Carlos González-Ripoll

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar


Carlos González–Ripoll Jiménez
González-Ripoll.JPG
Nacimiento: 1919
Córdoba
Fallecimiento: 15 de febrero de 2012
Córdoba
Actividad: Pintor

Contexto histórico

Décadas: 1970 - 1980 - 1990 - 2000 - 2010

Carlos González–Ripoll Jiménez

Pintor, nace en Córdoba en el año 1919, cursa estudios en el Instituto de Enseñanza Media. Participó como soldado tanto en la Guerra Civil como en la europea. Su actividad profesional estuvo relacionada con la agricultura e industria llegando a ostentar la gerencia de Colecor, en cuyo cargo permaneció dos décadas.

Le atrajo la pintura desde niño no pudiéndola ejercer por diferentes motivos. Con 54 años se decide a pintar de forma autodidacta. Comienza a exponer en el año 1975 animado por el Pepe Jiménez en la Galería de Arte que éste regentaba.

Fue en 1976 cuando la crítica lo calificó como pintor “naif”; desde esa fecha expone en varias ocasiones de forma colectica e individual en diferentes capitales españolas especialmente en Córdoba y Madrid, así como en Portugal y París.

Se le contabilizan más de cuatrocientas obras, dejando de pintar en el año 2001 al morir su hermano el conocido escritor Juan Luis González-Ripoll.

Fallece en Córdoba el 15 de febrero de 2012.

Su pintura de estilo “naif" demuestra una gran ingenuidad que el mismo autor la consideró como amateur. Con trazos infantiles van describiendo los personajes populares de forma caricaturesca, así como los oficios y costumbres de una sociedad provinciana y rural donde se plasma claramente las diferencias clasistas implantadas en la Córdoba de la primera mitad del siglo XX. Todo ello es presentado con fondos y paisajes urbanísticos que son un fiel reflejo de aquella época.

Testimonios

Se recogen unos fragmentos del artículo “La Córdoba que se nos fue” escrito por Miguel Salcedo Hierro en el Diario Córdoba con fecha 3 de enero de 1990.

En los cuadros de González- Rillop se puede leer perfectamente el cómo y el por qué de la Córdoba de hace sesenta años, lo mismo que en los escudos nobiliarios de los caballeros o de las ciudades es posible leer su historia… Su pintura es memoria viva de aquella ciudad; pero igualmente nostálgica, es la obra del autor, “Cordoba y su gente”. Más, por su fidelidad en el recuerdo, expresado con maneras luminosas y coloristas, también nos trae el mensaje de nuestros amores pretéritos junto al de aquella Córdoba que definitivamente se nos fue.

En el año 1990 así expresa el crítico de arte Francisco Zueras Torrens su visión sobre la pintura de González-Ripoll.

...Sobre todo, expresa la rica realidad de la Córdoba del pasado, lo que nos viene a demostrar que Carlos González-Ripoll es un artista extraordinariamente sincero, que pinta para satisfacer una necesidad espiritual provocada por su ciudad natal. Demostrándonos de paso que estamos ante un pintor que se apasiona en su entrega total, a la labor fascinante de trasladar al lienzo, transfigurándolas ricamente, las costumbres y paisajes urbanos de su bella ciudad natal. Las callejas y plazas típicas, los acontecimientos tradicionales y las festividades populares, lo folklórico y lo religioso, la profundidad y la gracia andaluza. La vida humana de Córdoba, en fin, en sus aspectos más esenciales.
Ripoll es un supremo arquetipo de la "pintura de anécdota", pero más allá de la gracia del costumbrismo y más allá de la sorprendente tipología telúrica que tanto le place, lo que hace también es "pintura-pintura". Una pintura, eso sí, abierta a todos, como un medio de expresión común al modo de un lenguaje de la vida corriente, hecha con pincelada minuciosa y certera sobre el esqueleto de un dibujo muy personal. Pintura con la que ha conseguido adueñarse de una dimensión de "estilo", que le ha colocado en un buen lugar de esa larga nómina de "naif" españoles.

Galería Pictórica

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.8/5 (4 votos)