José María Herrero Blanco

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar
José María Herrero Blanco

José María Herrero Blanco

Nace en 1909, abogado perteneciente Acción Popular llegó a ser vicepresidente de las juventudes de dicho partido en el año 1932, participó activamente como propagandista CEDA en la campaña de las Elecciones de febrero de 1936 por la candidatura Coalición Antirrevolucionaria acompañando al candidato de la misma Laureano Fernández Martos en diferentes mítines por la provincia de Córdoba.

Fue la primera víctima mortal de la Guerra Civil en Córdoba, cayendo abatido por disparos de pistola en la calle Barros en la tarde del 18 de julio de 1936.

Según se relataba, los hechos ocurrieron de la siguiente forma:

Al salir de casa de su madre pasó por la calle Barros y se tropezó con varias personas de izquierdas, éstos lo reconocieron y se entabló una discusión acalorada con posibles insultos ”se volvió y le asentó un tremendo puñetazo en el rostro a uno de ellos, el cual cayó al suelo como un fardo”. Los compañeros del caído se arrojaron sobre José María, quitándole una pistola que llevaba consigo, y con la misma le hicieron varios disparos. Los periodistas Marcelino Durán de Velilla y Manuel García Prieto comentaron posteriormente sobre el suceso; dando como causantes de la muerte a Dimas Martínez, destacado dirigente de Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), a Rafael Herencia “Carillas”, al sindicalista Nieves y a un tal “El Peteneras”.

Fue enterrado el 19 de julio en estricta intimidad en el Cementerio de Nuestra Señora de la Salud, celebrándose los funerales el día 5 de agosto en la iglesia de San Nicolás de la Villa. Pasado los días, los sublevados reconocerán a Jose María Herrero Blanco como el primer héroe de la causa nacional en Córdoba capital junto al soldado Juan Palma Carpio caído en el tiroteo producido aquella tarde en el Gobierno Civil.

Fue la único asesinato producido por miembros de izquierdas en Córdoba capital durante la Guerra Civil, por lo que la derecha tuvo que lamentar sólo una víctima entre su filas, frente a los cerca de cinco mil ejecuciones realizadas por los sublevados entre personas de izquierdas, republicanas y apolíticas.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.2/5 (6 votos)