Elecciones Generales de 1936

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

Antecedentes. Constitución de bloques

En abril de 1935, Manuel Azaña alcanzó un pacto de "Conjunción Republicana" entre su propio partido Izquierda Republicana, la Unión Republicana de Diego Martínez Barrio y el Partido Nacional Republicano de Felipe Sánchez Román. A mediados de noviembre de 1935 Azaña ofreció al PSOE la formación de una coalición electoral sobre la base de ese acuerdo, pero mientras que el sector socialista encabezado por Indalecio Prieto lo apoyaba, el sector encabezado por Francisco Largo Caballero era reticente al mismo y para reforzar la parte “obrera” de la coalición impuso la inclusión del Partido Comunista de España (PCE) en el mismo, lo que motivó la salida de la Conjunción Republicana del partido de Sánchez Román. La firma del pacto de la coalición electoral entre los republicanos de izquierda y los socialistas tuvo lugar el 15 de enero de 1936. El PSOE cuando estampó su firma lo hizo también en nombre del PCE y de otras organizaciones obreras (el Partido Sindicalista de Ángel Pestaña y el POUM).

El programa de la coalición, que comenzó a ser llamada “Frente Popular”, a pesar de que ese término no aparecía en el documento firmado el 15 de enero y de que era un nombre que nunca aceptó Azaña,3 era el de los republicanos de izquierda (y sólo se mencionaban las aspiraciones de las fuerzas “obreras” con las que los republicanos de izquierda no estaban de acuerdo). El programa incluía, en primer lugar, la amnistía para los delitos "políticos y sociales" (el excarcelamiento de todos los detenidos por la “Revolución de Octubre”), la continuidad de la legislación reformista del primer bienio y la reanudación de los procesos de autonomía de las "regiones", que llevaba aparejada la reforma del Tribunal de Garantías Constitucionales. El gobierno estaría formado exclusivamente por republicanos de izquierda y los socialistas le darían su apoyo desde el parlamento para cumplir el programa pactado. Así pues, la alianza de 1936 era circunstancial, limitada a las elecciones, y por tanto bien diferente a la de 1931.

Frente a la coalición electoral de las izquierdas, las derechas no pudieron oponer como en 1933 un frente homogéneo, porque la CEDA, en su intento de obtener el poder y evitar el triunfo de la izquierda, se alió en unas circunscripciones con las fuerzas antirepublicanas (monárquicos alfonsinos, carlistas) y en otras con el centro-derecha republicano (radicales, demócrata-liberales, republicanos progresistas), por lo que fue imposible presentar un programa común. Lo que pretendía formar Gil Robles era un "Frente Nacional Antirrevolucionario" o un “Frente de la Contrarrevolución”, basado más en consignas “anti” que en un programa concreto de gobierno, para sumar el mayor número de fuerzas políticas e impedir el triunfo de la izquierda (“Contra la revolución y sus cómplices”, fue uno de sus eslóganes; “¡Por Dios y por España!” fue otro; y planteó la campaña como una batalla entre la “España católica... y la revolución espantosa, bárbara, atroz”). No se reeditó, pues, la Unión de Derechas de 1933 como exigían los monárquicos, por lo que los alfonsinos de Renovación Española se presentaron en varias circunscripciones en solitario con el nombre de Bloque Nacional, cuyo líder era José Calvo Sotelo.5 6

A las elecciones también se presentó una tercera opción “centrista” encabezada por el presidente del gobierno Portela Valladares y auspiciada por quien le había nombrado, el presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora, que pretendía consolidar un centro republicano que superara la bipolarización surgida de la Revolución de Octubre. Esta fue una de las razones que les decidieron a convocar elecciones.

Circunscripción electoral de la provincia de Córdoba y candidaturas

En la provincia de Córdoba se contaba con una única circunscripción electoral pudiéndose elegir a 14 diputados a la razón de un diputado cada 50.000 habitantes, asignándose 10 a las mayorías y 3 a las minorías. Este sistema era especialamente complicado tal y como el historiador Patricio Hidalgo recoger en su ensayo sobre las elecciones de febrero de 1936[1]:

Cada elector podía votar a tantos candidatos como puestos estaban reservados a la mayoría, es decir, que un votante cordobés podía votar a un máximo de diez candidatos de cualquier partido al no existir el sistema de listas cerradas, lo que complica extraordinariamente el análisis de los resultados. Es por esto por lo que a este sistema electoral se le achaca el otorgar una sobrerrepresentación a las mayorías, de forma que una ligera ventaja en votos se podía traducir en una gran diferencia de escaños (siete en el caso de Córdoba), y el de favorecer las grandes coaliciones. La ley electoral preveía una doble vuelta en el caso de que ningún candidato alcanzara como mínimo el 40% de los votos. A esta segunda vuelta sólo podrían presentarse aquellos candidatos que hubiesen obtenido al menos un 8% de los votos en la primera ronda

Candidaturas

Frente Popular

Candidatura Antirrevolucionaria

Otras candidaturass

Campaña electoral

Candidatura antirrevolucionaria

La Candidatura Antirrevolucionaria celebró mitines tanto en el Gran Teatro , Teatro Duque de Rivas y Cine Góngora donde contó con la presencia del lider de la CEDA José María Gil Robles. Dichos mitines terminaron con un banquete dado a Gil Robles en el Círculo de la Amistad. La derecha contaba con importantes apoyos como : Uníon Obrera (sindicato de los llamados amarillos); de la máxima autoridad eclesiástica de la provincia el obispo Adolfo Pérez Muñoz, del alcalde José Fernández Jiménez que hizo abierta campaña por los candidatos del Partido Republicano Progresista: José Tomás Rubio Cháverri y Federico Fernández Castillejo; del gobernador civil Antonio Cardero Veloso que emprendió en la campaña acciones represivas contra organizaciones de izquierdas que motivaron un duro escrito de la candiadatura del Frente Popular dirigido al presidente de la República.

Tuvieron igualmente el apoyo de la prensa de la capital, como el católico El Defensor de Córdoba o el Diario de Córdoba.

"Jefe, salva a España de los traidores"
"Vamos por los 300 Diputados".
¡Contra la revolución y sus cómplices!
¡No pasarán!
No pasará el marxismo, la masonería, el sectarismo.
No pasara la anti-España.
¡Votad a España!

Frente Popular

El Frente Popular contó con el apoyo de las principales organizaciones obreras como la UGT y la CNT. Celebró dos importantes mitines en la campaña, el primero en el Teatro Duque de Rivas el 3 de febrero, donde intervinieron entre otros el lider provincial de Izquierda Republicana Antonio Jaén Morente y el comunista Francisco Galán. El segundo donde el público asistió de una forma multitudinaria se celebró en el Cine Góngora y Cine Alkázar el 7 de febrero con la participación de los candidatos socialistas locales Manuel Castro Molina y Vicente Martín Romera; por el PCE Jesús Hernández Tomás; los dirigentes nacionales de Unión Republicana Pedro Rico López el que fuera alcalde de Madrid, y el sevillano Diego Martínez Barrios, y por el PSOE Fernando de los Ríos. El final de uno de los eslogan de propaganda del Frente Popular decía:

El Frente Popular lucha contra la España plutócrata y vaticanista de las derechas.
El Frente Popular lucha por la libertad de los treinta mil presos represaliados por los sucesos de Asturias, por la abolición de la pena de muerte y contra los estados de excepción.
¡Viva la España de la libertad, de justicia y de la paz!
¡Españoles: Votad al Frente Popular!

Alianza Republicana

"Alianza Republicana" cuyo líder Eloy Vaquero Cantillo contó con el apoyo de los republicanos radicales, los alcaldes de muchos pueblos de la provincia y el popular diario de La Voz que dirigía Pablo Troyano Moraga.

Resultados Generales

Censo electoral 370.965 habitantes de Córdoba y Provincia. Votos emitidos 270.805 el 73%.[2]

Resultados del Frente Popular

La candidatura del Frente Popular ganó las elecciones en Córdoba con 158.011 votos lo que le permitió según la Ley Electoral de aquel momento alcanzar 10 diputados, y la coalición de centro-derecha llamada en esta provincia Candidatura Antirrevolucionaria llegó a conseguir 110.165 votos con sólo 3 diputados.

Resultados de la Candidatura Antirrevolucionaria

En esta candidatura no llegaron a alcanzar escaños los candidatos de la CEDA ni Renovación Española, estaba representando este último partido por José Cruz Conde que obtuvo 99.013 votos.

Resultados de la Candidatura Antirrevolucionaria

Los candidatos por Alianza Republicana no llegaron igualmente a alcanza escaños, siendo sus máximos representantes:

Se puede decir que este partido fue el gran derrotado en estas elecciones, tanto, que Eloy Vaquero -el que llegara a ser Ministro de Gobernación con Alejandro Lerroux- se exilió de forma voluntaria a Gibraltar el día después de los comicios. Pasó posteriormente a Londres y se estableció definitivamente en Nueva York hasta su muerte.

Otros partidos

Los partidos Conservador, y Republicanos Independientes alcanzaron cifras poco significativas consiguiendo Joaquín de Pablo-Blanco Torres 4.626 votos, siendo éste el principal participante de esta última lista y por último la candidatura Católicos Obreristas o Acción Obrera en cabezada por el cura Juan Fernández Martínez llegó a obtener 170 votos.

El candidato de Falange Española Rogelio Vignote y Vignote obtuvo 1.533 votos, el que fuera con el franquismo en 1941 Gobernador Civil de Córdoba. El más votado de esta candidatura fue Joaquín Baquerizo García con 4.616 votos.

Referencias

  1. HIDALGO LUQUE, Patricio. Córdoba, 1936. Las elecciones del 16 de febrero.
  2. Diputados por la circunscripción de Córdoba en 1936, en la web del BOE.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.33/5

2.3/5 (9 votos)