José Cruz-Conde Fustegueras

De Cordobapedia
(Redirigido desde «José Cruz Conde»)
Saltar a: navegación, buscar
José Cruz-Conde Fustegueras
Jose Cruz Conde.JPG

Alcalde de la ciudad de Córdoba y gobernador civil de Sevilla

Nacimiento: 31 de diciembre de 1878
Córdoba
Fallecimiento: 31 de enero de 1939
Madrid
Profesion: Teniente coronel de Artillería
Reconocimientos: Cruz Laureada de San Fernando e Hijo predilecto de Córdoba
Destacado: Alcalde de Córdoba:impulsor de grandes obras públicas y de la construcción de la calle José Cruz Conde

Contexto histórico

Décadas: 1900 - 1910 - 1920 - 1930

Biografía

José Cruz-Conde Fustegueras, militar y cargo público, nació en Córdoba, el 31 de diciembre de 1878 y fallece en Madrid el 31 de diciembre de 1939.

Hijo de Antonio Cruz Fustegueras y de María Conde y Luque, pertenece a una familia con tradición política, tanto por parte de su padre, como especialmente de su madre. Tuvo dos hermanos, Juan y Rafael, éste último también alcalde de Córdoba. Casó con Ana González Oronotz, con la que no tuvo hijos.

Carrera Militar

Al igual que sus otros dos hermanos, ingresa en la Academia Militar, José en la de Artillería de Segovia en el año 1896, alcanzando su graduación con el puesto de teniente en el año 1900. Tiene varios destinos, aunque fundamentalmente Valencia donde pasa gran parte del tiempo. No será hasta el año 1909 cuando ve cumplido su deseo de acudir a Marruecos donde consigue el grado de capitán, así como el de comandante en el año 1919. Alcanzó el grado de teniente coronel de Artillería y su actuación en Marruecos le valió la concesión de la Cruz de Mª Cristina (1º Clase). Es de esta época cuando traba amistad con el general Cavalcanti.

Guerra de Marruecos

En septiembre del año 1923 el General Cavalcanti lo llama a Madrid y participa de manera activa en la sublevación de la guarnición militar, estableciendo contacto con el próximo Jefe de Gobierno, el general Miguel Primo de Rivera, al cual conocía desde la guerra de Marruecos aunque no tenían una buena relación. José Cruz Conde fue el encargado de servir como enlace entre el Gobernador Militar de Zaragoza, el general Sanjurjo, y Primo de Rivera, en Barcelona para preparar el golpe de Estado"[1]. Como recompensa, el nuevo jefe de Gobierno lo nombra alcalde de Córdoba el 1 de abril de 1924, cuando era presidente del Círculo de la Amistad[2]

Alcaldía de Córdoba

José Cruz-Conde fue alcalde de la ciudad entre el abril de 1924 y el 3 de enero de 1926, cuando deja la alcaldía para marchar a Sevilla. Desde su discurso inaugural ya anuncia que estudiarán los proyectos necesarios para la ciudad cuestión que llevó a cabo durante sus 20 meses en el poder. En este tiempo [se puso] en marcha un completo programa de modernización urbanística y obras públicas que desde hacía muchos años se venía reclamando desde amplios sectores de la población. para poner en marcha su proyecto, destinó al gasto en obras un 15% del presupuesto que se materializó en calles asfaltadas, ensenaches, mejoras de edificios municipales, acometidas de alcantarillado, reformas en el Gran Capitán, embellecimiento de jardines, etc.[3]. Más concretamente

El 3 de enero de 1926 fue sustituido en la alcaldía fue sustituido por Pedro Barbudo Suárez-Varela para marchar a Sevilla y poder preparar la Exposición Iberoamericana de 1929.

Comisario de la Expo de 1929 y gobernador civil de Sevilla

Después de su paso por la alcaldía, José Cruz Conde es nombrado Comisario de la Exposición Iberoamericana de Sevilla, donde impulsó que la Casa de Córdoba presente en la Exposición fuera un reclamo para la atracción de turistas a la ciudad. Su actitud al frente de la Exposición, cuya cúpula directiva fue cesada, provocó la dimisión del alcalde de Sevilla y le granjeó grandes antipatías en la capital sevillana, pese a lo cual consiguió llevar adelante la Exposición, que fue inaugurada por el rey Alfonso XIII en 1929. Además fue gobernador civil de la provincia de Sevilla.

II República Española

Políticamente siempre estuvo cercano a los movimientos monárquicos, como el ser presidente de Renovación Española. En las Elecciones de febrero de 1936 participa en la Candidatura Antirrevolucionaria frente a la otra candidatura del Frente Popular, obteniendo 99.013 votos, no llegó a alcanzar acta de diputado. Alienado intelectualmente con José Calvo Sotelo.

Se le destaca como uno de los artífices del éxito del levantamiento militar en Córdoba que provocó la Guerra Civil junto a Eduardo Quero Goldoni, Salvador Muñoz Pérez y el coronel Ciriaco Cascajo. Su misión consistió en ser enlace desde Madrid con los antes citados, transmitiendo las ordenes que emanaban de los políticos y militares que preparaban el golpe en la capital de España. Sin embargo, el asesinato de Calvo Sotelo, trastoca los planes de Cruz Conde quien decide quedarse en Madrid a petición del general Miguel García de la Herrán[4]

Asilado político en Madrid

Esquela José Cruz-Conde.JPG

Con residencia en Madrid, el levantamiento militar del 18 de julio le obliga a tener que abandonar su domicilio donde vivía con su esposa Ana, y tener que refugiarse en diferentes sitios en la ciudad, temiendo su detención por parte de las autoridades republicanas y las milicias de la República. Así, se aloja durante diferente tiempo en casas de particulares así como en las embajadas de Perú, Argentina y Santo Domingo, con cuyos responsables mantenía buenas relaciones desde la exposición de 1929. Sus últimos días los pasa en un hospital bajo pabellón francés hasta que el sobreviene la muerte, a causa de un fallo cardíaco, el 31 de enero de 1939, cuando acababa pues de cumplir 60 años.

Al concluir la guerra,sus restos fueron trasladados a Córdoba y se le rindieron honores en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento. La ciudad, de la que es hijo predilecto, le ofreció un clamoroso adiós, siendo sepultado en el Cementerio de Nuestra Señora de la Salud.

Pensamiento político

Gracias a la publicación del libro Memorias de Cruz-Conde de las notas manuscritas escritas durante su refugio político en el Madrid de la Guerra Civil, se ha podido conocer el pensamiento político más íntimo del militar cordobés. Entre ellas destacan su posicionamiento frente a diferentes aspectos del nuevo régimen que se vislumbraba así como de diferentes personajes de la época.

Sobre el decreto de unificación de las fuerzas políticas y la jefatura de Estado para Francisco Franco

20 de abril de 1937. Anoche conocimos por la radio el discurso político de Franco y después, el decreto con su preámbulo, creando el partido Nacional (a base de Falange y Requetés), y disolviendo las restantes organizaciones políticas
El discurso me pareció francamente mediocre, pretencioso y equivocado en algunos puntos de interpretación de períodos de nuestra historia, además...inoportuno y prematuro. Hoy no debe existir más problema que el militar de ganar la guerra y a éste hay que aplicar toda atención y toda energía. Es pronto para definir "con precisión" cuál ha de ser nuestra organización social, política y económica. Será preciso, primero, dominar toda la nación, desarmar todos los partidos e imponer un orden por todos respetado. Entonces será llegada la hora de pensar....en lo que seguramento no ha de resolver "una sola persona, por alta que esté'
(...) No es fácil suprimir por decreto ideas y convicciones sinceramente sentidas....y menos en este pueblo nuestro tan poco propicio a aceptar moldes únicos, fiel siempre a su rabioso y salvaje individualismo. Además, la declaración de Jefatura de ésta única agrupación política legal me parece otro error máximo. "Jefe" del Estado, "Generalísimo" de tropas y barcos....y "Jefe" del único partido político: ya no le falta más que la "Jefatura" religiosa...y las tiene todas"

Sobre Queipo de Llano

8 de octubre de 1937. La novedad digna de mención a cargo del "bravo" y "discreto" Q de Ll. En una de sus diarias y absurdas charlas ante el "micrófono" se ha dedicado, según nos dicen, a meterse con los asilados en legaciones y Embajadas, declarándonos poco gratos, casi sospechosos, y desde luego excesivamente prudentes, si no francamente cobardes. ¡Olé y olé! Ya me esperaba yo, conocedor de mi gente, algún benévolo juicio parecido a éste, respecto a nosotros; pero la verdad no lo esperaba de labois de este "leónidas" irresponsable y borrachín. Y menos aú que le "toleren" estos desahogos....lo que puedan y "deban imponer" correción, juicio y mensura....a los que los hayan de menester



Predecesor:
Antonio Pineda de las Infantas y Castillejo
Escudo oficial de Córdoba (España).svg.png

Alcalde de Córdoba
1924 - 1926

Sucesor:
Pedro Barbudo Suárez-Varela


Referencias

  1. El alcalde que vislumbró la Córdoba de nuestros días. Cordobeses en la historia. El Día de Córdoba. 10 de febrero de 2008
  2. La voz: diario gráfico de información Año V Número 1516 - 1924 abril 1.
  3. AGUILAR GAVILÁN, E, PONCE ALBERCA, J. Memorias de José Cruz Conde. Página 34. Editoria Almuzara. Córdoba. 2011
  4. AGUILAR GAVILÁN, E, PONCE ALBERCA, J. Memorias de José Cruz Conde. Página 41. Editoria Almuzara. Córdoba. 2011

Principales editores del artículo

Hay 5 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

1.0/5 (1 voto)