Teatro Duque de Rivas

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Patio de butacas del Teatro Duque de Rivas
Teatro Duque de Rivas


Estuvo situado en la avenida del Gran Capitán junto al edificio que ocupaba el antiguo Gobierno Civil, anteriormente Palacete del Marqúes del Mérito. Fue inaugurado en el año 1924 al ser reformado el antiguo Teatro Circo. Su promotor y gerente fue el afanado empresario del espectáculo Antonio Cabrera Díaz.


Este popular teatro, dedicado a todo tipo de representaciones y proyecciones cinematográficas es recordado, especialmente, por la presencia en su escenario de compañías de revista y “variedades” así como por los concursos “cara al público” organizados por las emisoras de radio de la época. Pasaron por su escenario los famosos de cada momento: en el arte del cante flamenco La Niña de los Peines, Pepe Pinto, Pepe Marchena y Manolo Caracol, Lola Flores; de la comedia cómica o de ficción los legendarios Rambal o Santacana, Casimiro Ortas, María Santpere, Lina Morgan; en revista Carmen de Lirio, Cleta Clavel, Celia Gámez, Zori, Santos y Codeso; de la canción española Pastora Imperio, Concha Piquer, Amalia Molina, Amalia Isaura, Jorge Negrete, Juanita Reina, Manolo Escobar, en cuple o canzonetistas como Dora la Cordobesita, la chispeante Chelito, y la inquietante Aurora Jaufret "La Goya"; en el baile Vicente Escudero, Carmen Amaya o el Ballet Ruso; en teatro dramático Ana Mariscal, Aurora Bautista, Rafael Rivelles; en lírica Marcos Redondo y muchísimos más que sería interminable de enumeral.


Ubicación del Teatro Duque de Rivas

Se efectuó su cierre el 30 de mayo de1972 -después de cerca de 70 años de vida ininterrumpida- con un acto homenaje, donde intervino el entonces Alcalde de Córdoba Antonio Guzmán Reina, levantándose por última vez el telón para la actuación del Centro Filarmónico que ofreció un concierto dirigido por Reginaldo Barbera, con Carlos Hacar Montero como director de coros y Eusebio Jiménez como maestro de rondalla. Al final de acto el numeroso público dio una gran ovación como homenaje al teatro que fuera más "revistero" y de "variedades" existente Córdoba.

Anécdota

  • En el año 1954 actuó Celia Gámez con su compañía revistas con el título llamativo de "Pin Pan Pun Fuego" en el Teatro Duque de Rivas. Estaba anunciada en los paneles de entrada al teatro con fotos que para aquella época llamaban la atención por su indumentaria, según la cuales, dejaba lucir su bello cuerpo. Fue el caso que unos individuos rociaron con tinta china las fotos de la cartelera, en protesta - según se presupone- por tanta indecencia. No se supo nada de ellos, pero es de sospechar que eran más puritanos que la propia censura, que ya era estricta en aquellos tiempos.
  • En las tertulias que Antonio Cabrera tenía en su despacho con los amigos, se comentaban cosas de las artistas que había pasado por el teatro Duque de Rivas, como fue caso de la famosa cupletista La Goya que cantaba los siguiente:
El día que yo nací
le oí decir a mi madre,
eres un vivo retrato, ¡mi vida!
de un amigo de tu padre.
O cuando actuando cantaba "Ven y ven" al llegar a la parte que decía:
"Tápame, tápame, tápame
támape, tápame
que tengo frio...."
Un espectador le contestó con voz potente:
"Pa" mí será taparte la felicidad "soña".

Imágenes

Enlaces

Artículo titulado "El teatro Duque de Rivas" (La nostagía de un local popular) editado por el Diario Córdoba con fecha 8 de febrero de 1987.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.0/5 (8 votos)