Antonio Bejarano Millán "Pegote"

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Antonio Bejarano "Pegote"
Antonio Bejarano Millán


Apodado “Pegote”, nace en la familia torera de los Bejaranos en Córdoba el 27 de octubre de 1863.

Creció fuerte y alto, valor físico que le permitió desde joven elegir la profesión de varilarguero. Inicia su carrera como picador en la plaza de su ciudad natal, aprendiendo de José Calderón “El Dientes” torero de a caballo perteneciente a la cuadrilla Rafael Molina "Lagartijo". Acompaño como piquero a sus paisanos los novilleros “Torerito” y el “Bebe”, y a los matadores “Bocanegra” y “Lagartijo”.

Su presentación en Madrid fue el 27 de febrero de1887 picando al toro “Saltador” de la ganadería de Antonio Hernández. Llamado por Rafael Guerra Bejarano "Guerrita" formó parte de su cuadrilla hasta su retiró. Participó en la alternativa de su maestro en Madrid el 29 de octubre de 1887 picando el toro “Arresto” de color negro mulato. Estuvo con Rafael en la Habana en el invierno de 1887–1888.

El 26 de diciembre de 1888 en la Plaza de Toros de los Tejares actuó "Pegote"como novillero con los siguientes subalternos Rafael Bejarano Carrasco "Torerito", Miguel Almendro, Manuel Martínez "Manene", Rafael Rodríguez Calvo "Mojino" y Rafael Ramos "Melo", en cuya corrida sufrió "Manene" una cornada mortal por el toro 'Aguardentero'.

Cada actuación suya era un triunfo, prueba de ello fue el obtenido al toro “Molinero” de Miura en Madrid el 29 de octubre de1891, recibiendo la ovación más larga de su profesión, al poner cuatro varas portentosas.

En la temporada 1896 cambia sorpresivamente de carácter, pues era una persona alegre y graciosa; de ser hablador pasa a ser taciturno, este cambio fue el anuncio de una enfermedad mental que le hará retirarse de su labor torera, al tener que ingresar el un manicomio.

Su última actuación en Madrid fue el 27 de junio de 1897 picando al toro “Taurón” de Veragua.

“El Pegote” tuvo una figura elegante en su trabajo y como jinete. Fue un torero de a caballo fornido, que sabía castigar con dureza a los toros; era reposado, siempre gallardo y brioso, tenía el honor de ser el piquero que de una forma más corta cogía el palo. Era pundonoroso al demostrar todas las tardes que no se escaqueaba, sino que daba la talla en cualquier entra al astado. Muy castigado en su profesión, tanto por las caídas como por ser corneado. Algunos cronistas comentaban que su demencia pudo tener su origen en una conmoción celebrar sufrida en Valladolid el 17 de septiembre de 1896.

Muere demente el 2 de febrero de 1899 .

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.4/5 (7 votos)