barcelona (2000); los espectáculos «Colmao» (1994), «Noche jonda» (1995) o «Tres ecos perdidos» (2000), entre otros muchos; ha sido contertulio en Radio Besòs, Radio Ciutat de Badalona, Radio Miramar, Radio Gramenet, Radio l’Hospitalet, Onda Cero, Ona Catalunya, etc; jurado de multitud de concursos de copla, cante, baile y guitarra de conciertos.

Escribió textos para libros como «Geografía y origen del Fandango de Huelva», «Flamenç oh!», «Fosforito, el último romántico », «Manuel Ávila, un romántico flamenco», etc.

Publicaba artículos en El Olivo, Fragua, Cobre, Mi Tierra, La Caña, Platero, Barcelona Metrópolis Mediterránea, y en Raíces Andaluzas.

Homenajes

Como testimonio de su labor en pro del flamenco, Ediciones Carena y la Tertulia Flamenca de Badalona con el apoyo y adhesión de gran número de entidades culturales, Generalitat de Catalunya, Diputacio de Barcelona, Junta de Andalucia etc editó el libro homenaje A Rafael Morales Montes que se publicó en 2001.

Galería de Imágenes

Datos Externos

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente3.89/5

3.9/5 (9 votos)