Torre de la Malmuerta

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar


Es una torre albarrana [1] que comenzó a edificarse en el año 1404, fue edificada sobre otra anterior musulmana, cuya misión consistía en defender las puertas del Rincón y del Colodro. Su construcción fue costeada con el producto de multas a tahúres y garitos.


Descripción

Torre malmuerta.jpg

De planta octogonal u ochavada, la torre se apoya en un arco que corta la muralla que va a descansar en la Puerta del Rincón. Bajo el arco se pueden observar las armas reales y una inscripción casi borrada que ha dado pie a una de las leyendas existentes sobre esta torre. Dicha leyenda que se detalla en el libro "Paseos por Córdoba" establece que si un jinete pasando bajo el arco al galope fuera capaz de leer toda la inscripción, en ese preciso instante la torre se derrumbaría y de sus entrañas saldría un fabuloso tesoro que sería propiedad del afortunado lector. La inscripción, ya ilegible, la recogía Teodomiro Ramírez de Arellano en Paseos por Córdoba y dice así:


"En el nombre de Dios: porque los buenos fechos de los Reyes no se olviden, esta torre mandó facer el muy poderoso Rey Don Henrique, é comenzóse á sentar en el año de nuestro Señor Jeso Christo de M.CCCCVI años, é sendo Obispo Don Fernando Deza, é oficiales por el Rey Diego Fernandez, Mariscal, Alguacil Mayor, el Doctor Luis Sanchez, Corregidor, é regidores Fernando Diaz de Cabrera é Ruy Gutierrez....... é Ruy Alfonso........ de Albolafia, é Fernan Gomez, é acabose en el año de M.CCCCVIII años".

Imagen de una Virgen, en un rincón de la torre

La torre es maciza hasta la altura del arco pero a partir de él es hueca, albergando unas estancias desde las que parte una escalera de acceso a la plataforma.

Perdida su función defensiva se utilizó como prisión para nobles. Después, ya en el siglo XVIII, el sabio cordobés D. Gonzalo Antonio Serrano realizaba sus observaciones astronómicas desde ella.

En el año 1951, el alcalde Alfonso Cruz Conde promovió la creación de un pequeño museo dedicado a los cordobeses que habían participado en el Descubrimiento de América. Este museo fue inaugurado el 12 de octubre de ese año.

Durante algún tiempo a finales del siglo XX fue sede de la Federación Cordobesa de Ajedrez.

Existe una leyenda que atribuye la construcción de la torre a un noble, que asesinó a su esposa pensando que le había sido infiel. Probada la inocencia de la dama, el rey ordenó al noble a que levantara la torre en su memoria. Según otra versión, el noble construyó la torre para encerrarla por su infidelidad. Ambos casos explican el nombre de la torre, Malmuerta, por la dama que, según ambas versiones, murió injustamente.

Torre de la Malmuerta en Rincones de Córdoba con encanto [2]

La torre de la Malmuerta, que en las postales antiguas domina altiva los tejados del entorno, ha ido quedando cautiva entre edificios nuevos que la sobrepasan en altura. Pese a ello no ha perdido su arrogante belleza de antaño; antes bien, el contraste con la arquitectura moderna que la envuelve diríase que la ha favorecido. Así que, aunque jubilada de misiones defensivas, sigue hermosa y ajena al fragor cotidiano, como una isla medieval, y única referencia del antiguo barrio del Matadero Viejo, del que no queda ya el menor rastro.

El siniestro nombre de Malmuerta alimenta leyendas relacionadas con su origen;una de ellas, protagonizada por un noble caballero ascendiente de los Villaseca que, movido por infundados celos, dio muerte a su bella esposa y fue condenado a construir la torre como castigo expiatorio. La realidad es bien distinta, como revela la inscripción que figura en el interior del arco: Porque los buenos fechos de los Reyes no se olviden, esta Torre mandó facer el muy poderoso Rey Don Henrique (...) e comenzose a sentar en el año de nvestro Señor Jesv Christo de M.CCCCVI años, (...) e acabose en M.CCCCVIII años. Este Don Henrique es Enrique III el Doliente, cuyo escudo de armas figura encima de la inscripción, hoy casi ilegible.

Construida con sólidos sillares, la torre tiene planta octogonal y está rematada por almenas; se una a la muralla a través de un robusto tramo en el que se abre el esbelto arco que durante siglos canalizó el tránsito, hoy restringido a los peatones. Su origen castrense como defensa de la muralla, dio paso luego a los usos más diversos, pues fue prisión de nobles en tiempo de los Reyes Católicos, observatorio astronómico en el siglo XVIII –donde hizo sus estudios el astrónomo Gonzalo Antonio Serrano–, y más tarde, depósito de pólvora y cámara de fumigación donde tratar ropas infectadas por las epidemias. Ya en el siglo XX acogió la sede de los boy-scouts, lo que guarda relación con el nombre que se le ha dado al jardín contiguo creado en la avenida de las Ollerías, dedicado a Baden Powell, el fundador de aquella organización. En 1951 el alcalde Alfonso Cruz Conde acondicionó su ochavado salón interior para dedicarlo a la “exaltación de los cordobeses que tomaron parte en la epopeya colombina”, según rezaba un folleto de la época, pero el nuevo destino no cuajó. Entre sus últimos usos figura haber sido sede de la Federación de Ajedrez.

La urbanización que transformó el entorno de la torre en isla peatonal se llevó a cabo en 1988, e incorporó el ameno jardín contiguo recayente a la avenida de las Ollerías, que se prolonga como una cuña casi hasta la Puerta del Colodro. Lo preludia una pequeña fuente circular con pilar y surtidor, hasta la que descienden, columpiándose, las palomas que habitan almenas y saeteras. Sesenta pasos tiene el paseo central del jardín, flanqueado a ambos lados por bancos de fundición y amenos parterres con setos de aligustre. Media docena de árboles regalan acogedora sombra en la vertiente contigua a la muralla, tras cuyo ramaje se transparenta la torre, mientras que en el lado recayente a la avenida verdean unos naranjos. He aquí un reducto acogedor, inédito para muchos cordobeses, desde el que tocar la Baja Edad Media y, a la par, contemplar la profunda renovación arquitectónica del entorno sin que el contraste violente la vista.

Por el lado que mira a Colón, a la sombra de la la torre pervive la vieja y a la par renovada taberna de Paco Acedo, fundada en 1941 y regida por la tercera generación de este apellido, en la que anida el duende de Manolete, que venía desde la Lagunilla a jugar al dominó con sus amigos y se sentaba en un sillón que aún se conserva como apreciada reliquia. La arquitectura tradicional de la vieja taberna, revestida de ocre, contrasta con la arquitectura moderna de la vecina facultad de Ciencias del Trabajo.

Hasta los años setenta al norte de la torre se extendía la plaza del Moreno, que fue víctima de la remodelación urbanística. Como recuerdo se alza en el lugar una modesta cruz de hierro sobre un fuste de mármol blanco flanqueada por jardines, en los que despuntan unos cipreses arropados por yucas.

Recreación Virtual

Recreación en 3D de la torre, Monumentos cordobeses en 3D

Notas

  1. Una torre albarrana es una torre separada del lienzo de muralla y comunicada por una pasarela a ella. Su diseño, como todo en arquitectura militar, es absolutamente funcional. ¿Porqué ahí una torre de estas características? Pues si sigues la muralla encontrarás que la siguiente puerta se llama "Del Rincón" y que está ubicada efectivamente en un rincón resultante de unir la cerca romana con la ampliación árabe. Su defensa y vigilancia hace necesaria esta magnífica torre albarrana de la Malmuerta.
  2. MÁRQUEZ, F.S.. Rincones de Córdoba con encanto. 2003. Diario Córdoba


Localización

{{{descripción}}}

Enlaces

Principales editores del artículo

Hay 10 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

3.0/5 (13 votos)