Jabalí

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
Jabalí.JPG
Jabalí
Orden Artiodáctilos
Familia Suidae
Género Sus
Especie S. scrofa


El jabalí (Sus scrofa), es un mamífero de la familia de los suidos presente en Europa, aunque hay también subespecies en América, África y Asia. Se puede encontrar en la península ibérica, donde su población es abundante y es considerado como pieza de caza mayor. En algunos lugares se mezcló con cerdos domésticos asilvestrados creando un jabalí carnívoro más violento.

En Córdoba se encuentra distribuído por el Valle de los Pedroches y la Sierra de Hornachuelos principalmente, calculándose que en el año 2006 existía una población de unos 23.000 jabalíes en la provincia de Córdoba[1].

En los últimos años, y como consecuencia de la expansión de la enfermedad de Aujeszk, la Consejería de Medio Ambiente autorizaba a 120 cotos de caza a reducir al mínimo la población de jabalíes para salvaguardar el ganado porcino de una posible contaminación[2]


"Hábitat del jabalí. Valle de los Pedroches y Sierra de Hornachuelos principalmente"


Descripción de la especie

Subespecies

En la Península Ibérica se localizan dos subespecies que se diferencian por el pelaje:

  • El Sus scrofa castilianus, en el que el pelaje está integrado por cerdas y borra.
  • El Sus scrofaa baeticus, que es el que se localiza en Andalucía, en el que el pelaje es solo cerdas.

Morfología

  • Longitud del cuerpo: 120 cm
  • Longitud de la cola: 22 cm
  • Alzada a la cruz: 65 cm
  • Peso: los machos entre 70 y 90 kg, las hembras entre 40 y 65 kg (y ocasionalmente incluso 150 kg).
  • Grado de amenaza: en España y en Europa es una especie cinegética, por lo que no se encuentra en peligro ni amenazada.

El jabalí es un mamífero de tamaño mediano provisto de una cabeza grande y alargada, en la que destacan unos ojos muy pequeños. El cuello es grueso y las patas son muy cortas, lo que acentúa aún más su rechoncho cuerpo, en el que es mayor la altura de los cuartos delanteros que los traseros, a diferencia del cerdo doméstico, que por evolución genética ha desarrollado más la parte posterior de su cuerpo, donde se localizan las piezas que alcanzan más valor en el mercado de las carnes.

El jabalí compensa su mala vista con un importante desarrollo del olfato, que le permite detectar alimento, como trufas o vegetales y animales bajo tierra, o incluso enemigos a más de 100 metros de distancia. El oído está también muy desarrollado y puede captar sonidos imperceptibles para nosotros.

Sus pelos son gruesos y negros midiendo entre 10 y 13 cm en la cruz y unos 16 cm en la punta de la cola. El color de la capa o pelo es muy variable y va desde colores grisáceos a negro oscuro, pasando por colores rojizos y marrones. Las patas y el contorno del hocico son más negras que el resto del cuerpo. La crin que recorre el lomo a partir de la frente, se eriza en caso de cólera. El cambio de pelo tiene lugar hacia mayo o junio, aunque la hembra con crías muda más tarde. En verano las cerdas son más cortas.

Las crías

Las crías nacen con unas características rayas longitudinales a lo largo del cuerpo, lo que les ha dado el nombre de rayones o listones. Posteriormente éstas desaparecen a lo largo de los primeros meses de vida y su pelaje se oscurece, pasando del rojo (bermejo) al año de edad y al marrón o negro en los ejemplares adultos.

Etología

El jabalí es de comportamiento muy sociable, no es territorialista, y se desplaza en grupos matriarcales, normalmente de tres a cinco animales formados por hembras y sus crías, aun cuando se pueden ver grupos superiores a los veinte individuos. La jabalina (hembra del jabalí) dominante es la de mayor edad y tamaño. Los jóvenes machos de un año, llamados bermejos, viven en la periferia del grupo. Exceptuando el período de celo, los machos en edad reproductora son más bien solitarios, aun cuando los individuos mayores suele ir acompañados por un macho más joven conocido como el escudero.

Cotidiano

El jabalí durante el día es normalmente sedentario, pero durante la noche puede recorrer distancias considerables, que pueden ir desde los 2 a 14 km por noche, normalmente al paso cruzado o al trote ligero (J. Reichholf, 1995), mientras que en las huidas puede practicar un vivo galope, que sin embargo sólo puede mantener durante un corto periodo de tiempo.

En el bosque utiliza casi siempre los mismos pasajes para sus correrías, pero en el caso de las hembras preñadas o con crías, se vuelven más sedentarias.

Periodo de Celo

Durante el período de celo, de noviembre a enero, el jabalí macho busca hembras receptivas de un modo tan activo que a veces llega a olvidarse de su propia alimentación. En cuanto encuentra una piara, comienza expulsando a los jóvenes del año anterior. En caso necesario, lucha contra sus rivales para conquistar a las jabalinas, generalmente dos o tres, y en ocasiones hasta ocho.

Los Baños de Barro

Los baños de barro desempeñan un importante papel en la ecología de la especie, considerándose que tienen varias funciones. Así aseguran su regulación térmica, en cuanto que el jabalí no suda al tener las glándulas sudoríparas atrofiadas. De igual modo se ha considerado que los baños de barro tienen un importante papel en las relaciones sociales de la especie e incluso se ha descrito un papel en la selección sexual, de modo que si mientras en el verano usan las bañas de barro todos los jabalíes, sin distinciones de sexo ni edad, durante la época de celo parecen reservadas casi exclusivamente a los machos adultos, de modo que se ha considerado (Pedro Fernández-Llario, 2004), que estos baños pueden estar ligados a la persistencia de los olores corporales sobre un sustrato estable como el que el que proporciona una capa de barro adherida al pelo, sin olvidar las funciones de marca territorialista o incluso sanitarias que tienen para la especie los baños en barro.

Hábitat

El jabalí se adapta a todo tipo de hábitats siempre que disponga de una mínima cobertura y alimento, aunque prefiere los lugares con una vegetación alta donde poder camuflarse y abunde el agua para beber y revolcarse en el lodo y barro. Sus hábitats predilectos son los encinares y los macizos forestales caducifolios o mixtos, sobre todo si están poco visitados y su nivel inferior es rico en maleza, zarzas y espinos donde pueda revolcarse en seco y al abrigo del viento. Pero también se le encuentra en el matorral mediterráneo (maquia) y marismas, sin desdeñar las áreas de cultivo, siempre que mantengan una mínima cobertura de arbolado o arbustos donde protegerse. En caso necesario, nada bien y durante mucho tiempo. Soporta fácilmente los rigores del invierno gracias a su pelaje y dura capa de piel lo que le permite permanecer en invierno en la zona de alta-media montaña sin mayores problemas que los derivados de la falta de alimentos.

Otros países

En diversos países americanos, como Argentina y México, esta especie fue introducida de forma incontrolada para la práctica de la caza mayor al estilo europeo y la Caza de Montería. Desgraciadamente esto causó un enorme impacto en los ecosistemas autóctonos, acabando con especies no preparadas para competir con el jabalí y provocándose una superpoblación al carecer de depredadores naturales. En algunos lugares se mezcló con cerdos domésticos asilvestrados creando un jabalí carnívoro más violento

En Córdoba

En Córdoba se concentra principalmente en los términos municipales de Villaviciosa, Obejo, Cardeña, Adamuz, Almodóvar del Río, Posadas y el propio término municipal de Córdoba


Referencias

  1. Gran matanza para diezmar a los jabalíes de la provincia de Córdoba. 11 de mayo de 2007. 20 minutos. Accedido el 12 de febrero de 2010
  2. Medio Ambiente exige “reducir al mínimo” el jabalí en la Sierra de Córdoba. 27 de noviembre de 2009. Trofeo y Caza

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.1/5 (10 votos)