Cabalgata de Reyes (testimonios)

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Carlos Romero Berral recuerda en la entrevista publicada en enero de 1935 por el periódico La Voz de Córdoba como surgió la idea de organizar la Cabalgata de los Reyes Magos:


La idea vino en 1924 cuando unos niños de la Escuelas del Ave María me contaban que iban con su abuelito al Puente Romano para ver si venían los Reyes Magos. El abuelo preguntaba al hombre del fielato de consumos lo siguiente: - Dígame amigo, ¿pasarán pronto los Reyes . Y el del fielato constataba – Sí que pasarán. Pero sólo para los niños buenos y que se acuesten temprano.

Así surgió la idea. Entonces pensé yo, que podían venir los Reyes Magos de verdad. Y entrar por el puente. Y traer juguetes a los nenes. Y organizar, en fin, una especie de fiestecilla en el barrio de San Francisco.Al llegar el 20 de diciembre de aquel año, puse en práctica la idea con objeto de entregar únicamente juguete a los niños del Colegio del Ave María. Ahora buen; salió aquello con fortuna y la autoridades me invitaron a darle carácter general y hubo que hacerla extensiva en años siguientes a la Casa Cuna y al Hospicio...No sabe lo agradecido que estoy a las autoridades que en este año 1935 se vuelva a organizar la Cabalgata, pues se han desvivido dándome facilidades. Singularmente el presidente de la Diputación Provincial don Pablo Troyano de cuya jurisdicción depende el Hospicio. No puede darse más compresión y generosidad. Diga que estoy profundamente reconocido y que, en nombre de los niños, les doy profundas gracias a todos.


Con motivo del cincuenta aniversario del comienzo de la Cabalgata de los Reyes Magos, el Diario Córdoba recoge el 6 de enero en 1975 los comentarios de Emiliano Costi Jordano y Joaquin Jiménez Bellón que encarnaron a S.S. M.M en aquellos primeros años. Se exponen una parte de los mismos:

Emiliano Costi Jordano:

Aquella primera Cabalgata de 1925 era muy pobrecita, pero su impacto fue fantástico. Eso no se lo puden ustedes figurar. Hace falta haber sido rey como yo fui para apreciarlo. Los niños, angelitos se quedaban embobados..... Aquel año primer año salimos de la Posada del Potro. Los reyes fuimos los hermanos Diéguez y yo, que salí de Melchor. Ibamos a caballo y nos acompañaban tres pajes, soldados del Regimiento de Artillería de la Reina. Aquella primeras ropas fueron prestadas. Nos vestimos en casa de Garzón el fotografo que había junto al Triunfo, con ropas de moros que tenía él para retratar a los turistas. De allí fuimos en coche de caballos cerrado hasta la Plaza del Potro y en el momento de bajar del mismo, las bandas de música que nos estaban esperando rompieron tocar la Marcha Real. Al llegar al Portal de Belén instalado en la ermita de la Aurora nos detuvimos para adorar al Niño. Yo lo cogí y lo levanté y toda la gente se arrodillo. Ay, qué emoción se produjo.... Don Carlos no quiso que se repartiera nada por la calle para evitar empujones y desórdenes. Las autoridades se volcaron con él y todo fueron facilidades......La diferencia que yo veo entre aquellas primeras Cabalgatas y las actuales es que antes había más religiosidad y hoy son más en plan de carnaval. Yo creo que esta ilusión de los Reyes no debe acabar nunca.

Joaquín Jiménez Bellón:

Mi primera salida con rey fue en 1929, los gastos importaba unas cinco mil pesetas de aquella época, que procedían de ayudas que daban el Ayuntamiento y la Diputación, pero especialmentete de la suscripción popular. Todo en material y vestuario lo confeccionaba doña Clementina una costura de la calle la Feria... La comitiva la abrían, la Policía Municipal a caballo y la Estella de la ilusión. Luego se dividia en tres sectores, tantos como Reyes, que íbamos a caballo, con batidores y séquito. Luego salían borriquillos cargados de juguetes, que llamabamos "camellos españoles" algo tercos pero lujosamente engalanados. Iba una carroza, tirada por caballos negros que procedían de la funeraria, con muchachas vestidas con trajes de seda que llamabamos odaliscas y que que el pueblo denominaba " el harem del rey", que bailaban delante del nacimiento instalado en el Hospicio. Luego íban grupos de pastores cantando villancicos, bandas de música, algunas carrozas alegóricas sobre los misterios de nacimiento de Jesús y cada año se ideaba una nueva que llamábamos la carroza-sorpresa. Formando entrecalle íban los faroles de boj, que resultaban muy decorativos. En total participan unas 250 personas... Las Cabalgatas tenían más sentido espiritual que otra cosa, y con el tiempo se fueron convirtiendo en un espectáculo más de tipo folklórico popular.


El que representara durante muchos años al Rey Baltasar, Francisco Muñoz Jiménez, hizo estas declaraciones al Diario Córdoba con motivo del homenaje que se realizó en 1946 a don Carlos mediante una carroza alegórica expuesta en la Cabalgata de Reyes Magos:


El nuevo párroco Miguel Vigara Ruiz organizador de la Cabalgata este año ha querido con una carroza alegórica testimoniar el cariño que siente el pueblo por el llorado pastor de almas don Carlos Romero. Esta carroza bellísima ostentaba en la parte delantera, una Purísima, bajo la cual estaban varios pastorcillos. En la parte posterior, figuraba un retrato del señor Romero, sujetado por un angel. Flores y luces adornaban con profusión este sencillo motivo de homenaje. Al retrato servía de fondo una gran cruz. En la parte superior figuraba un rótulo que decía "A don Carlos Romero". Y sobre éste una frase en latín, cuya traducción es: " Los justos no mueren".


José Luis Sánchez Garrido escribió en Diario Córdoba dos artículos, La inolvidable Cabalgata del año 1952 y La cabalgata de la ilusión, en los que hablaba de su experiencia como Rey Mago y recordaba algunas figuras conocidas que encarnaron a sus Majestades los Reyes Magos:


[...] Fue en 1952 cuando damos vida al rey Melchor [se refiere a él mismo] de la Cabalgata pública. Aquel año los Reyes Magos fueron taurinos. Gaspar era el matador de toros mejicano Manuel Capetillo, que había alcanzado como triunfador de la corrida pro-monumento a Manolete, celebrada el 21 de octubre de 1951 y la figura de Baltasar la interpretó el novillero cordobés Alfonso Gómez Ramiro. El día 6 volvimos vestirnos en el hotel Regina y visitamos el Colegio del Patronato de Nuestra Señora Fuensanta para repartir juguetes entre los niños acogidos en dicha fundación benéfica-social. Por la tarde teníamos otro compromiso que afrontar. El párroco de la iglesia de Santa Marina de Aguas Santas, don Martín María de Arrizubieta, nos había invitado para distribuir juguetes entre los niños necesitados de la feligresía. Nos acompañaron los apoderados taurinos Antonio Enrique Piédrola, Rafael Sánchez Pipo y Diego Martínez García. En la plaza de Santa Marina, ante el pórtico parroquial y frente a la plaza del Conde de Priego —en el que poco tiempo después había de alzarse el monumento a Manolete— se celebró una gran fiesta infantil, tan animadísima, que puso epílogo a nuestra actuación como Reyes Magos de la Cabalgata del año 1952. Pude participar en otro par de cabalgatas más. Pero aseguro que ninguna tan inolvidable como aquel del año referido.[...]

[...] En dos ocasiones más intervinimos como personajes centrales de ésta emotiva Cabalgata. Sólo en una de ellas tuvimos que encarnar al simpático personaje del rey negro. Eran nuestros compañeros los arquitectos municipales don José Rebollo Dicenta y don Víctor Escribano Ucelay. Muchas han sido las personas que en nuestra capital han tenido el honor de experimentar la sensación inefable de representar a los tres Magos de Oriente. Hubo entre ellas escritores, poetas periodistas, pintores, toreros deportistas, políticos… prolijo sería citar aquí a todos. Pero, por ejemplo recordamos a Juan Bernier Luque, Miguel Salcedo Hierro, Juan Morales Rojas, Miguel Ortiz Miorgo, Ricardo Anaya Gómez, Antonio Bejarano Nieto, los toreros José María Martorell, Rafael Sánchez Saco, Manuel Calero Calerito, Manuel Benítez El Cordobés, el fotógrafo Ricardo, los deportistas Araujo, Olsen, numerosos capitulares del Ayuntamiento y representantes de la peñas a los que en los últimos años se reservaba invariablemente, el papel del Monarca moreno.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.25/5

2.3/5 (4 votos)