José de la Haba Torreras "Zurito"

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
José de la Haba "Zurito"
José de la Haba Torreras "Zurito" llamado Pepe el “Zurito” nace en Córdoba el 16 de abril de 1898.

Picador de toros continuador en su persona de la estela familiar iniciada por su padre el torero de a caballo llamado Manuel de la Haba Bejarano "Zurito". Hermanos fueron Antonio que llegó a ser matador de toros y Paco también picador, siendo tío de los banderilleros Antonio y Manolo seguido de Gabriel que también confirmó la alternativa como torero de a pie, todos ellos denominados como los "Zuritos"

El primer contacto de Pepe de la Haba con el toro fue el la plaza de Osuna (Sevilla) actuando como matadores "Canero", "José y Luis Pérez de Guzmán" con toros de Saltillo. Continuó actuando en otros festivales uno de ellos en Puente Genil, incorporándose como picador en el trabajo de su hermano Antonio hasta el año 1925. Al año siguiente lo llama para formar parte de su cuadrilla "Juan Belmonte", años después fue en las cuadrillas de los matadores Manuel Jiménez "Chicuelo", Joaquín Rodríguez "Cagancho", Rafael Gómez "El Gallo", Ventura Núñez " Venturita", los hermanos mejicanos Eduardo Liciaga y Torcano, "Julio Aparicio" y otros maestros de la torería destacados en su época con quienes discurrió su dilatada trayectoria profesional.

Hay un hecho curioso en su vida profesional, actuando en Tarragona en la cuadrilla de "Manolo Belmonte". Su padre formaba parte de los subalternos de Rafael "El Gallo" que también toreaba esa tarde alternado en tercer lugar "Joselito de Malaga". Allí padre e hijo hicieron juntos el paseíllo dando un buen "tercio de varas" tanto el padre como el hijo, obsequiando el público a éste último con una caja de puros con la que se dirigió a su padre y se la entregó como regalo.

Se retira del mundo activo de los toros en enero de 1959 en un festival benéfico de Navidad en la plaza de los "Tejares" de la ciudad que le vio nacer. Actuaron el sevillano Antonio González y los cordobeses Manuel Sánchez Saco, Rafael Gago, Antonio Sánchez Fuentes, José María Montilla y Enrique Vega con novillos de Rafael Espinosa de los Monteros. En su despedida "Pepe el Zurito" tenía sesenta un año llevando treinta y cinco actuando como torero de a caballo.

Fue un profesional como su padre que sabía picar no un "mata-toros", ya que montaba bien el caballo, era gran conocedor del toro dándole el castigo necesario y tenía estilo al echar la pica sin ensañamiento con el toro, aguantando sin "ahondar" en el empuje. Mantenía la habilidad de sacar al morlaco por el pecho del caballo. Su actuar le encantaba la público arrancando ovaciones que le obligaban a saludar sombrero en mano.

Era una persona de figura castiza por su plante de estilo flamenco luciendo de una forma impecable el sombrero de ala ancha vistiendo trajes impecables, por este porte llamaba la atención por las calles de Córdoba. Su personalidad sencilla caballerosa y cordial le hacía ser querido por sus amigos, conocidos y vecinos.

Hay una anécdota digna de mención.

Cuando picaba en Córdoba siempre salía de su casa ubicada en la calle Hinojo, pues vivía con su hermana Lola al ser soltero. Ésta era también muy conocida en la plaza de abastos de la Corredera por tener un puesto de carne con sus hijos Rafael y Manolo, también llamados los “Zuritos”.

José era un clásico a quien no le gustaba salir de los hoteles con destino a la plaza, marcado así un toque más de su porte castizo. Con tal motivo, los vecinos y la chiquillería se arremolinaban para verlo salir de su casa montado a caballo y vestido con el con traje de luces. Siempre le saludaban piropeando: "suerte y al toro José" o "Pepe eres el más grande". Él Siempre saludaba a sus admiradores y vecinos de una forma afable y cortés, marchando hacia la Rejas de Don Gome todo estirado en su caballo en busca de la plaza de los “Tejares”.

Muere el 10 de febrero de 1977.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.14/5

2.1/5 (7 votos)