Partido Republicano Radical

De Cordobapedia
Saltar a: navegación, buscar

El Partido Republicano Radical fue un partido político fundado por el político cordobés Alejandro Lerroux en 1908, en Santander. Era una escisión de la Unión Republicana de Nicolás Salmerón y su ideología era una mala copia del partido radical francés, pues sus postulados eran difusos. Iban de un inicial radicalismo violento y anticlerical (que les llevó a participar activamente en los sucesos de la Semana Trágica de Barcelona de 1909) hasta un posterior republicanismo moderado, incorporando aptitudes conservadoras que le llevaron a colaborar con la derecha representada por la CEDA, durante la II República.

En sus comienzo se desarrollan en Barcelona, conjugando entre sus filas personal provenientes de radicalismo obrero y del anticatalanismo. En 1909 participa el Partido Radical en la constitución de la Conjunción Republicano-Socialista. La crisis de Estado de 1917 y posterior dictadura primoriverista le permitirá propiciar un papel de alternativa, no solo a nivel gubernamental, sino como cambio a un régimen republicano. En los finales del régimen monárquico de la Restauración el Partido Republicano Radical fue uno de los firmantes principales del Pacto de San Sebastián, y como tal participó en el Comité Provisional, que activó el derrocamiento de la Monarquía y del Gobierno presidido por el almirante Aznar, tras esto hechos, se proclamó la II República, el 14 de abril de 1931.

Durante el primer bienio republicano (1931-1933), obtuvo 89 parlamentarios en las Cortes Constituyentes. El Partido Radical se distinguió por liderar la oposición parlamentaria desde el centro-derecha a las políticas izquierdistas de los gobiernos de Manuel Azaña, durante este bienio le sirvió para atraer a ciertas figuras políticas moderadas como el monárquico Santiago Alba. En las Elecciones de octubre de 1933 obtuvo 104 escaños y el Partido Republicano Radical lideró el gobierno de la República presidido por Alejandro Lerrux, primero en solitario con apoyo de la CEDA y después en coalición con el mimo partido de José María Gil-Robles. A lo largo de su mandato, tuvo que hacer frente a la Revolución de octubre de 1934 propiciada especialmente por el Partido Socialista PSOE, llegando a ser particularmente violenta en Asturias. Igualmente tuvo que actuar en la rebelión de la Generalidad y su presidente, Lluís Companys, quien proclamó unilateralmente el Estado catalán dentro de una inexistente República Federal Española. Esto propició por parte del Gobierno (tras controlar la situación en el resto del país), el detener a Companys y suspender la Generalidad.

A partir de esta situación los gobiernos radicales se sucedieron, progresivamente debilitados por numerosos escándalos de corrupción (entre ellos, el caso llamado estraperlo). Toda esta política del Partido Radical permitió escisiones internas, dado que muchos de sus miembros como Diego Martínez Barrio salió del partido con los cuadros más centristas de los radicales para fundar el Partido Radical Demócrata, que posteriormente sería el núcleo en que se constituiría la nueva formación llamado Unión Republicana. Con la derrota estrepitosa del Partido Republicano Radical en las Elecciones de febrero de 1936, (sólo alcanzaron 4 escaños) propició ésta la casi desaparición del mismo de la escena política española. Fue ilegalizado como el resto de los partidos tras la victoria franquistas.

La suerte de los miembros del Partido Radical con motivos del levantamiento militar del 18 de julio fue muy diversa, unos fueron fusilados, otros se fueron al exilio, la mayoría salvaron sus vidas pero tuvieron que pasar por una depuración humillante mediante cárcel, deportación o multas cuantiosas.

Partido Republicano Radical en Córdoba

Los principales políticos del Partido Republicano Radical en Córdoba fueron su fundador, el cordobés Alejandro Lerroux, presidente de Gobierno; Eloy Vaquero Cantillo, ministro de Gobernación; Joaquín de Pablo-Blanco Torres, ministro de Gobernación y también de Industria, Comercio y Agricultura; Rafael Castejón, Director General de Sanidad; Pablo Troyano Moraga, presidente de la Diputación; Francisco de la Cruz Ceballos, alcalde de Córdoba; Bernardo Garrido de los Reyes, alcalde de Córdoba; Rafael Benavente Bonrostro, concejal; Rafael de la Hoz Saldaña, concejal; Francisco de Paula Salinas Diéguez, diputado a Cortes, con sus hermanos Mariano y Enrique, concejales; los industriales Francisco Hierro Aragón y Juan Peinado Reyes. Como José Guerra Lozano, presidente de la Diputación; Rafael Baquerizo García, alcalde de Córdoba y presidente de la Diputación o Baldomero López Luque, concejal. Estos últimos fueron miembros radicales que optaron por marcharse a Izquierda Republicana con motivo de las diversas escisiones habidas en el seno del Partido Radical.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.6/5 (5 votos)