Romería de San Isidro (El Villar)

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Romería de San Isidro
Se trata de uno de eventos más señalados del calendario festivo colono, se celebra en el Paraje Los Arroyones el 15 de Mayo, o el fin de semana más próximo al mismo. Organiza la Comisión de Festejos de El Villar y colaboran los Ayuntamientos de Écija y Fuente Palmera. Del Villar parten todas las carrozas, cada año elaboradas con infraestructuras más sólidas y seguras y mayor número de comodidades, precedidas por la que porta al Santo. La festividad se extiende a lo largo de los dos días que ocupan la celebración del patrón por parte de los participantes.


En los últimos años se ha unido la Hermandad de los romeros de la Cañada de Rabadán, hermandad en auge y que constituye un evento aparte, ya que hacen su camino por diferente itinerario hasta llegar el mediodía del domingo al lugar donde se encuentra el Santo. Con la llegada de la carreta arrastrada por bueyes y de todos los romeros, a caballo, en carruajes o a pie, se produce el homenaje que hace la junta de la hermandad y los bailes qeu le dedican los incansables romeros, después de un largo y pesado camino.[1]

Noche Festiva en Los Arroyones

Como cada año, la romería arranca a las 9,30 de la mañana con una solemne Misa rociera en honor a San Isidro, acto de recogimiento tras el cual la comitiva inicia camino a Los Arroyones, destino de la peregrinación. Antes de la llegada, los romeros realizan una parada en el núcleo de Cañada de Rabadán, donde se reúnen con la Hermandad filial creada en Cañada en 2003. No obstante, ambas hermandades hacen un recorrido distinto hasta Los Arroyones. Las carretas tiradas por bueyes van engalanadas con flores, tal y como se hizo desde el primer año, aunque en las últimas ediciones han ido a más los remolques adornados.
La llegada de Santo tiene lugar sobre las siete de la tarde, hecho que da paso a una noche festiva. El domingo amanece tranquilo y, tras unirse con los romeros de Cañada, se inicia el camino de vuelta.[2]

Historia

Comienzos romería de San Isidro
Foto198.jpg
Comienzos romería de San Isidro
Años 80
Años 80

La romería en honor al Patrón de los labriegos se inició en El Villar en 1952 con la compra de la imagen del Santo, adquisición que se hizo posible gracias a una rifa (cochina cebada) que propició Juan García Castillo, quien estuvo al frente de la Hermandad fundadora (¿1951-1952?) de San Isidro durante once años. Con las 3.749 pesetas de presupuesto se encargó la talla a un imaginero de Pamplona, que finalmente costó 2.472 pesetas, y que se instaló en la capilla del Molino del Carmen.
El 15 de mayo de aquel mismo año 1952 se procedió a la bendición del Santo, nombrado Patrón de los labradores de Écija y de toda la Colonia de Fuente Palmera. En esa histórica jornada se celebró también la primera romería que partió hacia el Cortijo del Villar, lugar donde sólo permaneció aquel año. En aquella ocasión la Hermandad instaló una cantina, en la que se recaudaron 3.370 pesetas, de las que 530 se destinaron al pago de los premios de las carrozas.




Una vez finalizada la primera romería se comenzó a recaudar dinero para construir una iglesia, llegándose incluso a hacer representaciones teatrales benéficas con compañías de aficionados. En enero de 1953 don Laureano Pérez, sacerdote de Fuente Palmera, puso la primera piedra. Se siguieron celebrando rifas, sorteos e incluso partidos de fútbol con el objetivo de recaudar fondos para el templo. Fue tal la rapidez en su construcción que en abril de ese mismo año terminaron las obras.

A partir de ese año la romería tuvo como destino el Chaparral del Invernadero, propiedad de Eloy Martínez Liñán, celebrándose al día siguiente en El Villar una feria de ganado, a la que siguió una fiesta nocturna. Durante los años siguientes la peregrinación gozó de un gran auge, disfrutándose incluso de corridas de toros, de circo y otras atracciones feriales.

La cita festiva se celebró en el Chaparral durante muchos años, hasta que finalmente la finca quedó desmantelada, trasladándose entonces a los Olivos del Corregidor, pasando después a los terrenos municipales de Fuente Palmera de los Arroyones,lugar a donde se continúa peregrinando actualmente. [3] [4]


Ubicación

...la primera romería se celebró en los terrenos de la Estrella. Cuando desmontaron los chaparros, un año cambiamos la romería para ir a los Olivos del Corregidor. Pero aquel no era sitio adecuado y solamente fuimos allí un año. Al siguiente se planteó hacerla en el Cortijo de la Suerte, pero se comprobó que no había sombra y que tampoco reunía condiciones. Por eso se empezó desde entonces a ir a los Arroyones. Es verdad que los primeros años el mal olor era insoportable por la cercanía del centro de Basuras de Diputación. Pero poco a poco la cosa fue mejorando y se fue adecentando el lugar, se construyó la casita muy poco a poco y el lugar para el Santo, La verdad que el sitio está muy bien, pero se está quedando chico porque cada día acuden más carrozas a la romería. Años atrás había concurso de carrozas y se daban premios, de acuerdo con las representaciones que se hacían en la carroza y según lo bien preparada que fuera. Pero ya hace años que se quitó el concurso y ahora las carrozas, como son dos días, (hay una noche de por medio) van preparadas con frigorífico, cocina y muchas comodidades. Ya no se usan los temas de la agricultura y el campo en la decoración de las carrozas, pero la romería sigue siendo un tiempo apropiado para que los agricultores den las gracias por su cosecha...[5]

Miscelánea

  • El 18 de septiembre de 2011 se celebra el 60 aniversario de la primera Romería de San Isidro) con una romería conmemorativa a cargo de la Hermandad de El Villar y que discurre entre la Capilla de El Villar hasta el molino Sotomelero, en recuerdo de aquellas primeras romerías que se celebraban en los chaparros de la Estrella. El santo es portado en una carreta arrastrada por bueyes de la hermandad de San Isidro de Cañada de Rabadán, en condiciones parecidas a las de tiempos antaños.[6]



Programación del evento: ejemplos

Romería 2016

Hermandad El Villar
Sábado 9.00 h.: Misa rociera en honor a San Isidro Labrador en la iglesia de El Villar. Con la actuación del Coro San Isidro Labrador.
10.00 h.: Salida en romería hacia Los Arroyones.
12.00 h.: Rezo del Ángelus.
A la llegada a Fuente Palmera, ofrenda a la patrona, la Purísima Concepción, por parte de Mariló Caro y Mari Castell. Reanudación del camino sin parar a almorzar hasta Los Arroyones.
22.00 h.: Actuación musical del dúo 'Destino'
Domingo mediodía: Recepción a la Hermandad de Romeros de Cañada del Rabadán.
17.00 h.: Salida de regreso hacia El Villar.
El servicio de autobuses tiene el siguiente horario: Regreso a El Villar en la madrugada del sábado al domingo a las 0.00 h., 1.30 h. y 3.30 h. Ida a Los Arroyones el domingo a las 10.00 h., 11.00 h., 12.00 h. y 13.00 h.

Hermandad Romeros Cañada del Rabadán

Itinerario de la Hermandad de Cañada
Sábado 9.00 h.: Salida de las naves de Roviper.
10.00 h.: Misa cantada por el Coro Rociero Amigos de San Isidro.
12.00 h.: Bautismo en el arroyo Las Culebras.
13.00 h.: Llegada al Molino El Mármol para el almuerzo.
20.30 h.: Aproximadamente a esta hora llegada a Fuente Palmera. Ofrenda a la Purísima y traslado a la nave de Matabichos para cenar y hacer noche.
Domingo: Desayuno con churros y salida a las 9.00 hacia La Ventilla.
Paso por La Peñalosa y llegada sobre las dos del mediodía a Los Arroyones para la ofrenda a San Isidro y el encuentro entre las dos hermandades. [7]


Año 2013

El día 11 y 12 de mayo se celebró la tradicional romería. A las 9 de la mañana tuvo lugar la misa oficiada por el párroco don Patricio Ruiz. Los cantos de la misa estuvieron a cargo del Coro Rociero San Isidro Labrador de El Villar. La celebración de la misa estuvo muy concurrida de fieles. Concluida la misa se procedió a besar la reliquia del santo y seguidamente comenzó el desfile de las carrozas. Este año han sido 35 las carrozas participantes. Este año han sido menos que años atrás, y creo que ha sido porque han faltado muchas personas. La novedad de este año ha sido que la visita que ha hecho el Santo a la Iglesia de Fuente Palmera para hacer una ofrenda a la Virgen. La parada para la comida ha sido como cada año y para las cinco de la tarde se reanudó la marcha para los Arroyones. Una vez instaladas las carrozas, dio comienzo la música con la orquesta que estuvo actuando hasta bien entrada la noche. El servicio de autobuses ha permitido este año que muchas personas hayan podido regresar sus casas para descansar regresando a los Arroyones por la mañana del domingo. Hacia mediodía hizo se llegada solemne la hermandad de Cañada del Rabadán con su peculiar originalidad en ese camino alternativo que recorren hasta llegar allí tras pasar la noche en Fuente Palmera. A las seis de la tarde regresaron las carrozas al Villar. Al llegar se dejan en el campo de fútbol y todos va a despedir a San Isidro a la Iglesia con cantos. Los Hermanos mayores se despide como cada año de San Isidro y de la gente que ha participado y vuelven a comer a las carrozas. Margarita Guerrero


Historia de la Romería de San Isidro por Margarita Guerrero Morales

Escritos de Margarita G.M. aparecidos en El Colonial, periódico independiente.

Capítulo 1. De la memoria al papel. La primera Hermandad
Soy Margarita Guerrero Morales y, con idea de publicarla y dejarla fijada para la posteridad, me han pedido que escriba la historia de la Romería de San Isidro labrador, porque todavía no es tan antigua para no poder reconstruirla a través de los recuerdos. En realidad yo ya tenía pensado escribirla para que siempre se sepa cómo empezó la romería que hoy disfrutamos y que cada año se mejora en su espíritu y su organización.
Y nada más empezar este trabajo tengo que pedir que si en algo me equivoco y alguien tiene datos más seguros que me lo rectifique. Porque como ya he dicho todo lo intento reconstruir desde mi memoria. Bien es verdad que mi marido escribió muchas cosas y tenía guardados muchos datos en una carpeta. Pero esa carpeta la dejó con toda la documentación en la Iglesia, pero, no sabemos cómo, desapareció. Por eso mi empeño era también dejarlo por escrito antes de que me traicione la memoria, pues a mis ochenta años no es extraño que empiece a flaquearme y en cualquier momento me pueda fallar.
Este primer capítulo me servirá para recordar los nombres de aquellas primeras personas que componían la Hermandad que puso en marcha el proyecto de Romería.

Años 90

Hermano Mayor, Juan García Castillo
Segundo hermano mayor, José Reyes González
Secretario, Juan Mejía Arena
Vicesecretario, Jesús León Jurado
Tesorero, Salvador de la Rosa Jiménez
Vicetesorero, Rafael de la Rosa Jiménez
Vocales:
Manuel Onetti Fernández
José Moro Ruiz
José Orejuela Rodríguez
Modesto Cobos Román
Antonio Reyes Osuna
Alfonso Fernández Calderón
Desiderio Rodríguez Rodríguez
Juan M. Vázquez García
Y Antonio León Gómez.

Capítulo 2. . La rifa de la cochina cebada y la compra de la imagen del santo
A finales del año 1951, Juan García Castillo pensó poner en marcha un proyecto que él llevaba bastante tiempo soñando. El proyecto tenía por así decirlo dos fines: el primero era construir una iglesia, aunque fuera modesta, en El Villar y el segundo impulsar una fiesta o romería que, dado que El Villar vive casi en exclusiva a la agricultura, se dedicaría a San Isidro patrón de los labradores. Así que, por lo pronto se fue a Écija, pues por entonces El Villar, como el resto de la Colonia, pertenecía a la diócesis de Sevilla. En Écija se puso en contacto con el Arcipreste cuyo nombre no me acuerdo pero al que cariñosamente le decía Pepe y medio porque era muy alto. Pidieron catálogo a varias casas de imaginería y, cuando ya tenían el catálogo se reunió con D. Juan Mejía Arena, maestro nacional que estaba aquí y escogieron el san Isidro que más les gustó. Hicieron el pedido a Pamplona y desembolsaron su precio que fue de 2.472 pesetas. A comienzo del año 1952 se convocó una reunión en la taberna del Catalino a la que acudieron el Alcalde de Fuente Palmera D. Francisco Reyes González, el alcalde de El Villar, Antonio Guerrero Rodríguez, el cura D. Laureano Pérez y numerosos vecinos de El Villar. De esta reunión salió ya la primera Hermandad, de cuyos miembros di cuenta en el capítulo primero de esta breve historia, y se empezó a trabajar para recaudar dinero. Rifaron una cochina cebada. Se vendieron enseguida las papeletas, pero con tan mala suerte que tres días antes del sorteo se murió la cochina. Hubo que comprar otra que se pagó dando cada uno un poquito. Y descontando lo que costó la cochina, quedaron 2.149, 50 pesetas


Capítulo 3. La llegada de la imagen y la bendición del San Isidro
La hermandad hizo muchos hermanos desde los primeros tiempos. Los hermanos pagaban una cuota modesta una vez al año. Pero también se contaba con el sorteo de unos cartones, que por cierto no recuerdo muy bien cómo funcionaban, pero que los premios coincidían con los del sorteo de la ONCE. Estos cartones también dejaban un tanto por ciento de beneficio. Aparte de esto recuerdo que se rifó una bicicleta y que algunos hermanos, unos en bicicleta y otros en bestia iban de casa en casa recavando donativos para la hermandad, llevando siempre vino y aguardiente para convidar a los que visitaban. Cuando a finales del mes de abril llegó la imagen de San Isidro, de cuya compra se dio cuenta en el capítulo anterior, fue llevada a una capilla que había en el molino de El Carmen. En ese mismo lugar fue bendecida el día 3 de mayo la imagen. El acto fue solemne y a él acudieron, aparte de el Cura, naturalmente, el Alcalde de Fuente Palmera y el pedáneo de El Villar, una representación de la Guardia civil y de la policía local de Fuente Palmera, los prsidentes de las hermandades de labradores y ganaderos de Écija y Fuente Palmera, nombrándose a san Isidro en el mismo acto, patrón de los labradores de Fuente Palmera y Écija, hecho que Écija, al parecer ha olvidado. Acudieron además todas las personas que quisieron, poniendo broche de oro al acto una copa de vino y unos aperitivos. Pocos días después pudimos contar con los primeros carteles de San Isidro, y dos tipos de estampas del santo, unas de tamaño grande y otras pequeñas. Estas primeras estampas y carteles se hicieron en una imprenta de Cabra. Hasta que llegó aquel primer día 15 de mayo hubo muchísimo trabajo al tiempo que muchísima ilusión. Las hermandades de labradores dieron un buen donativo en aquella ocasión, y también en años sucesivos. El día 15 de mayo de aquel año 1952, tuvo lugar la primera romería. Pero ese será el tema del siguiente capítulo.


Capítulo 4. La primera Romería. 15 de mayo de 1952
Cuando se acercaba la fecha en que iba a llevarse a cabo la Romería, había mucha ilusión. Parecía algo imposible; pero El Villar, sin luz, sin agua y sin carretera consideraba la Romería como algo muy importante para sus habitantes. Así que llegó el día. En la capilla del Molino del Carmen no cabían tantas personas para la Misa. De manera que se sacó San Isidro a la puerta de la ermita, y, una vez terminada la Santa Misa, partió la Romería. La carroza que llevaba el santo era propiedad de don Eduardo Romero, que tenía el molino en venta. Las dos vacas que tiraban de la carreta se llamaban “Perdigona” y “Princesa” y el carretero fue Juan Vidal Wals, padre de Curro, el que ahora lleva la Hermandad de la Cañada del Rabadán. Estos datos sobre la carreta y de los nombre de los animales y del carretero, los debo a Miguel Franco García, porque yo de estos detalles no me acordaba. Según él, a esta primera romería acudieron sobre 30 carrozas. Detrás del Santo iba una carroza con la banda municipal de Écija. El recorrido era hasta el cortijo de El Villar, propiedad de Juan Ramón Reyes Jiménez, donde la Hermandad había preparado una estancia muy grande: había una cantina donde se vendía de todo; tenían, incluso, barajas de cartas para los mayores. La gente joven bailaba mientras que las mujeres poníamos banderitas hechas por nosotras mismas pidiendo la voluntad. Con unas cosas y otras se sacó muy buen dinero. Así que, en la cantina, se recaudaron 337.005 pesetas y los premios a las carrozas fueron de 530 pesetas. Más tarde hubo una carrera de cintas. Todas las cintas habían sido bordadas por las jóvenes de El Villar.

Capítulo 5. La primera piedra de la ermita.
El día 15 de mayo de 1952, cuando la primera romería tocaba a su fin, ya por la tarde, se formó la comitiva de regreso hacia El Villar y se acordó que la imagen de San Isidro iría a la escuela micro que estaba donde ahora se encuentra el Bar Reyes. Ya desde el día siguiente los hermanos comenzaron a organizar festivales flamencos, a los que concurrían cantaores de Écija, La Carlota y El Villar. De una manera u otra conseguían que todos actuaran gratis, para recaudar todos los fondos posibles para la iglesia que habían acordado construir y dedicar al Santo. De Fuente Carreteros vinieron también para representar una obra de teatro muy buena. Desgraciadamente ya faltan muchas de las personas que trabajaron con tanta ilusión; otras viven, pero prefiero no hacer una lista de nombres, porque es fácil que alguien se quede atrás en la memoria. El hecho es que nos ayudaron mucho. El resultado fue que el día 11 de enero del año siguiente se puso la primera piedra. Con ese motivo se jugó un partido de fútbol entre un equipo de Villar reforzado con algunos jugadores del Écija, el torero Bartolomé Jiménez Torres y el jugador Miguel Adra; el otro equipo era Fuente Palmera, que traía algunos jugadores de La Carlota. Se cobró a dos pesetas la entrada al campo, que se cercó con una soga, y todo el mundo pagó su entrada; nadie se saltó la soga. También rifó la Hermandad una radio de batería y se recogieron muchos donativos. Era admirable la generosidad de la gente, pues en aquellos tiempos en que un hombre ganaba 8 o 10 pesetas, la mayoría de los donativos era de 25 pesetas. La primera piedra la puso el párroco Don Laureano Pérez.


Capítulo 6. Se levanta la ermita para el Santo.
Puesta la primera piedra, se empezó la obra sin apenas dinero, por lo que Juan García y Juan Megía fueron a Sevilla para hablar con el arzobispo y pedirle ayuda. El Obispo no se negó, les dijo que sí, pero que tendrían que aguardar a su turno, y esperar a que les tocara, porque había sesenta y cuatro peticiones delante de la suya. Así que todo tuvo que salir gracias al esfuerzo de la gente del Villar y de muchas personas de los pueblos cercanos que dieron sus donativos. La obra fue dirigida al principio por el maestro Manolo el Cantarero de Écija y toda su parte de madera. La obra la terminaron luego Juan Flores Maestre y su hijo Luis Flores. Para que no se parara la obra se dieron muchos donativos y portes para arrimar la tierra, ya que las tapias se hicieron de tierra, como entonces era costumbre. La puerta de la Ermita se hizo con la viga del Molino Mesa, donada por Emilio Laguna. Por su parte las monjas de Pedro Abad mandaron entre otras cosas, un cáliz y vestimenta para el sacerdote. La Virgen de la Cabeza fue un regalo anónimo; la imagen de la Virgen del Carmen fue donada por Carmen Reyes. También había dos imágenes de la Virgen de Fática, una donada por Valle Castillo y la otra por Valle Jiménez. Se había previsto una fecha para la consagración de la iglesia, pero antes del día 3 de mayo hubo una remodelación de la primera Hermandad, por motivos que no viene al caso comentar; pero el hecho es que Antonio León Gómez y Jesús León Jurado fueron sustituidos por Serafín Vázquez García y José Reyes. Pero lo dicho, aunque todavía faltaban muchas cosas, se pudo consagrar la iglesia el día 3 de mayo del mismo año. Era 1953.

Capítulo 7. Primera Feria y primera Romería.
Tengo que pedir perdón, porque al estar sacando todo de la memoria, tuve un error, en el capítulo anterior al reseñar la fecha de la consagración de la iglesia. En realidad fue el 15 de abril. Ya estaba terminada, pero quedaba una trampa de 7.000 pesetas que nos las dio prestadas Juan Ramón Reyes Jiménez, con un poquito de ganancia; pero con la fatalidad de que a los pocos días de llevarle Juan el dinero, este hombre falleció. Terminada ya la iglesia, se empezó a preparar para la romería y la feria. Ese año 1953 fue la primera vez que El Villar celebraba su feria. Vinieron varios feriantes e incluso una familia de Palma del Río montó la primera caseta. De noche el alumbrado era con luces de carburos. Porque no había por entonces luz eléctrica. De todas maneras resultó una muy buena feria, dos días después del día de la Romería. Fue ese año cuando la Romería fue a la finca del Embarradero, propiedad de la familia Martínez Sagrera, que entonces estaba de chaparros. Allí designaron un chaparro destinado para poner a San Isidro a la sombra, y le grabaron una cruz en el tronco. Participaron muchas carrozas, dando ya comienzo la Romería con mucha fuerza. Era D. Eloy Martínez Liñán quien ofrecía dos carretas: una para el santo y otra para la banda de música. Además dos meses antes de la romería ponía a un hombre con los bueyes para domarlos y acostumbrarlos para que estuvieran preparados para llevar a San Isidro.


Capítulo 8. Las ferias de ganado y el domador de bueyes
El año 1954 se celebró la primera feria de ganado. Entonces se ponía en los terrenos que están junto al vestuario actual del campo de fútbol y llegaban hasta una estacá de olivos que había frente al supermercado actual de Pepsi Cola. Aquellas ferias resultaron ser muy buenas, porque había muy buen sitio, se contaba con pastos abundantes y con la fuente del Lobo, que estaba justo enfrente de donde se celebraba la feria. Se estuvieron celebrando durante unos años hasta que se declaró la peste porcina. Pero se celebró bastante tiempo y eran muchos los ganaderos que venían, pero también feriante, circos y se celebraron numerosas corridas de toros, al principio con una plaza montada con carros y carretas; más tarde se preparaba con una plaza portátil que se montaba en el sitio de la romería. En una de esas corridas actuó como torero principal Franco Rodríguez, que de maletilla aspiraba a novillero.
Por cierto, el hombre que domaba los bueyes para tirar de la carreta de san Isidro se llamaba Manuel Pérez Vázquez, que era un experto domador y abuelo de Loli que hoy está en la hermandad de San Isidro.

Capítulo 9. Cambios de lugar de la romería
Ya dije que la primera romería se celebró en los terrenos de la Estrella. Cuando desmontaron los chaparros, un año cambiamos la romería para ir a los Olivos del Corregidor. Pero aquel no era sitio adecuado y solamente fuimos allí un año. Al siguiente se planteó hacerla en el Cortijo de la Suerte, pero se comprobó que no había sombra y que tampoco reunía condiciones. Por eso se empezó desde entonces a ir a los Arroyones. Es verdad que los primeros años el mal olor era insoportable por la cercanía del centro de Basuras de Diputación.
Pero poco a poco la cosa fue mejorando y se fue adecentando el lugar, se construyó la casita muy poco a poco y el lugar para el Santo, La verdad que el sitio está muy bien, pero se está quedando chico porque cada día acuden más carrozas a la romería.
Años atrás había concurso de carrozas y se daban premios, de acuerdo con las representaciones que se hacían en la carroza y según lo bien preparada que fuera.
Pero ya hace años que se quitó el concurso y ahora las carrozas, como son dos días, (hay una noche de por medio) van preparadas con frigorífico, cocina y muchas comodidades. Ya no se usan los temas de la agricultura y el campo en la decoración de las carrozas, pero la romería sigue siendo un tiempo apropiado para que los agricultores den las gracias por su cosecha, porque aunque los productos están mal pagados y valen poco en los mercados mayoristas, los agricultores siguen fieles a su tierra y a su tradición.



Capítulo 10. Tras el duro camino, llegamos hasta el día de hoy
La Romería, como todo en la vida, ha tenido años buenos, y años malos, años mejores y años flojillos. Afortunadamente, estos últimos años las cosas han ido mejorando cada vez más aumentando el número de carrozas y mejorando la calidad de las mismas.
Y es que para el Villar, la romería no se va de la mente en todo el año pensando a ver cómo va a montar cada familia, cada grupo o cada colectivo su carroza para el mes de mayo.
En el capítulo anterior deje a un lado la cantidad de personas que a partir de la primera Hermandad han ido participando. Son muchas personas comprometidas a lo largo de estos años. Muchas todavía están con nosotros, otras, desgraciadamente ya no nos acompañan. La suerte es que a la romería nunca le ha faltado gente dispuesta a colaborar y a organizarla.
No quiero olvidar a Juan y recordar que durante muchos años fue quien pensó en traer una imagen de San Isidro y montar la romería. Aquellos sí que fueron años difíciles, pero tal como se lo propuso lo consiguió. Y gracias a esa locura –pues algunos decían que estaba loco- se llegó a conseguir tanto el Santo como la romería para el Villar. Así que hoy no sólo por él sino por la gran cantidad de gente entusiasta, el Villar cuenta con su magnífica Romería y con una hermosa iglesia, que ha sustituido a la pequeña ermita en que tantos años estuvo el lugar del culto al santo.
Quiero animar a todas las pedanías de la Colonia a que imiten a la Cañada del Rabadán y formen su hermandad auxiliar y participen también con su propia romería.
Aprovecho este último capítulo para dar las gracias a todos cuantos han seguido ese resumen de la historia, fruto de los recuerdos guardados entre la cabeza y el corazón.

Galería


Referencias

  1. Periódico local El Colonial. Número Mayo 2016
  2. Libro 'De Romería por la provincia de Sevilla', de Elisa Navas y Asunción Fernández de Castillejo
  3. Libro 'De Romería por la provincia de Sevilla', de Elisa Navas y Asunción Fernández de Castillejo
  4. Los años del olvido
  5. Margarita Guerrero Morales, periódico independiente El Colonial, Febrero 2013, pag. 11
  6. El Colonial. Periódico Mensual Independiente
  7. Web de noticias local fuentepalmerainformacion

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.75/5

2.8/5 (4 votos)