Capilla del Sagrario de la Mezquita-Catedral de Córdoba

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Capilla del Sagrario de la Mezquita Catedral de Córdoba ocupa todo el ángulo suroriental del inmenso edificio y se halla ubicada en el espacio correspondiente a la ampliación del edificio realizada por Almanzor.



Descripción general

Parroquia del Sagrario, Mezquita, Córdoba
Parroquia del Sagrario, Mezquita, Córdoba

La Capilla del Sagrario se halla en el lugar que anteriormente había ocupado la Librería Capitular, que había sido construída en 1517 por Hernán Ruiz I, para poder acoger dignamente la espléndida biblioteca donada por el Obispo de Córdoba Don Martín Fernández de Angulo.

La iniciativa de construir la Capilla del Sagrario partió del Obispo de Córdoba Fray Martín de Córdoba y Mendoza, quien ordenó su construcción en el año 1578, siéndole encargada la dirección de la obra a Hernán Ruiz III. Sin embargo, el prelado impulsor de la obra no llegó a verla concluída, pues la obra finalizó durante el pontificado de su sucesor, el Obispo de Córdoba Don Antonio de Pazos y Figueroa, quien está sepultado ante las gradas del Altar de la Capilla del Sagrario, bajo una lápida en la que figura un epitafio redactado por Ambrosio de Morales, concebido en estos términos:

ANTONIUS A PAZOS EPISCOPUS CORDUBENSIS COGITANS DE FUTURA VITA SIBI VIVES POSSUIT ANN 1586. HAEC ILLE, SED GRATITUDO ADDIIT. HIC JACET ILLMUS AC EXCELLENTISSIMUS DOCTOR DOMINUS ANTONIUS DE PAZOS ET FIGUEROA NATUS IN OPPIDO PONTEVEDRA IN REGNO GALECIAE BONONIENSIS COLLEGII MAJORIS ALUMNUS. COMPOSTELLANAE ECCLESIAE CANONICUS DOCTORALIS, TOLETANAE INQUISITIONIS JUDEX, S, R, ROTA AUDITOR, ABBAS DE PARCO, EPISCOPUS PATI IN REGNO SICILIAE, DEIN ABULENSIS; CASTELLAE PRAESES ET OB PHILIPPI II ABSENTIAM REGNI GUBERNATOR, HUJUS ALMAE CORDUBENSIS ECCLESIAE ANTISTES IN QUA CELEBRAVIT SINODOM DIOCESANAM E POSTQUAM. ADFUIT CONCILIO PROVINCIALI TOLETANO ANNO 1583 EREXIT CELEBRE COLLEGIUM SANCTI PELAGII ANN 1584 ET PERFECTO CONSUMMATOQUE IN HONOREM AUGUSTI SACRAMENTI HOC PERPULCRO SACRARIT SACELLO IN PACE QUIEVIT DIE 28 JUNII ANNI 1586.

La planta de la Capilla es rectangular y se divide en cuatro tramos y tres naves, que se hallan cubiertos por bóvedas de crucería gótica. La portada que da acceso a la Capilla consta de un arco de medio punto, sostenido por pilastras policromadas y cuyos capiteles son de orden jónico. La reja que separa la Capilla del resto del edificio es de hierro policromado, y fue realizada por el rejero Hernando de Valencia en 1578, año del comienzo de construcción de la Capilla. En la parte superior de la reja se encuentra el escudo del prelado Fray Martín de Córdoba y Mendoza.


En la Capilla se encuentran las imágenes de la Virgen del Amparo, la Virgen de la Aurora y el arcángel San Rafael, y se atribuyen a Alonso Gómez de Sandoval. La escultura de San José que se halla en la Capilla se ha venido relacionando con Teodosio Sánchez de Rueda.

Existe en la Capilla un lienzo que representa al Ecce Homo, y que ha sido atribuido a Luis de Morales y un lienzo en el que figuran las Lágrimas de San Pedro, realizado en el siglo XVII por Pedro de Collantes.

Descripción del sagrario de la Capilla del Sagrario

El sagrario de la Capilla está situado en un camarín que conforma una unidad con su muro frontal, cuyo amplio paramento está entablado con mármoles de color rojo. El interior del hueco mural se encuentra revestido con labores de madera tallada y dorada, siendo el autor de la obra el maestro Guillermo de Orta, quien la llevó a cabo en 1578.

Sobre un basamento, colocado a modo de altar, se halla un medio templete circular con puertas, en cuyo interior se custodia el pequeño sagrario propiamente dicho. El templete se encuentra flanqueado por dos pares de columnas corintias aristadas. El tercio inferior de las columnas es retallado y en la parte alta del fuste de las columnas hay aplicaciones de mascarones. Como coronamiento de la obra surge un segundo templete más pequeño, que se articula con columnillas pareadas y edículos con figuras en relieve. Todo el templete se encuentra sostenido por un basamento ornamentado con motivos vegetales, símbolos de la Pasión de Jesucristo y ángeles.

Los frescos de la Capilla del Sagrario

Los frescos de la Capilla del Sagrario de la Mezquita Catedral de Córdoba posiblemente constituyan la muestra más importante de pintura mural contenida en todo el territorio andaluz. Fueron realizados por el artista italiano César Arbasia. La obra fue terminada en el año 1586. Todas las paredes se encuentran decoradas con pinturas al óleo, así como las cabeceras, los laterales, en los que se da una aparición temprana de columnas salomónicas, propias del periodo siguiente, el Barroco, y los intercolumnios.

El altar principal está flanqueado por pinturas representativas del rey David y del profeta Isaías y en la coronación del muro se encuentra una versión de la Santa Cena, obra realizada por Cesare Arbasia en 1585 y realizada según los esquemas manieristas del siglo XVI. Esta pintura fue restaurada recientemente y se la liberó del marco que la protegía, realizado en madera y que cuenta con una exhuberante guirnalda barroca policromada realizada aproximadamente en la década de 1720, y que ha sido atribuída a Teodosio Sánchez de Rueda.

El testero de la izquierda lo ocupa el lienzo que muestra a Jesús despidiéndose de su madre la Virgen y su composición revela la filiación italiana de su autor, ya que las figuras lucen ampulosos ropajes y afectadas maneras, propias de la estética romanista; éste lienzo se encuentra enmarcado por una arquitectura fingida de columnas salomónicas que sostienen un frontón curvo partido donde se hallan recostadas las virtudes, que se encuentran flanqueadas a su vez por una vidriera.

El testero del lado derecho muestra idénticas figuras a las del lado izquierdo, recostadas sobre un frontón enmarcando una vidriera. En la parte central del testero se encuentra representada la Oración en el Huerto, obra menos lograda que la del testero izquierdo, donde es posible detectar la intervención de un taller.

La Capilla del Sagrario y los Santos Mártires de Córdoba

Al poco tiempo de hacerse cargo de la diócesis de Córdoba el prelado Don Antonio de Pazos y Figueroa, que rigió los destinos del obispado de Córdoba entre los años 1582 y 1586 fue dictada la autorización pontificia para que recibieran culto santificador los mártires cordobeses, cuyas reliquias habían sido halladas en la Iglesia de San Pedro en 1575.

La ciudad de Córdoba sentía una gran devoción por los mártires cordobeses y por ello, el Obispo Pazos, hombre influyente que llegó a ser presidente del Consejo de Castilla, interpretó adecuadamente el sentir de los ciudadanos y ordenó que la decoración de la Capilla del Sagrario fuera realizada bajo la idea de exaltar a los Santos Mártires con carácter casi monotemático en toda la Capilla. El programa pictórico de la Capilla del Sagrario fue realizado por el cronista y escritor Ambrosio de Morales y por el canónigo racionero Pablo de Céspedes.

La evocación pictórica fue plasmada bajo una triple ordenación. Primero aparece un reflejo de paisajes en semicírculo, después las figuras protagonistas del martirologio y por último las denominaciones personales de los allí representados.

En el muro de la izquierda están representados San Zoilo, San Acisclo y Santa Victoria, San Fausto, San Januario, San Marcial, San Perfecto, Santa Flora, Santa María, San Wistremundo, San Habencio y San Jeremías.

En el muro del lado derecho aparecen las imágenes de San Eulogio, San Pelagio, Santa Leocricia, San Adulfo, San Juan, Santa Áurea, San Aurelio, Santa Sabigoto, San Georgio, San Félix, Santa Liliosa y San Ysac.

Por encima de las rejas de entrada a la Capilla del Sagrario se pueden ver también pinturas murales con representaciones de santos mártires; se enmarcan en arquitecturas fingidas de columnas salomónicas y frontones partidos, en uno de cuyos lados aparecen los mártires San Pedro, San Walabonso y San Sabiniano, y en el otro lado se hallan San Hebencio, San Jeremías y San Wistremundo.


Obispos de Córdoba sepultados en la Capilla del Sagrario

Yacen sepultados en esta Capilla del Sagrario, sin que ningún epitafio o indicio lo señalen, tres Obispos de Córdoba. Los tres fueron sepultados en una cripta situada debajo del altar de la Capilla, a la que hoy en día no es posible acceder porque la entrada a la cripta fue tapada y ocultada cuando se renovó el pavimento de toda la Capilla. Los tres prelados que recibieron sepultura en la Capilla del Sagrario fueron:


La Sacristía de la Capilla del Sagrario

La actual sacristía de la Capilla del Sagrario, fue construída uniendo los espacios de tres antiguas capillas, por no disponer de un solar libre para edificarla. Las capillas absorvidas por la construcción de la sacristía fueron la Capilla de San Acisclo y Santa Victoria, la Capilla de la Resurrección de Cristo y la Capilla de la Santa Cruz de Jerusalén.

Sobre la puerta que conduce al despacho del rector parroquial se halla colocado el escudo episcopal de Don Martín Fernández de Angulo. La presencia de ese escudo recuerda que allí se hallaba antes la Biblioteca Capitular, levantada durante el pontificado del obispo Fernández de Angulo, a comienzos del siglo XVI.

En la sacristía se guarda el ajuar litúrgico de la Capilla del Sagrario, que cuenta con el rango de parroquia. Entre los objetos de orfebrería que aquí se guardan destaca la custodia de farol atribuida a Enrique de Arfe y que se supone que hubo de ser realizada en algún momento comprendido entre los años 1514 y 1518, el píxide de hacia 1500 sin punzonar, un pequeño copón sin punzonar de la misma época que el píxide, y el acetre de plata en su color de finales del siglo XVI.

De entre las obras de orfebrería del siglo XVIIi destacan el cáliz de plata dorada de 1731, punzonado por Bernabé García de los Reyes, el portaviático de 1762 con punzón de Cristóbal Sánchez Soto, las lámparas de Damián de Castro, un juego de vinajeras de Aranda y los atriles de 1796 realizados por Manuel Repiso. De entre las obras del siglo XIX destaca un altar portátil punzonado por José Heller y realizado en 1846.

Bibliografía

  • VV.AA. Guía artística de la provincia de Córdoba. El Grupo Arca. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba. 1995.
  • Salcedo Hierro, Miguel. La Mezquita, Catedral de Córdoba. Publicaciones de la Obra Social y Cultural de Cajasur. Córdoba. 2000.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.75/5

2.8/5 (8 votos)