Taberna de los Cinco Arcos

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Taberna Cinco Arcos
Taberna de los Cinco Arcos


Esta taberna como tal desaparece, aunque en el local actualmente existe un restaurante. Situada en la Calle Martínez Rücker en la casa donde vivió en insigne músico, muy cerca de una de la puerta del Patio de los Naranjos de la Mezquita, la llamada Puerta de Santa Catalina. Igualmente vivió y falleció el distinguido catedrático Rafael Castejón y Martínez de Arizala que se le debe la decoración de los arcos árabes del patio. Merece visitarla por ver el patio convertido en comedor, aunque pequeño muy acogedor. Llama la atención los cinco arcos árabes formando ventanas con columnas y capiteles de avispero. En las noches de los viernes hay conciertos de guitarra flamenca. Buen servicio y platos típicos cordobeses.


Taberna de los cinco arcos

Recuerdos de la taberna [1]

En la calle Martínez Rücker, en la misma casa donde nació este gran compositor cordobés, entrando por la Mezquita, frente a la Puerta de Santa Catalina y plaza de la Concha, con su calleja de los Rincones de Oro, conocida popularmente por el Pañuelo por su estrechez, han abierto esta taberna en la amplitud de un viejo caserón, con un hermoso patio muy cordobés, con sabor árabe por sus arcos y sus pequeñas columnas con capiteles de imitación perfectamente conseguida de los apanalados de las ruinas de Medina Azahara.
Esta calle antiguamente se llamó de Carniceros, que empieza en la Plaza de la Concha y desemboca en Osio, Alfayatas y plaza de Abades. Toda esta zona turística de los alrededores de la Mezquita, está en una constante transformación con la lamentable pérdida de su romántica antigüedad.
Los viejos caserones solariegos de la nobleza y la hidalguía y grandes señoríos se están convirtiendo en su caricaturesco mundo del turismo.
Vemos en los contornos de la Mezquita la casa de los Condes de Zapata, convertida en un lujoso hotel, con más estrellas que una constelación. La vieja e histórica Posada del Sol frente al Sagrario, desaparecida, y llegando al antiguo arco de los Plateros (hoy cardenal González), la casa del Magistral Seco de Herrera, convertida en un Restaurant, y siguiendo la ruta, al otro lateral de la Mezquita, gracias a la Junta de Andalucía que, si no, el Palacio Episcopal y San Jacinto, estaría convertidos en hoteles o en Zoco de baratijas y extravagancias típicas, para el turismo que aún cree en la España de pandereta. El turismo es una cultura rentable, pero que se haga sin destrozar los viejos recuerdos de una ciudad de tan grande y limpia historia en la cultura universal. Esta taberna ha respetado el viejo caserón y se puede decir que lo ha mejorado en su conservación.
La regenta un matrimonio joven, con la ayuda de sus hijos mayorcitos.
Todo muy curioso y bien atendido y servido, con buena calidad de vinos y aperitivos.

Referencias

  1. "Memorias Tabernarias". Manuel Carreño Fuentes en Diario de Córdoba. 18 de febrero de 1990

Galería de Imágenes

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.1/5 (7 votos)