Cabalgata de Reyes

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Cabalgata de los Reyes Magos tiene lugar la tarde del 5 de enero, la Noche de Reyes. La tradición en Córdoba se remonta a la primera mitad del siglo XX; en 1925 se organiza la primera Cabalgata, impulsada por el rector de la iglesia de San Francisco con el apoyo de José Cruz Conde, alcalde de la ciudad. El objetivo de esta fue repartir juguetes y ropas a los niños de la Escuela Parroquial Ave María.

Años 1920

Reyes Magos año 1927
Reyes Magos año 1929
Reyes Magos año 1930

La primera Cabalgata se organiza en Córdoba en 1925, siendo su promotor el rector de la parroquia de San Francisco, Carlos Romero Berral. Tuvo un gran éxito, como consecuencia del apoyo recibido de muchos cordobeses con sus aportaciones tanto en juguetes como en donativos; fue de especial relevancia el estímulo dado al organizador por parte del alcalde de la cuidad José Cruz Conde que facilitó el buen desarrollo de este contecimiento para que transcurriese de una forma digna. El principal objetivo de los organizadores era obsequiar con juguetes y ropas a los doscientos catorce niños acogidos a la Escuela Parroquial Ave Maria.

Este primer año, el recorrido se hizo por las calles del barrio de San Francisco, partiendo de la Posada del Potro parando en la Ermita de la Aurora donde estaba instalado un portal de Belén. Sus Majestades se bajaron de sus cabalgaduras y adoraron al Niño. Continuaron el recorrido subiendo hasta el Ayuntamiento para volver por la calle Armas, donde estaban las Escuelas, realizandose allí la entrega de juguetes.

La Cabalgata la abrían batidores de a caballo de la Guardia Municipal, seguidos de banda de clarines del Cuarto Regimiento de Artillería Pesada, continuaba un heraldo que portaba una dalmática donde aparecían los Escudos de Córdoba y España, otro conducía una farola con luz eléctrica que representaba la Estrella de Oriente, seguían los niños de la Escuelas Ave María con ramos de monte simulando un bosque por donde marchaban los Reyes. Éstos vestidos de lujosos trajes orientales iban montados en briosos caballos que eran conducidos por pajes, a los lados discurrían muchachos con túnicas judías portando grandes hachones, detrás de la comitiva iba una gran carreta tirada por dos bueyes en la cual estaban los juguetes, la comitiva la cerraba la banda de cornetas, tambores y música de las Escuelas Ave María.

Visto el éxito de la Cabalgata del año anterior, en 1926, Carlos Romero se propuso una aventura con mayores vuelos, de forma que extendió tan feliz idea a los niños acogidos en los centros benéficos, como la Casa Socorro Hospicio y la Casa de Expósitos.

La Cabalgata tomó un nuevo recorrido aumentando considerablemente su trayectoria. Partiendo de la plaza del Potro pararon en un portal de Belén instalado en la Ermita de la Aurora y adoraron al Niño Jesús; continuó la comitiva hacia el Ayuntamiento, subieron por la calle Alfaros hasta plaza de Colón lugar donde estaba la Casa Hospicio. Los Magos de Oriente fueron recibidos en el patio. Allí estaban todas las autoridades el gobernador civil y militar así como el presidente de la Diputación y otras autoridades, donde acogieron y dieron la bienvenida S.S.M.M. Los niños disfrutaron al ver llegar a los Reyes Magos por primera vez, máxime al ser obsequiados con regalos y su cariño.

Terminados los agasajos, la comitiva tomó camino hacia el centro de la ciudad enfilando el barrio de la Catedral donde estaba ubicada la Casa de Expósitos. Al entrar en el recinto fueron acogidos por el alcalde de la ciudad Pedro Barbudo Suárez-Varela que saludó a los Magos y a su séquito con todos los honores que merecía tan dignas Majestades. Dentro en el patio un numeroso grupo de pastorcillos los recibieron con aplausos, cantándoles villancicos acompañados por castañuelas. Posteriormente repartieron juguetes entre los pequeños acogidos dando por terminada la visita.

El éxito de la Cabalgata en este año fue sorprendente, pues los padres con los niños se echaron masivamente a la calle para disfrutar de tan magnífico acontecimiento. Esto motivó que en años consecutivos Carlos Romero volviera acometer tan Regia empresa para deleite de pequeños y mayores.


Años 1930

Nota del 5 de enero de 1935

En años posteriores continuó saliendo la Cabalgata desde los Patios de San Francisco recorriendo diferentes itinerarios de la cuidad, tendiendo siempre a cumplir el objetivo de ir a visitar la Casa Cuna y también la Casa Hospicio, donde eran recibidos S.S. M.M. por las autoridades. Algún año llegaron hasta el Asilo de Ancianos desamparados de Madre de Dios y San Rafael. Igualmente otro año repartieron juguetes a los niños humildes en la plaza de la Magdalena.

Es de reseñar que en el año 1931 hubo un incidente que no llegó a ocasionar ninguna víctima, como fue el hecho de desbocarse un caballo, en la entonces llamada avenida de Canalejas con la consiguiente desbandada de gente que produjo un susto impresionante.

Durante los años 1933 y 1934 no se realizó la Cabalgata. Hay varias versiones sobre este hecho. Una, en el año 1932 al llegar los Reyes Magos a un centro benéfico, uno de los reyes se negó a entrar con motivo de ser recibidos tocándoles el Himno de Riego, este dijo: -Hay que tocar la Marcha Real ya que somos dignos Monarcas. La otra versión ocurrió en el patio de la Diputación, pues era costumbre la adoración de los Reyes Magos al Niño Jesús expuesto en un Belén. Se comentaba que un importante político se negó a tal acto. Puede que estos motivos u otros que se ignoran hicieran imposible la organización del Desfile Regio en aquellos años.

Nuevamente en 1935 se organiza la Cabalgata bajo la dirección de Carlos Romero con el apoyo de las autoridades y en especial del Presidente de la Diputación Pablo Troyano Moraga que a la vez ostentaba la dirección del periódico La Voz de Córdoba. Esta persona fomentó mediante La Voz una campaña de apoyo a la Cabalgata con objeto de continuar una costumbre popular que deleitaba a los pequeños y mayores. Se consiguió realizar ese año una magnífica Comitiva Regia donde de nuevo los cordobeses se echaron a la calle para recibir a tan insignes Monarcas. El patio de la Diputación llegó a congregar a 3.000 personas para recibir y agasajar a sus Majestades.

En 1936 continuó saliendo la Cabalgata con gran pompa y organización siendo acogidos de una forma exuberante en los Centros de Benéficos. Incorporando por primera vez en su recorrido a la Clínica Hogar de San Rafael de los Hermanos de San Juan de Dios, en cuyo sanatario fueron recibidos los Reyes de Oriente por los numerosos enfermitos allí acogidos. Los Magos de Oriente le obsequiaron con regalos que habían sido donados por la Compañía de Guardias de Asalto.

La Guerra Civil no impidió que se celebrara la Cabalgata de los Reyes Magos.

Tomó el protagonismo de su organización el Frente de Juventudes desde 1937 hasta el año 1943, con la colaboración imprescindible del párroco de San Francisco Carlos Romero, iniciador en 1925 de este Magno Desfile.

A partir de 1939 el desfile se inicia en la explanada junto al Puente Romano en el Campo de la Verdad.

Años 1940

En 1940 se suspendió el Cortejo de S.S. M.M. por culpa de las inclemencias del tiempo al ser una tarde de intensa lluvia. Esto no impidió que los Reyes de Oriente acudieran a los Centros Benéficos donde anualmente acudían para entregar los juguetes a los menores allí acogidos.

En 1942 incorporaron los Magos de Oriente en sus visitas, la Cárcel de Mujeres y el Refugio de Pobres y Mendigos ubicado en la calle Agustín Moreno. Es en 1944 cuando de nuevo retoma la organización de la Cabalgata Carlos Romero Berral con el apoyo económico que aportan los comerciantes, industriales y personas de ámbito particular. De esta forma se vuelve a las formas primitivas de recaudación.

Con la muerte de Carlos Romero Berral en el año 1945, la Cabalgata fue organizada por el nuevo párroco de San Francisco Manuel de Vigara Ruiz que la mantendrá desde 1946 hasta el año 1949. Para llevar a efecto el Desfile Regio recurre a la voluntad dadivosa de todos los cordobeses por medio de suscripciones. Dentro de las penurias existentes en aquellos años de escasez, el organizador consigue llevar adelante los Cortejos Reales de una forma digna, aunque muy menguada en posibilidades de todo género por la estrechez del presupuesto económico. Hay que destacar que en 1946 se montó en la Cabalgata una carroza especial en homenaje a don Carlos Romero, en la cual se hacia una alegoria bien lograda de su persona.

Años 1950

Reyes Magos año 1950
Reyes Magos año 1952
Reyes Magos año 1959

Una nueva etapa se establece en la organización de la Cabalga a partir de 1950. Con la llegada de Alfonso Cruz Conde a la alcaldía ve éste el magnificar el Regio Desfile. Pidiendole al popular cordobés Rafael Sánchez Núñez se encargue de la organización de la misma, frente al peligro previsible de la perdida de este Real Cortejo. Se mantiene dicha organización de una forma autónoma del Ayuntamiento, pues no se quiere perder el carácter popular de realizar el desfile sin las aportaciones voluntarias de los ciudadanos.

Rafael Sánchez ya nombrado como Embajador de S.S. M. M. en Córdoba, ve oportuno el cambiar la salida de la comitiva y la desplaza nuevamente al compás de San Francisco, incorporando a la comitiva personajes famosos que representaran a tal dignos Magos de Oriente, tales fueron: poetas, periodistas, pintores, toreros y futbolistas. Entre ellos, representó a su Majestad Baltasar el matador de toros cordobés Manuel Calero "Calerito" en el año 1950. Este hecho motivó que el Magno Desfile se desplazara ese año al barrio de Santa Marina, que llegando a la calle Mayor de Santa Marina a la altura de la Taberna Casa Vidal donde estaba ubicada la Peña Club Calerito, paró la Carroza Regia en la cual iba Su Majestad Baltasar. Éste se puso a entregar juguetes y golosinas a los niños del barrio. En ese mismo año empieza a incorporarse a la Comitiva Regia algunos elementos más profano, como fue el caso de llevar una Carroza Sorpresa, que consistía en llevar una “Bruja Mala” enjaulada, la cual era la artífice de llevarse a los niños traviesos, y que Sus Majestades capturaron para que esa noche no pudiera llevarse a ningún peque y así poderles dar sus regalos.

Estando en 1953 Antonio Cruz Conde como alcalde, se formaliza de una forma efectiva la organización de la Cabalgata por parte del Ayuntamiento a través de la Comisión de Ferias y Festejos. Se hacer cargo de tal evento al afanado organizador de estos actos el conocido cordobés Rafael Sánchez cuya dirección la mantuvo hasta los años sesenta. Es a partir del año antes indicado cuando empiezan a estar representadas los Reyes Magos por concejales o funcionarios del Ayuntamiento, como fue el caso del Secretario Mayor Antonio Bejarano Nieto como Gaspar.

En el año 1955 no salió la Cabalgata motivada por la inclemencias del tiempo. Estaba previsto que comenzara el itinerario por primera vez en la carretera de la Fuensanta hoy avenida de la Fuensanta junto al Santuario del mismo nombre. Esto llegó a realizarse a partir de 1956, que con tal motivo se prolongó el recorrido discurriendo por el paseo de la Ribera hasta la calle San Fernando.

Nuevamente a partir de 1957 participan en la Cabalgata la Organización Juvenil del Frente de Juventudes, no como organizadores, sino como colaboradores, de tal forma que una persona de esta Organización iba representando a uno de los Insignes Monarcas. Incluyeron en el recorrido a centros benéficos regentados por este organismo como fueron algunas guarderías del Auxilio Social.

A partir de 1959 se incorporan carrozas donde van representados cuentos infantiles como Blanca Nieves y los siete Enanitos, Caperucita Roja o La Bella Durmiente, etc.

Años 1960

Diseño trajes de los Reyes Magos año 1961
Reyes Magos 1960
Carroza Reyes Magos 1965

De nuevo en 1960 salió la Cabalgata de la carrera de la Fuensanta. Este año participaron el Círculo de la Amistad y Círculo de Labradores que presentaron dos carrozas de las 14 que desfilaron. Hubo cierta precipitación en la organización y fue muy tardía la hora de salida, cosa que la prensa local lo señala como elemento a corregir en años sucesivos. Este fue el último año que organizó la cabalgata Rafael Sánchez Núñez después de haber estado al frente de ella durante diez años.

El desfile de la Cabalgata Regia en 1961 partió por primera vez del Alcázar de los Reyes Cristianos. Fue organizada bajo la supervisión y diseño del arquitecto municipal José Rebollo Dicenta, presentando una renovada organización que fue muy acogida por el público. Sus Majestades iban montados el briosos corceles y tuvieron una valorada participación al representar como socios a los Círculos de Labradores y de la Amistad, más la organización del Frente de Juventudes.

El año 1962 la organización estuvo a cargo del Círculos de la Amistad y Labradores más el Frente de Juventudes. La novedad estuvo en que el novillero en auge “El Cordobés” formó parte de comitiva como Rey Melchor. Nuevamente se apela a las aportaciones populares para la organizar la Cabalgata de los Reyes Magos, encabezando la lista el Ayuntamiento con 20.000 pesetas. Este año se incrementó el número de carroza llegando a un total de 17. Terminado el desfile los Reyes fueron obsequiaron en el Círculo Mercantil, partiendo hacia la media noche a visitar la Parroquia de San Antonio de Padua (Zumbacón) donde repartieron numerosos regalos a los vecinos damnificados por las lluvias.

En 1963 no pudo efectuarse el desfile de la Cabalgata por motivo de la lluvia. Se habían confeccionado tres hermosa carrozas realizadas por artistas valencianos que servirían de tronos para SS.MM. La organización estuvo a cargo del Ayuntamiento en colaboración de la Diputación y el Frente de Juventudes.

La Cabalgata de 1964 transcurrió dentro de la normalidad con una reducida participación de carrozas. La afluencia desbordante de cordobeses por las calles del recorrido fue superada con respecto a otros años. La organización estuvo a cargo de Comisión Municipal de Feria y Festejos con la colaboración de los comerciantes e industriales de la ciudad. Volvió la antigua costumbre de visitar SS.MM. a los niños enfermos acogidos del Hogar y Clínica de San Juan de Dios.

Este año de 1965 fue la primera vez que se montó una carroza donde participaba la Reina de los Patios Cordobeses, cosa que le dio un punto innovador a la Cabalgata. Fue una jornada muy fría, este panorama meteorológico no impidió que los peques acudieran masivamente a recibir a los Tres Reyes de Oriente. Se incrementó de una forma cuantitativa el reparto de caramelos desde las carrozas de los pajes. Las carrozas que portaban a los Magos se superaron en calidad artística, detalle que mejoraba el desfile.

El desfile de SS.MM. en 1966 fue totalmente motorizado sin que ninguno de los acompañantes de los Reyes Magos fueran a pie, con este motivo, se agilizó su marcha y organización. Se presentaron 14 carrozas montadas en plataformas construidas ex profeso para este evento que fueron encargadas por la Comisión de Ferias y Festejos del Ayuntamiento. Participaron en el coste tanto el Ayuntamiento como entidades comerciales y personas particulares.

La entrada del año 1967 deparó un frio glacial que no impidió que los niños fueran a recibir a los Magos de Oriente que portaban unas lujas y costeadas vestimentas confeccionadas al más estilo oriental. Hubo una importante aportación económica por parte del Ayuntamiento, Diputación e industriales y comerciantes con objeto de que lucirá de una forma brillante tan Regia Comitiva.

Con tiempo más bien templado y favorable acogió a los Magos de Oriente este año 1968. Tuvo como protagonista principal el rey Baltasar que estuvo representado por el vicepresidente de la Federación de Peñas Cordobesas, que por primera vez participaba como Asociación en la Cabalgata Regia.

El tiempo fue el protagonista de aquel año 1969, ya que los Reyes Magos, fueron pasados por agua. Al enfilar el Cortejo Regio el centro de la ciudad la lluvia empezó a caer de forma que tuvieron que acelerar el ritmo de marcha con objeto de terminar cuanto antes. Este año se montó un Belén en los Jardines del Campo de la Merced, por lo tanto, los Reyes de Oriente descendieron de sus carrozas y fueron a dorar al niño de una forma precipitada por motivo de la lluvia. Inmediatamente después entraron al Palacio de la Diputación donde fueron recibidos como todos los años por las autoridades y niños acogidos en el Colegio Provincial de dicho organismo.

Años 1970

Carroza Reyes Magos 1975
Carrozas Reyes Magos 1977
Carrozas Reyes Magos 1978

El año 1970 y 1971 no pudo salir la Cabalgata Regia como consecuencia de la lluvia. Tenían previsto el visitar por primera vez a los niños acogidos a la Residencia Infantil del Carmen dependiente de la Diputación Provincial, llevándose a cabo esta vista mediante desplazamiento motorizado.

Tras dos años de no celebrase la Cabalgas de los Reyes Magos por motivo de la lluvia, este año de 1972 fue desbordante de público especialmente infantil. Se alargó el itinerario, ya que SS.MM. se desplazaron hacia el Paseo de la Victoria donde adoraron al Niño Jesús en la Caseta del Círculo de la Amistad, en cuyo lugar se había montado un Belén. Este año cambió de rumbo la Cabalgata entrando por el casco antiguo de la ciudad para terminar en la Residencia Infantil del Carmen en Puerta Nueva.

1973 fue el año donde SS.MM. los Reyes de Oriente fueron recibidos al final de la Cabalgata, en el Alcázar de los Reyes Cristianos, por las autoridades locales dónde se le dio un grato homenaje mediante un refrigerio. Por lo tanto, el recorrido fue modificado con objeto de que el final acabara donde comenzó, en el Alcázar. Igual que en el año anterior, ya de vuelta, se pararon en la caseta del Círculo de la Amistad para dorar al Niño, donde grupos de campanillos cantaron villancicos populares.

Prácticamente en 1974 transcurrió la Cabalgata Regia como el año anterior con el mismo itinerario y Adoración de los Reyes al Niño en la caseta del Círculo de la Amistad. Hubo la novedad de incorporar un carroza con estudiantes de Medicina que quisieron participar en el acompañamiento de SS. Altezas los Reyes de Oriente.

Este año de 1975 hizo el 50 aniversario de la primera Cabalgata que se realizó en Córdoba bajo el patrocinio del párroco de San Francisco Carlos Romero Berral. Por dicho motivo la organización del Regio Desfile fue muy sugerente al incorporanse nuevas carrozas con grupos de campanilleros y coros cantando villancicos provenientes de diferentes pueblos de la provincia. El itinerario fue como en años anteriores, sin incorporar la Adoración del Niño en el Paseo de la Victoria. Fue especialmente emotivo el recibimiento que las autoridades locales y provinciales dieron a SS.MM. en el Salón de Mosaicos del Alcázar de los Reyes Cristianos.

Una novedad llamativa ocurrió en 1976, cual fue, el representar una mujer por primer vez en la persona de una teniente de alcalde al Rey Gaspar. Formaron el Cortejo Regio 19 carrozas, incorporado la Estudiantina Universitaria en una de las carrozas. En la Cabalgata Magna participación de más 500 acompañantes entre pajes, pastorcillos y rondallas. El presupuesto ascendió a 900.000 pesetas, de las cuales, medio millón las aportó al Ayuntamiento y el resto fueron donativos de los comerciantes. Se repartieron más de 500 kilos de caramelos, cosa insólita hasta aquellas fechas.

El itinerario de la Cabalgata de 1977 fue el de mayor recorrido desde la celebración de este Magno Desfile Regio, pues partiendo del Alcázar para volver al mismo lugar transitaron por las principales calles del centro de Córdoba. Para tener una idea salieron a las seis y media de la tarde y terminó a las doce y media de la noche. El tiempo fue magnífico y las calles estuvieron abarrotadas de pequeños. Este año concurrieron por primeras vez firmas comerciales con Elosua y Carbonell, su participación fue mediante las Carrozas Regias, más una importante aportación económica que sufragó buena parte del cortejo.

Poca diferencia existió en este año 1978 con respecto al año anterior, el buen tiempo acompaño a SS. Majestades . Se elevó su presupuesto en algo más de un millón de pesetas, siendo importante la participación de las empresas comerciales Finanzauto y Comercial Rochi que facilitaron los tractores para remolcar las 18 plataformas donde iban instaladas las diferentes carroza adornadas con motivos del nacimiento del Niño Dios. Igualmente participó la Casa de las Baterías que aportó material nuevo para la iluminación de las mismas. Hipermercados Córdoba, Elosua y Carbonell pusieron las Magnas Carroza Reales. El recorrido fue recortado con respecto al año anterior llegando a terminar la Cabalga Regia sobre las nueve de la noche el Alcázar de los Reyes Cristianos.

El Desfile Regio de 1979 resultó algo deslucido con respecto a los años anteriores, ya que las firmas comerciales no portaron suficientes recurso, tanto económicos como en material para que se desarrollara bien la Magna Cabalgata. El tiempo algo inseguro, con amago de lluvia, hizo que el recorrido se hiciera con gran rapidez, no obstante, las calle están repletas de chiquillería, esto implicó a Los Magos de Oriente se esforzaran en repartir más de ochocientos kilos de caramelos.

Años 1980

Magos 1980.JPG
Magos 1988.JPG
Magos 1989.JPG
El año de 1980 fue el primero que se organiza la Cabalgata Regia con el Ayuntamiento proclamado de una forma democrática en las urna. Por este motivo, los concejales que representaron a SS.MM. fueron a título personal por expresa petición de los mismos, sin que representara a partido político ninguno. Desfilaron diecisiete carrozas, dos de ellas de carácter infantil, las demás con motivos navideños y con representaciones religiosas. Se repartieron 700 kilos de caramelos y 4.000 juguetillos de plástico, e igualmente se lanzaron gran cantidad de golosinas por las carrozas de las firmas comerciales “Elosúa” y ” Carbollell”. El presupuesto previsto fue de 780.000, cantidad exigua con respecto años anteriores.

El desfile de la Cabalgata de los Reyes Magos en 1981 partió del Alcázar de los Reyes Cristianos con el mismo itinerario que años anteriores.Los titulares que representaban a los Reyes, como en el año anterior, fueron concejales del Ayuntamiento que iban a título particular sin representar a ninguna formación política. Desfilaron dieciséis carrozas con representaciones del Nuevo Testamento, abriendo la comitiva la Estrella de Guía o de Oriente. El presupuesto de gasto estuvo en dos millones de pesetas, repartiéndose una tonelada de caramelos. Las aportaciones particulares mermaron este año, destacando un donativo del Círculo de Amistad de 163.000 pesetas.

Este año de 1982 se aumentó el presupuesto en 3 millones de pesetas donde la participación de marcas comerciales y entidades fue fundamental para su mejora. El número de carrozas llegó a 21, cuyos motivos, fueron los propios de navidad, proliferando este año mayor un número de carrozas adornadas con detalles infantiles como “Duendes, Hadas, Molinillos, Cenicientas”. Se llegaron a repartir 1.200 kilos de golosinas y caramelos en todo el recorrido, que fue idéntico a años anteriores. Este año se desbordó en número el público infantil en las calles para ver a S.S.M.M de Oriente e tal forma que fue arrollada una niña por un carruaje.

LaCabalgata de 1983 tuvo el mismo recorrido de años anteriores. Se repartieron 1.200 kilos de caramelo y juguetes menudos, con un presupuesto de 2.300.000 pesetas. Desfilaron dieciséis carrozas, número inferior al año anterior, pero ganaron en brillantez y lucimiento. Aumentó en número carrozas con detalles infantiles, incorporado una de dragones, siendo la mayor novedad un tren infantil. Los Reyes Orientales siguiendo una antigua tradición, se desplazaron a la Guardería Municipal para entregar juguetes a los niños e igualmente visitaron a los ancianos del Asilo Madre de Dios. El desfile de SS.MM. 1984 transcurrió por el mismo itinerario de años anteriores, partiendo del Alcázar de los Reyes Cristianos para llegar al mismo lugar, el tiempo transcurrido desde la salida a la llega fue de 2 horas, periodo horario muy corto con respecto a otros años. El costo total del desarrollo de la cabalgata fue 3.260.000 pesetas, se repartieron 1.200 kilos de caramelos y gran número de juguetillo. Efectuaron el recorrido 16 carrozas distinguiéndose la del “Lobo y Caperucita”, el “Castillo del Ogro”, la de los Campanillero que iban vestidos de mariposas. Hubo el incidente de apedrear al rey Baltasar en las avenidas del Gran Capitán y Ronda de los Tejares llegándole a dar algún guijarros en la cara, cuello y cabeza sin que se produjera daño alguno.

La Cabalgata de los Reyes de Oriente de 1985 se realizó con el mismo itinerario de años anteriores salvo en el tramo del Gran Capitán por encontrarse en obras al intentar realizar un aparcamiento subterráneo, por lo tanto, se desvió por la calle Cruz Conde en dirección a la plaza de las Tendillas. El presupuesto estuvo en 3.300.000 pesetas, consumidas casi en su totalidad por la confección de las carrozas. Mil doscientos kilos de caramelos y gran cantidad de juguetillos fueron de lanzados, más la novedad de cuatro mil globos. No participaron ninguna casa publicitaria. Trece carrozas desfilaron, llamado la atención del Portal de Belén diseñado con estilo renacentista, e igualmente fue muy comentada las carrozas que imitaban el “Parque Zoológico” y el “Jardín Botánico”, más otra con motivos infantiles que representaban a los “Pitufos” y el “Doctor Snniger”. La lluvia deslució la magia de la cabalga, por este motivo, los tres Magos de Oriento no pudieron lucirse a caballo como estaba previsto, así que tuvieron que subirse en las carroza pasando casi desapercibidos, mucho público protestó de una forma aireada por esta decisión.

Una novedad llamativa ocurrió en 1986, cual fue, el estar representados S.S.M.M por tres mujeres, caso único en toda España. Por cierto, para demostrar su feminidad ningún Magos llevó barba, lo que alarmó a muchos pequeños, oyéndose por parte de los mayores frases como esta: - Oye, rubia buena “jecha pa ca” caramelos. Este año se acortó el itinerario, pues desde la Victoria pasó a la calle Concepción tomando la calle Gondomar para salir a la plaza de las Tendillas. El reparto de caramelo y juguetillos fue cantidad semejante a los años anteriores. Desfilaron 12 carrozas, llamando la atención la montada con el “Panda Tao Tao”, la “Ardilla Pur Pur”, el “Mono Kiki" y “Nits Holgersson”. Pese a que este año se rebajó el presupuesto a la cantidad de 2.650.000, tuvo un gran éxito el Cortejo Real. Estuvo a punto de no salir el por el mal tiempo reinante en toda España, pero éste dio una tregua, no estando la tarde-noche exenta de un frío glacial.

El Desfile Regio de 1987 resultó deslucido al ser una cabalgata paupérrima en la organización e infraestructuras, ( sólo se repartieron seiscientos kilos de caramelos) dado que ese año la organización le correspondió a la empresa granadina Kaysa tras concederle el Ayuntamiento la adjudicación de la misma mediante concurso público por el valor de 1.445.000 pesetas, en cuyo recorrido estaba previsto la salida de veintiséis carrozas, si bien sólo lo hicieron diez mal presentadas y equipadas. A parte de este costo, se añadió 1.160.000 de pesetas aportación municipal para sufragar otros gastos independientes de la adjudicación. Las carrozas más llamativas fueron la del “Papa Noel”, la del “Muñeco de las Nieve”, una con figuras de ajedrez y otra con una inmensa copa y varias piñas gigantes. Hay que destacar que se recuperó la antigua costumbre de representar un Mago en una figura popular, en este caso, le correspondió al compositor y guitarrita José Antonio Rodríguez Muñoz. La prensa local, muchas asociaciones y particulares denunciaron el desacierto del Ayuntamiento por la adjudicación.

En el año 1988 la organización estuvo bajo la supervisión del concejal de Cultura, y fue el encargo de gestionarla Ángel Pareja, de esta forma, se evitó el malestar producido en el año anterior. El montaje supuso un desembolso de 5.500.000 pesetas de las arcas municipales. Se repartieron 3.000 kilos de caramelos, desfilando 14 carrozas entre las que destacaron los “Campanilleros de las Margaritas” y el “Grupo los Campeones”, entre las infantiles, sobresalió “Pinocho”. El itinerario cambió su recorrido en el tramo final, ya que partiendo de la plaza Tendillas enfiló hacia la calle Cruz Conde para dirigirse como punto final a la plaza del Colón, terminando la Magna Cabalgata en el solar anexo a la Diputación Provincial. Este cambio fue tomado para evitar los grandes atascos de circulación producidos en años anteriores. Otra decisión importante estuvo en que S.S.M.M. fueron representados, no por políticos, sino por personajes populares en sus diferentes cometidos.

Poca diferencia existió en este año 1989 en referencia al año anterior, tanto en el recorrido, como en la organización. El buen tiempo acompaño a SS. Majestades. Se elevó el presupuesto a la cantidad de seis millones y medio. Formaban la comitiva 16 carrozas, doce de ellas pertenecientes al Ayuntamiento, tres a la Federación de Peñas Cordobesas y una al marca comercial de Pryca. Estaban adornadas con motivos navideños y del mundo infantil como: “El Gato Isidoro”, ”Bambi”, el “Gordo y el Flaco”, más la participación de carrozas de pastores y campanilleros. Se repartieron 3.200 kilos de caramelos y 5.000 juguetillos.

Años 1990

Reyes Magos 1990
Reyes Magos 1994
Reyes Magos 1995

La Cabalgata de 1990 transcurrió dentro de la normalidad acompañada de un tiempo excelente, hecho que animó a gente a recibir multitudinariamente a tan Magnas Majestades. Se adelantó el horario de salida a las cinco de la tarde. El itinerario fue como el de los años anteriores pero volviendo de nuevo a terminar en su punto de salida. Se llegaron a repartir 4.000 kilos de caramelos y gran cantidad de juguetillos. Participaron 15 carroza costeadas por el Ayuntamiento con un presupuesto de 7.550.000 pesetas y una por la firma comercial Pryca; esta carroza al tener una gran espera dificultó su salida del Alcázar, hecho que retrasó la comitiva en más de quince minutos del horario previsto. La novedad del desfile estuvo en la participación del Coro de niños del Colegio Santuario que iban cantando villancicos, más la Agrupación Musical de Córdoba compuesta por cuarenta músicos que abría el cortejo, cerrándolo la banda musical Santísimo Cristo del Amor. Otra novedad fue que por primera vez el rey Baltasar estaba representado por una mujer, recayendo tal dignidad en la poetisa Juana Castro.

Este año de 1991 fue muy novedoso, ya que SS. Majestades llegaron por primera vez a la ciudad procedentes de Oriente en un tren. El alcalde Herminio Trigo Aguilar los recibió en el andén, procediendo a darle la bienvenida. Igualmente los esperaban 2.000 cordobeses situados en los andenes y zonas colindantes a la estación. Una vez que saludaron al Edil Mayor, montaron en una Magna Carroza mediante la cual, fueron desplazados al antiguo cuartel de Lepanto dónde partió el desfile. Enfiló éste hacia el centro de la ciudad por la calle María Auxiliadora y San Lorenzo para germinar en el sector Sur en la avenida de Cádiz. Participaron veinte carrozas, quince fueron municipales, tres de entidades colaboradoras y dos de firmas comerciales, se reapartieron10.000 kilos de caramelos y 4.000 juguetillos. Se pudo confirmar que esta cabalga fue la más llamativa y multitudinaria de cuantas hubo desde que se fundara el Cortejo Regio en año de 1924.

El desfile de la Cabalgata Regia 1992 cambio de recorrido saliendo a las cinco de la tarde de las naves de Ayuntamiento de la carretera de Palma del Rió, enfilando hacia el centro de la ciudad por la avenida de Median Azahara , llegando a las plaza Tendillas se dirigió a la calle San Fernando para terminar Alcázar de los Reyes Cristianos. La organización estuvo a cargo de la Federación de Peñas Cordobesas que de esta forma retomaba de nuevo protagonismo en tan Regia Cabalgata al adornar 16 carrozas. El presupuesto estuvo en seis millones y medio de pesetas, repartiéndose 6.500 juguetillos y 11.000 kilos de caramelos. Este año se recuperó para las carrozas los tradicionales motivos bíblicos como: la Posada, la Huida a Egipto y la del Nacimiento. En el desfile no aparecieron aquellos motivos infantiles que estaban formadas el “Ratón Mikey”, “Blancanieves” o “Espinete”. Como años anteriores S.S.M.M. visitaron a los ancianos del Acilo y a los niños acogidos en los Hermanos de la Cruz Blanca.

En el año 1993 se cambio el horario de salida a la seis de la tarde e igualmente cambió el recorrido de la Magna Cabalgata, hecho que venía ocurriendo desde años anteriores. Partió de la plaza de Andalucía en el Sector Sur para enfilar hacia el Puente Romano dirigiéndose a calle Amador de los Ríos para subir por la avenida de Fleming a la Victoria, entrando por la calle Concepción, Gondomar, plaza de las Tendillas, Cruz Conde, Tejares, Campo de la Merced, Ollería, Fuensantilla para terminar el jardín del Apargate. El Cortejo Real estaba compuesto por dieciséis carroza con motivos navideños, como el Porta de Belén y otra tantas portando pastorcillos que cantaban villancicos, destacando especialmente varias bandas de musicales como la veterana Agrupación Musical Cristo del Amor. Se lazanron13.000 kilos de caramelos, cuatro mil juguetillos y la novedad de repartir por primera vez balones de goma en la cantidad de 4.000. El costo total supuso 6.000.000 de pesetas.

La Cabalgata de 1994 tuvo como protagonista en frío y al rey Melchor que estuvo representado por el conocido empresario y presidente del Córdoba C.F. “Sandokan”. La Comitiva Real la componían15 carrozas adornadas en su mayoría con motivos navideños como el Portal de Belén, la Posada, la Anunciación o la Aparición del Ángel a los Pastorcillos, que este año estuvieron representados por más de trescientos niños. Se repartieron diecisiete mil kilos de caramelos, 5.000 muñequillos de peluche y 5.000 balones de goma. El costo estuvo rondando los 6 millones. La prensa tuvo el fallo de no publicar el itinerario y horario de salida.

El desfile de la Cabalgata Regia en 1995 salió a las seis de la tarde, de las naves municipales de la carretera de Palma del Río recogiéndose a las nueve de la noche en el antiguo cuartel de Lepanto, El recorrido fue el siguiente: Escritor Conde Zamora; Periodista Quesada Chacón; avenida Gran Vía Parque; esquina avenida Manolote; avenida del Aeropuerto, esquina de los Juzgados; avenida Conde de Vallellano; Paseo de la Victoria; Puerta Gallegos; Concepción; Gondomar; plaza de las Tendillas; calle Cruz Conde, Ronda de los Tejares; plaza de Colón , Ronda de las Ollerías; Ronda del Marrubial y Sagunto. Se repartieron 20.000 kilos de caramelos, 2.600 juguetillos y 5.000 balones. El presupuesto fue semejante al año pasado en la cuantía de seis millones. Desfilaron dieciséis carrozas destacando la del Castillo de Herodes que era la primera vez que había desfilado como escena bíblica, acompañaban al Magno Desfiles tres bandas, una de Malloret.

Artículos relacionados

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.57/5

3.6/5 (7 votos)